Boda en East Monmouth: Kensington pareja se casará al lado de Prevention Point para enviar mensaje de esperanza

Wilfredo Laboy y Cristina Pintor posan para las fotos en el santuario de arriba en Prevention Point. La pareja se reunió en Prevention Point durante un entrenamiento de prevención de sobredosis en 2017, y se va a casar fuera del edificio en East Monmouth Street en junio. (Foto por Jillian Bauer-Reese)

Si ocurre una sobredosis en la boda de Wilfredo Laboy y Cristina Pintor, la revertirán. Cuando el El pase y retumbe, detendrían la ceremonia, y continuarán cuando se desplace.

“Esta es nuestra realidad aquí afuera,” dijo Laboy, 52, de un banco de la iglesia en el santuario de vidrieras de arriba en Prevention Point.

“Eso, o las sirenas,” dijo Pintor, 51.

En Junio 1, la pareja se va a casar afuera en East Monmouth Street, cerca de Kensington Avenue, con el refugio de Prevention Point en un lado, su centro de servicios sociales en el otro y luces de fiesta en lo alto. Llevarán camisas blancas, pantalones blanco y zapatos rosas.

La boda no es tanto para ellos como para las personas que conocieron mientras vivían y trabajan en Kensington — especialmente las personas que usan drogas y se quedan en refugios cercanos — a quienes no siempre se les invita a eventos familiares.

“¿Cuántos de ellos serán invitados a una boda este año en la condición que ellos están?” Laboy pregunto. “Probablemente ninguno.”

La pareja se conoció por la primera vez en un entrenamiento de prevención de sobredosis en 2017. Era una jornada laboral normal en Prevention Point, la organizacion sin fines de lucro para la reducción de daños en la que Pintor trabaja como director de recursos humanos, y Laboy como navegante de Hepatitis C para Health Federation of Philadelphia. Cuando Pintor se quedó mirando la parte posterior de la cabeza de Laboy ese dia, estaba muy lejos del amor a primera vista.

“Ella dijo que quería abofetearme detrás de la cabeza y besarme,” dijo Laboy, sonriendo.

“Solo quería golpearlo,” aclaro Pintor. “Porque era feliz.”

Y Pintor no lo era.

Como cualquier buena historia de amor, Laboy´s y Pinto´s están llenos de giros y vueltas. Primero, hubo un compromiso — pero no el uno con el otro. Laboy estaba comprometido con alguien más. Luego, hubo una noche en que Laboy ayudó a Pintor a enviar involuntariamente a un miembro de la familia en crisis a un centro de salud mental — la noche en que “lo vio bajo una luz diferente.” Lo siguiente fue la gala de bingo gay, o como Laboy lo describió, “la noche [sus] labios se tocaron.”

Pero su conexión realmente comenzó décadas antes de que se conocieran, cuando solo eran niños cuando se criaron en Kensington. Cuando era niño, Laboy se movía a menudo a diferentes cuadras al sur de Lehigh Avenue. Pintor vivió en Orkney Street entre Somerset y Cambria hasta que ella tenía 10 años antes de mudarse al sur de Filadelfia.

“Incluso pequeñas cosas, hemos pasado por experiencias muy similares — experiencias desagradables,” dijo Pintor.

Cuando eran niños, experimentaron muchos traumas, los cuales sobrevivieron, pero no sin cicatrices. Pintor llevó sus experiencias hasta la edad adulta y con frecuencia recurrió al alcohol y la ira para hacer frente. Y Laboy hizo frente a su trauma con sustancias, también.

Cristina Pintor y Wilfredo Laboy se encuentran en el santuario de arriba en Prevention Point, la organización sin fines de lucro de reducción de daños ubicada en la intersección de Kensington Avenue y East Monmouth Street. Se reunieron allí en 2017 y se casarán fuera del edificio en junio. (Foto por Jillian Bauer-Reese)

El pastor Mark Abrams, quien se casará con la pareja, conoció a Laboy en Ben Franklin High School. Laboy había salido recientemente de la prisión estatal y estaba con su hijo, el más joven de sus tres hijos, participando en un concurso de disfraces de Fathers Day en la escuela. El padre y el hijo llevaban pajaritas a juego, moradas con rayas.

“En el momento en que lo conoces, lo amas,” dijo Abrams, de Cavalry Chapel Word of Life Church.

Pero Laboy estaba empezando a sanar.

“Dios me dio esa pasión por las personas quebrantadas,” dijo Abrams, quien atribuye esto a crecer en el norte de Filadelfia con una madre soltera. “Conocí a Wilfredo en tiempos difíciles y siempre me quedé con él. Él podía patear y gritar — no me importaba.”

