El programa Bookworms conecta a los estudiantes con una variedad amplia de necesidades

Los participantes de Bookworms leen juntos durante el año escolar 2018-2019. (Foto cortesía de Edward Colfer)

El verano pasado, el maestro de educación especial de la Academia de Ciencias de la Salud de Kensington, Edward Colfer, tuvo una idea para un proyecto de servicio comunitario para los estudiantes de último año: un programa que permitiría a estudiantes con discapacidades de aprendizaje o necesidades de comportamiento ayudar a los estudiantes de la escuela primaria a aprender a leer.

Como el principal facilitador del programa, Colfer denominó el proyecto “Bookworms” o “Ratones de Biblioteca.” Para los estudiantes del Programa de Educación Individual en KHSA, es una oportunidad para cumplir con el requisito de servicio comunitario que todos los adultos mayores necesitan para graduarse.

Al principio, los estudiantes dudaron un poco para involucrarse.

“Le presenté la idea a la clase y tuve mucha resistencia porque [no] querían ir a otra escuela”, dijo Colfer. “Mis estudiantes carecen de confianza, así que tuvimos que empezar con piezas pequeñas”.

Un instructor de lectura del Mayor’s Office of Education entró en su aula para ayudar a los estudiantes con sus habilidades y ofrecerles consejos sobre cómo leer a otros estudiantes. Después de unas semanas de práctica, los estudiantes estaban listos para comenzar a leer. Comenzaron uno con el otro y luego finalmente a los Estudiantes de Habilidades para la Vida en KHSA, que son estudiantes en el programa de educación especial con discapacidades más graves.

Colfer dijo que comenzó a llegar a escuelas primarias locales como HA Brown, lo que abrió una nueva puerta de oportunidades. Para Navidad, Colfer dijo que había logrado un “home run” con la participación de los estudiantes en los Bookworms.

“Cuando empezamos a trabajar con los estudiantes de Life Skills, los chicos comenzaron a tener gusto en el programa”, dijo Colfer. “Para finales de año,  ya estaban esperando a trabajar con otros estudiantes”.

El programa comenzó a extenderse a diferentes escuelas primarias y otras partes de la comunidad. Los estudiantes de la Primaria Elkins visitaban la Biblioteca de Kensington y la bibliotecaria de niños se acercó a Colfer para pedirle a los ratones de biblioteca que les leyeran a los estudiantes.

Tim Horras, el bibliotecario de la Biblioteca de Kensington, estaba emocionado de que Colfer trajera a los estudiantes de Bookworm a la biblioteca. Horras, que trabaja específicamente con niños, considera que las bibliotecas públicas son un recurso importante para la comunidad, además de ser vitales para la educación.

“Algunos de [los estudiantes] vendrían y no sólo obtendrían libros por sus lecturas que harían por los niños, sino que también tomarían un libro para que lo leyeran ellos mismos”, dijo Horras. “Verlos leer por placer fue realmente bueno. La alfabetización es una habilidad muy importante “.

Horras dijo que la biblioteca es particularmente útil debido a la cantidad de recursos que tiene, así como a su accesibilidad y familiaridad con los estudiantes del vecindario.

“Es importante que los estudiantes de secundaria tengan la sensación de dar algo a la comunidad”, dijo Horras. “Si [los estudiantes de primaria] ven a un estudiante mayor leyendo, pueden interesarse en el libro o verse a sí mismos leyendo si tienen problemas. Sirve como un modelo a seguir, y eso es muy importante “.

Finalmente, los estudiantes fuera del Programa de Educación Individual empezaron a involucrarse con Bookworms. Ahora incluye una mezcla de todo el cuerpo estudiantil.

Cuando Alexis Sanabria, una estudiante de 19 años de edad, de KHSA, comenzó a trabajar como voluntaria con Bookworms en noviembre, al principio pensó que no era para ella.

“Al principio, estaba muy nerviosa porque a veces los niños pueden ser un poco demasiado”, Sanabria. “Pero a medida que iba y venía, fue una gran experiencia y siento que abrí más”.

Ahora, el programa de lectura se compone de tres partes: lectura, artes y manualidades, y formación de equipos. Durante los primeros 20 minutos de clase, los Bookworms leen libros a los estudiantes de primaria, seguidos de otros 20 minutos de actividades para colorear o habilidades de caligrafía.Luego, hay 15 minutos de juegos de creación de equipos como charades o Pictionary.

Sanabria dijo que el programa la hizo sentir alegre y que siente que ha adquirido habilidades de liderazgo.

“Mi parte favorita sobre [el programa] es el juego”, dijo Sanabria. “Podemos jugar juegos que muestran las personalidades de todos. Todos podemos estar juntos como uno solo. Esa fue mi parte favorita, la favorita de eso “.

Para Joshua Mas, de 17 años, Bookworms se duplica como una lección de habilidades para la vida.

“Cuando era más joven, nadie realmente me dio las necesidades y la atención que quería, que necesitaba”, dijo Mas. “Todos los niños quieren atención. Quería tener experiencia en ser algo así como un maestro “.

Mas dijo que Colfer lo alentó a unirse al programa. Aunque Mas estaba inicialmente nervioso por hablar frente a otras personas, con el tiempo fue capaz de sacudirse los nervios.

“Mis estudiantes están ganando mucha confianza en sus habilidades sociales, habilidades de lectura, habilidades de comunicación y liderazgo”, dijo Colfer en un correo electrónico. “[Ellos] están aprendiendo cómo acceder a los recursos que se ofrecen en su comunidad”.

Sanabria dijo que el programa le ha enseñado mucho sobre cómo trabajar con niños, algo que llevará consigo después de la secundaria.

“Para mí, he aprendido paciencia con los niños. Voy a tomar esto fuera [de la escuela secundaria]. En el futuro, si trabajo con niños o tengo mis propios hijos, necesitas paciencia con los niños “, dijo Sanabria. “Todos somos diferentes, y todos aprenden de cierta manera”.

Para Mas, Bookworms lo ayudó a prepararse para un papel importante en su vida.

“[Aprendí] a ser cooperativo y paciente con los niños. “Acabo de tener una hija, así que es una buena experiencia para mí”, dijo Mas. “Me ayudó a ser un mejor modelo a seguir que lo que era”.

Mas ahora, le lee a su hija todas las noches.


¿Qué le parece esta historia? Envíanos una nota a editors@kensingtonvoice.com para que su publicación sea considerado en nuestra sección de voces. O, si usted tiene una pregunta que podemos solucionar en futuras ediciones, mandalo a Kensington Curioso. También nos puede visitar en persona para hablar sobre lo que piensa en nuestras estaciones semanales pop-up, la sala de prensa, reuniones editoriales públicas quincenales y  esquinas de cuentos.

Editora: Jillian Bauer-Reese / Diseñadora: Jillian Bauer-Reese / Traductora: Kristine Aponte

Send this to a friend