Cómo yo atravesé el sistema educativo de Filadelfia y aprendí a abrazar mis raíces

Solmaira Valerio se encuentra fuera de Mastbaum High School, donde se graduó antes de estudiar fotografía en el Community College of Philadelphia y periodismo en Temple University. (Foto por Erin Blewett)

*Nota del editor: el autor trabaja como reportero multimedia para Kensington Voice.

Nací y crecí en Kensington, pero mi primer idioma no es el inglés. Como alguien que es mitad puertorriqueño y mitad dominicano, el español es todo lo que escuché en casa cuando estaba creciendo.

Desde el momento en que estaba en kindergarten hasta que llegué a; bachillerato, pasé por varios programas de Inglés como Segunda Idioma (ESL), pero ninguno de ellos satisfizo mis necesidades. Mis experiencias como estudiante en el Philadelphia School District me hicieron sentir que algo andaba mal conmigo, que no era lo suficientemente bueno. Sentía que tenía que esconderme de dónde venía y quién era yo como persona porque mi idioma y raíces eran una desventaja.

En mi primera escuela primaria, un maestro de ESL venía a clase por unas horas y se sentaba conmigo para repasar algunos trabajos en inglés, lo que me hacía sentir singular. Finalmente me transferí a otra escuela, donde las clases de ESL eran separadas. Sin embargo, el español no era el primer idioma de mi maestro , y nuestras diferencias culturales interfirieron con mi aprendizaje.

En la escuela secundaria, ya no calificaba para el apoyo de ESL, así que me encargué de hacer lo mejor que podía con lo que sabía. La mayoría de las veces, escribía las letras de las canciones en inglés que me gustaban. También miraba programas y películas en inglés con los subtítulos. Yo viajaba mucho y siempre intentaba practicar estructuras de párrafos y oraciones por mi cuenta también.

Cuando ingresé a la escuela secundaria, me sentí cómodo leyendo y hablando inglés. Sin embargo, todavía luché con la escritura. La escuela no me ofreció ningún alojamiento para ayudarme con mis cursos. Tampoco recibí ayuda para prepararme para mis SAT.

Recuerdo estar sentado frente a mis SAT, sin saber cómo escribir un párrafo estándar para las preguntas abiertas. Adiviné y escribí lo mejor que pude, pero tuve que volver a tomar el examen varias veces porque seguía obteniendo puntajes bajos. Me gradué de la escuela secundaria sintiéndome descalificado y sin preparación para postularme a la universidad.

Afortunadamente, antes de graduarme, tuve un maestro que se tomó el tiempo para ayudarme a completar mi primera solicitud de ingreso a West Chester University. Sin embargo, a pesar de que ella me ayudó con mi ensayo de admisión, todavía no obtuve la aceptación completa. La universidad me exigió que aprobara clases de verano que enfocan en inglés y escritura intensiva. Fue desalentador, y rechacé la oportunidad porque no sentía que estaba calificado para tener éxito en las clases que me ofrecieron.

En cambio, fui al Community College of Philadelphia, donde decidí estudiar fotografía. Sabía que realmente disfrutaba tomar fotos, y sentía que esto era algo en lo que podía tener éxito porque no giraba en torno a la escritura. Reprobé mi examen de nivel de inglés cuando solicité, por lo que tuve que tomar una clase introductoria de inglés antes de tomar cursos de crédito.

En mi primer día de esa clase, cuando el profesor nos pidió que escribiéramos un breve párrafo sobre nosotros, levanté la mano y le pregunté cómo empezar a escribir uno. Ella me miró con incredulidad. Me sentí realmente avergonzado e incompetente. En ese momento, todavía no sabía cómo estructurar una oración, y mucho menos un párrafo completo. Pero ese fue un punto de inflexión para mí.

En lugar de asignarme a leer un libro por mi cuenta, el profesor se sentó y me ayudó a completar cada oración. Se aseguró de que entendiera lo que decía cada oración, y me explicó por qué y cómo era gramaticalmente correcto. Escribí mi primer trabajo en esa clase, y trabajé en él junto a mi profesor durante todo un semestre. Fue una de las primeras veces que sentí que me ayudaban correctamente a leer, hablar y escribir en inglés.

Después de pasar esa clase, evité el trabajo que implica escribir porque todavía sentía que mis habilidades no eran lo suficientemente buenas. No fue hasta que me transferí a Temple University que no pude evitar escribir más.

Ahora soy una estudiante de último año con especializaciones en periodismo y psicología. Cuando le digo a la gente que soy periodista, pero me gustaría evitar escribir, la mayoría de la gente se ríe. Principalmente hago fotoperiodismo y videografía, pero también he escrito algunas historias. A pesar de mi miedo a escribir, decidí dedicarme al periodismo de todos modos. Siento que tengo la responsabilidad de compartir las historias y experiencias de otros, especialmente de aquellos en comunidades vulnerables y subrepresentadas.

Todavía me pongo muy ansioso cuando escribo trabajos para la clase. Sin embargo, me siento más cómodo escribiendo hoy que antes. También entiendo que no fue mi culpa que no supiera escribir con habilidad en inglés. Los problemas que enfrenté fueron más el resultado de la falta de asistencia en las escuelas públicas de barrios marginados como Kensington, donde crecí.

Mirando hacia atrás, desearía no permitir que fuerzas externas me hicieran sentir que algunas de las partes más bellas de mí eran una desventaja. Aprendí aceptar a mí mismo y a la complejidad y riqueza de mis culturas. Hoy, me concentro en usar la historia de mi familia como una forma de conectarme con los demás y resaltar historias que no se han contado.


¿Qué le parece esta historia? Envíanos una nota a editors@kensingtonvoice.com para que su publicación sea considerado en nuestra sección de Voces. También puede visitarnos en persona en uno de los eventos de nuestro vecindario.

Editora: Siani Colón / Diseñadora: Jillian Bauer-Reese / Traductora: Kristine Aponte

Send this to a friend