Filadelfia lucha por hacer que la información sobre coronavirus esté disponible rápidamente en español

Magdaleno Corona se pone guantes en su puesto de frutas en el sur de Filadelfia. (Kimberly Paynter/WHYY)

Nota de la editora: Este artículo fue originalmente publicado en inglés por Laura Benshoff para WHYY. Fue traducido por Diana Cristancho y editado por Zari Tarazona para Kensington Voice.

La información oficial sobre el impacto del coronavirus en Filadelfia ha llegado en oleadas vertiginosas, con nuevos casos, restricciones y actualizaciones anunciadas a una velocidad a veces vertiginosa.

Pero casi todo ha sido en inglés.

En Filadelfia, donde el 23% de los residentes hablan un idioma además del inglés en casa, más comúnmente español, la ciudad no ha estado traduciendo y diseminando la información a estas comunidades a medida que ocurren las actualizaciones. Eso ha levantado preocupaciones de que grandes porciones de la ciudad no están recibiendo información crítica sobre cómo evitar la propagación del virus o cómo acceder al apoyo disponible.

“Estamos extremadamente preocupados por la falta de un portavoz oficial de la Ciudad de Filadelfia que hable español” para ayudar a compartir información oportuna sobre la pandemia, escribieron los líderes de nueve grupos comunitarios Latinxs al alcalde Jim Kenney el lunes. “Sabemos que la ciudad puede hacer más”.

Todos los días, la ciudad ha tenido una conferencia de prensa para actualizar al público con la interpretación del lenguaje de señas estadounidense. Los organizadores locales de la comunidad Latinx han estado preguntando por qué eso no se puede hacer para el español, el segundo idioma más comúnmente hablado en Filadelfia.

“La cadena es tan fuerte como su eslabón más débil”, dijo Will González, quien firmó la carta como director ejecutivo de la organización comunitaria Latinx Ceiba. “Si queremos asegurarnos de que todos estamos protegidos, debemos asegurarnos de que todos estamos informados”.

El miércoles, el director gerente de la ciudad, Brian Abernathy, anunció que un representante que habla español estaría disponible para hablar después de que terminara la conferencia de prensa en inglés de la ciudad.

La preocupación entre los defensores no se trata solo a la desinformación, sino de comunicar la gravedad de la pandemia y los recursos disponibles para quienes están enfermos o están perdiendo trabajo.

El miércoles por la mañana, el operador del puesto de fruta, Magdaleno Corona, dijo que recibe mucha información de un grupo de WhatsApp al que pertenece con otras personas de su iglesia. Él quiere seguir trabajando todo el tiempo que pueda, él dijo, aunque el negocio está “un poco lento en este momento”. Sus hijos adultos trabajan en restaurantes y ya han perdido sus empleos.

“En este momento, todos estamos en pánico”, dijo Corona, pero él confía en lo que Dios tiene reservado para él.

La panadería Las Rosas en el sur de Filadelfia estaba muy ocupada el miércoles con clientes comprando pan, café y pasteles del mostrador.

Los clientes hacen linea en la panadería Las Rosas en el sur de Filadelfia. (Kimberly Paynter/WHYY)

El propietario David Meneses, hablando español, dijo que el negocio ha sido normal.

“Todos necesitan pan. Lo compran y lo toman para ir”, dijo Meneses. “Solo tenemos que mantener todo limpio y lavarnos las manos constantemente”.

Meneses se mantiene actualizado viendo televisión y escuchando la radio, pero cree que sería bueno si hubiera más información disponible a negocios Latinxs sobre programas suplementarios para aquellos que están teniendo problemas  para superar esta emergencia.

Al final de la entrevista, Meneses extendió su mano para un apretón y dijo: “No tenga miedo, no pasa nada”.

‘Totalmente inaceptable’

La ciudad dijo que está haciendo todo lo posible para mantenerse al día con la situación que cambia rápidamente. Algunos comunicados de prensa están siendo traducidos al español y al chino simplificado. Los funcionarios también están traduciendo algunas publicaciones de las redes sociales al español, y han enviado algunas alertas de texto de Office of Emergency Management en español.

