Amor en las bibliotecas

Judi Moore está sentada en su escritorio en la sección de niños en McPherson Square Library en Indiana Avenue el 9 de febrero de 2019. Moore ha trabajado en McPherson durante 30 años. (Foto por Alexis Rogers)

Para Judi Moore, Marcela Franco y Bryan Belknap, las relaciones que construyen y las cosas que aprenden son una razón importante por la que les encanta trabajar en las bibliotecas de Kensington.

Moore, el bibliotecario de niños en la biblioteca de McPherson Square, recuerda haber tenido un encuentro casual con un ex alumno de El. El hombre, que anteriormente había tenido problemas con las matemáticas, le contó sobre su trabajo como contador.

Ahora Moore, que ha trabajado en McPherson durante 30 años, está empezando a ver a su segunda generación de niños pasar por la biblioteca, ya que los niños con los que trabajó anteriormente están empezando a traer a sus hijos a la sucursal.

Hace unos años, cuando WHYY la entrevistó para una historia, ella bromeó que se retirará una vez que la gente comience a traer a sus nietos. La jubilación aún está a unos pocos años para Moore, pero estará emocionada cuando llegue el día.

“Voy a llorar,” dijo Moore. “Solo la idea de no tener un lugar para ir por la mañana cuando te despiertas es aterradora.”

Marcela Franco se encuentra detrás de su escritorio en Kensington Library en Dauphin Street el 4 de febrero de 2019, donde trabajó durante más de 20 años. El último día de Franco fue el 4 de febrero de 2019, y desde entonces se ha trasladado a la sucursal de Lawncrest. (Foto por Evan Easterling)

Para Franco, las personas que se detienen en el mostrador de referencia en la sucursal de Kensington son como una familia, dijo.

“He estado muy agradecido. Por eso me quedé aquí tanto tiempo,” dijo Franco. “No fue lo más cercano a mi casa ni nada. Es un viaje de 30 minutos, pero simplemente disfruté de la comunidad y lo cariñosos y agradecidos que son.”

El 4 de febrero fue su último día en la sucursal en la que había trabajado desde mayo de 1997, salvo por un breve período que se cerró y no tenía suficiente personal.Franco tenía un mensaje informando a los asistentes a la biblioteca de su próximo movimiento pegado al costado de su computadora mientras trabajaba en el escritorio de referencia de Kensington Library. Comenzó a principios de febrero en la sucursal de Lawncrest, más cerca de su casa en Mayfair. Franco dijo que espera regresar y visitar y tal vez incluso completar en la sucursal de Kensington después de que ella se vaya.

En su cuarto año en McPherson, Belknap no ha sido bibliotecario mientras Franco, pero disfruta de las relaciones que él hace de la misma manera. Es el mentor principal del programa de actividades extraescolares de enriquecimiento de la alfabetización en McPherson, donde crea programas y un currículo enfatizando en STEM para despertar la curiosidad a través de actividades como la construcción de linternas de cartón y luces LED.

No sabiendo quién se presentará cada día y descubrir qué es lo que les interesa a los estudiantes son partes interesantes de su trabajo, dijo Belknap. Como ex profesor de filosofía en la Universidad Estatal de Iowa, también le encanta que su trabajo le permita estar en un entorno educativo, donde pueda aprender todo tipo de cosas en el trabajo.

“Me encanta el estilo de aprendizaje aquí,” dijo. “Como si no supiera cómo usar una máquina de coser cuando me contrataron. Ahora sé cómo usar una máquina de coser.”

Bryan Belknap se encuentra en la sección de adolescentes en McPherson Square Library el 4 de febrero de 2019. Belknap crea una programación para después de la escuela y un currículo enfatizado en STEM para despertar la curiosidad a través de actividades como construir linternas de cartón y luces LED. (Foto por Alexis Rogers)

Antes de que Franco trabaja en bibliotecas, le gustaba pasar el tiempo en ellas como estudiante de secundaria y durante su tiempo en la Universidad de Michigan.Trabajó en sucursales en el sur y noreste de Filadelfia antes de instalarse en la ubicación de Kensington en Dauphin Street, cerca de Front Street.

Ella ha trabajado en varias capacidades durante su carrera, incluyendo cuatro años como bibliotecaria para niños. En Kensington, su reciente papel consistió en trabajar en el escritorio de referencia, supervisar a los empleados, sacar libros obsoletos y agregar nuevos libros y películas a la colección.

Franco también realiza otras tareas, como traducir el español y ayudar a las personas a crear currículos y cuentas de correo electrónico.

Al salir de la sucursal de Kensington, espera que la gente aproveche lo que tiene para ofrecer.

“Espero que vengan, gente que no viene, que venga a ver lo que tenemos para ofrecer,” dijo Franco. “Y las personas que han estado viniendo siguen viniendo.”

“Pueden ver algunas caras nuevas, pero siempre hay gente agradable que puede ayudarles,” agregó Franco.


¿Qué le parece esta historia? Envíanos una nota a editors@kensingtonvoice.com para que su publicación sea considerado en nuestra sección de Voces. También puede visitarnos en persona en uno de los eventos de nuestro vecindario.

Editora: Jillian Bauer-Reese / Diseñadora: Jillian Bauer-Reese / Traductora: Kristine Aponte

Send this to a friend