Laboy finalmente se recuperó a través de la iglesia y un programa de 12 pasos, a los que todavía asiste regularmente hoy.

Finalmente, en Marzo pasado, se hizo evidente la comprensión de Laboy y Pintor de su experiencia compartida. Estaban en un retiro de trabajo anual, y Laboy podía notar que Pintor estaba sufriendo. Durante una sesión de grupo, sus compañeros de trabajo compartieron algunos de sus traumas y ella se desmoronó.

“Tener que sentarme allí y escuchar a todos los demás simplemente me rompió,” dijo Pintor.

Pero en lugar de aislarse como solía hacer, se quedó despierta esa noche y compartió con Laboy lo que estaba sintiendo.

Al día siguiente, se suponía que Laboy tenía una cita con otra persona. Pero cuando la vio todavía luchando, canceló y la llevó al cine.

“Siempre tuve que cuidarla,” dijo Laboy. “Sentí que ‘esto es lo que se supone que debo hacer.'”

A partir de ese momento, eso fue todo — eran una pareja. Pintor no ha bebido nada desde Abril y su ira ha comenzado a disiparse.

“Tiene mal genio,” dijo Nancy Santiago, quien trabaja en Prevention Point y llama a Pintor su “hermana.”

Wilfredo Laboy y Cristina Pintor se ríen juntos en el santuario de arriba en Prevention Point. Se casarán en la calle East Monmouth el 1 de junio. (Foto por Jillian Bauer-Reese)

“Ella puede irse así,” dijo Santiago, mientras chasqueaba los dedos. “Pero ella ya no hace eso.”

En enero, la pareja se comprometió por el río en Penn Treaty Park. Antes de que él propusiera, Pintor estaba preocupado porque Laboy — que siempre tiene algo que decir — estaba realmente callado. Cuando él se arrodilló y le pidió que se casara con él esa noche, ella lloró.

“Entonces solo quería golpearlo un poco más porque me hizo llorar, aunque fue un buen llanto,” dijo Pintor.

Sus planes de boda ahora están saliendo juntos. El domingo, se reunirán con seis empleados actuales o anteriores de Prevention Point, que los llamaron cariñosamente “mamá y papá” desde antes de estar juntos y se ofrecieron a ser su comité de planificación de bodas.

La pareja no está segura de cómo van a lograr su visión, especialmente porque pagarán la boda sin apoyo financiero externo, pero tienen fe en que esto va a funcionar.

Hasta el momento, cuatro mujeres adultas se ofrecieron voluntariamente para ser niñas de las flores, pero decidieron que la niña de las flores probablemente sea Santiago, que tiene 60 años.

“Ella será un espectáculo de una sola mujer,” dijo Pintor. “Ella es un payaso.”

En lugar de invitaciones formales, planean repartir folletos diseñados por una de las dos hijas de Pintor. Se distribuirán en todo el vecindario, como en el centro de acogida de Prevention Point, los refugios locales, The Kensington Storefront y St. Francis Inn.

No están seguros de cuánta gente puede esperar, pero Abrams dijo que hace unos 10 años, su iglesia se casó con una pareja que hizo algo similar en el YMCA en las calles Broad y Master. Invitaron a las personas de los refugios cercanos a su recepción — una comida al aire libre llena de alimentos como el mercado de un granjero — y se presentaron unas 1.000 personas.

Cristina Pintor y Wilfredo Laboy posan para las fotos en el santuario de Prevention Point, la organización sin fines de lucro para la reducción de daños donde se reunieron en 2017. (Foto por Jillian Bauer-Reese)

Para Abrams, bodas como estas — especialmente Laboy y Pintor — envían un mensaje fuerte.

“No importa por lo que hayas pasado — no importa cómo se vea ahora —siempre hay esperanza de que puedas ser lo que Dios quiere que seas,” Abrams dijo.

Es el mismo mensaje que Laboy y Pintor quieren enviar a su comunidad: Un mensaje de esperanza.

“La gente debería poder ver una historia unirse,” dijo Laboy. “Nosotros, en Kensington Avenue, también amamos a la gente.”


¿Qué le parece esta historia? Envíanos una nota a editors@kensingtonvoice.com para que su publicación sea considerado en nuestra sección de Voces. También puede visitarnos en persona en uno de los eventos de nuestro vecindario.

Editoras: Erin Blewett, Claire Wolters, Julie Christie / Diseñadora: Jillian Bauer-Reese / Traductora: Solmaira Valerio

Send this to a friend