Aun así, la mayor parte de la información se comparte en inglés, con traducción que a menudo llega horas más tarde si es que llega, y la gran mayoría de los aproximadamente 145 idiomas de la ciudad que se hablan en casa no están cubiertos. 

“Es importante mencionar que, a medida que el departamento de salud pasa de la contención a una postura de mitigación, estamos en el proceso de reescribir casi todo”, dijo la portavoz de la ciudad, Irene Contreras Reyes. “Dado el rápido cambio en la orientación de la ciudad, el estado y el gobierno federal, es un desafío mantenerse al tanto de los materiales de publicación. Pero seguiremos intentando mejorar el tiempo de respuesta “.

Para asegurarse de que sus comunidades estén informadas, algunos residentes de la ciudad están luchando por establecer sus propias redes de traducción.

Los organizadores de Philly Boricuas, una organización de base puertorriqueña, lanzaron la página de Facebook “Coronavirus recursos para la comunidad“, después de enterarse de que la ciudad no estaba poniendo gran parte de la información sobre coronavirus disponible en español en tiempo real.

“Me parece totalmente inaceptable”, dijo Vanessa Maria Graber, quien trabaja para PhillyCAM y también es organizadora de Philly Boricuas.

La página de Facebook reúne información de fuentes oficiales, “personas que tienen acceso al conocimiento de esos recursos, que trabajan para el gobierno, que trabajan para organizaciones sin fines de lucro, que trabajan en salud pública”, dijo Graber, y los traducen al español tan rápido como sea posible.

Ella dijo que espera reclutar más propietarios de negocios pequeños que tengan preguntas y personas en el gobierno que tengan acceso a la información, así como proporcionar más información sobre las pruebas para el coronavirus y los beneficios de desempleo.

Solmaira Valerio y su padre, Ricardo, quien es dueño de una bodega y restaurante. (Foto cortesía de Solmaria Valerio)

El resultado de todos estos esfuerzos es un intento de disipar lo que algunos ven como una tendencia peligrosa: sus amigos y familiares que no están tomando las precauciones necesarias.

“Mi padre no habla inglés, y no sabía lo que está pasando”, dijo Solmaira Valerio, estudiante de periodismo en Temple University y reportera multimedia de Kensington Voice.

Criada en el norte de Filadelfia y en el área de Camden, Valerio dijo, junto con sus otras responsabilidades, trabaja en el restaurante, Campo Sano, de su padre Ricardo en Pennsauken.

Aparte de la limpieza adicional, Valerio dijo que el negocio no ha hecho cambios. Los clientes siguen llegando, y muchos de ellos con los que habló tampoco parecían darse cuenta de la gravedad de la pandemia del coronavirus.

“La mayoría de ellos piensan que es como el resfriado común”, dijo Valerio.

A través de Resolve Philadelphia, un proyecto de periodismo colaborativo que promueve más de 20 salas de noticias locales, incluyendo WHYY, Kensington Voice ha lanzado un sitio para traducir las noticias locales sobre el coronavirus al español en respuesta a las preocupaciones planteadas por Valerio.

Ella se emociona cuando habla de poder movilizarse en nombre de su familia y comunidad.

“Esta es una norma para mí. Crecí teniendo estos problemas “, donde su familia no era el público objetivo para las comunicaciones oficiales, y quedó excluida”, dijo Valerio. “Es abrumador para mí porque por primera vez en mi vida, tengo acceso a herramientas y personas que realmente están tratando de hacer un cambio en la vida de estas personas”.


Traductora: Diana Cristancho / Editora: Zari Tarazona / Diseñadora: Jillian Bauer-Reese

Kensington Voice es una de las más de 20 organizaciones de noticias que producen Broke in Philly, un proyecto colaborativo de reportaje sobre mobilidad económica. Lea más en brokeinphilly.org o sígalo en Twitter en @BrokeInPhilly.

Total
4
Shares
Related Posts