Campamento por la paz: activista de Kensington duerme afuera para llamar la atención sobre el aumento de la violencia armada en Filadelfia

campamento paz kensington
Pichardo dentro de su tienda en el Campamento por la Paz. (Foto por Erin Blewett)

Cada enero desde 2013, Rosalind Pichardo monta una tienda de campaña, saca un saco de dormir y pasa un fin de semana frío al aire libre para llamar la atención sobre el empeoramiento de la epidemia de violencia armada en Filadelfia.

“Siempre es un momento sombrío cuando estoy allí por tres días de reflexión”, dijo Pichardo, una residente de Kensington y trabajadora de reducción de daños que fundó el evento “Campamento por la paz”. “Siempre hay momentos en los que hay un poco de tristeza porque ahora tenemos nuevas familias y caras nuevas”.

El campamento de este año duró desde el viernes 29 de enero hasta el domingo 31 de enero y tuvo dos participantes: Pichardo y su compañero activista de prevención de la violencia, Jamal Johnson. Los dos durmieron en un campamento improvisado en un terreno baldío en las calles 11 y Tioga, cerca del Hospital de la Universidad de Temple. Durante el día, Pichardo creó arte y habló con los canales de noticias locales para difundir su mensaje de paz, mientras que Johnson llamó la atención sobre una resolución del Concejo Municipal a través de su huelga de hambre en curso, que terminó dos semanas después del campamento. Por la noche, el dúo se refugió en sus tiendas de campaña para dormir a temperaturas por debajo de los 30 grados.

“Nunca he cancelado este evento”, dijo Pichardo, quien también es la fundadora de Operation Save Our City. “Llueva o haga sol, tormenta de nieve o no, monto una carpa”.

El primer día de cada campamento, Pichardo coloca fotos alrededor de su tienda de campaña de los habitantes de Filadelfia que fueron asesinados, algunos con casos de homicidio aún sin resolver después de 10 años, como un recordatorio de las vidas perdidas y la creciente necesidad de que los activistas continúen con su trabajo. Durante los nueve años de campamentos, el número de homicidios en la ciudad se ha duplicado.

Con el coronavirus presionando la salud pública y la estabilidad financiera en las comunidades, Pichardo, Johnson y otros activistas de prevención de la violencia están enfatizando la urgente necesidad de una acción inmediata.

campamento paz kensington
Pichardo, su prima y su compañera activista de prevención de la violencia Laura Fletcher se reúnen alrededor de la carpa. (Foto por Erin Blewett)

Casos de homicidio sin resolver en Filadelfia 

En el año 2020, 499 habitantes de Filadelfia fueron asesinados en homicidios, informó The Inquirer. Un número que la ciudad no había alcanzado desde que 500 personas murieron en homicidios en 1990. Pichardo ha perdido a varios seres queridos a causa de la violencia armada durante ese período de tiempo, comenzando en 1994 con el asesinato de su novio Talvird Jackson, dijo.

“Las cifras son asombrosas”, dijo Pichardo. “… He visto violencia, pero nunca en la cantidad que tenemos ahora”.

Después de perder a su novio en 1994, Pichardo perdió a su hermana gemela Kathleen Pichardo por suicidio, y más tarde a su hermano menor Alexander Martinez por la violencia con armas de fuego. Martínez murió en enero del 2012 en un tiroteo fatal en 3500 N. Hutchinson St., a una cuadra de donde ahora se instala el campamento.

Pichardo creó “Campamento por la paz” por primera vez en honor a Martínez, dijo. Pero después de nueve años de campamentos, su caso de asesinato sigue sin resolverse y el campamento se ha convertido en una forma de honrar a otros sobrevivientes locales y familias de víctimas de homicidio cuyos casos de asesinato no están resueltos.

En Filadelfia, las familias cuyos seres queridos son asesinados a menudo no reciben justicia. En 2018, el 60% de los casos de asesinato quedaron sin resolver, informó WHYY. Para Pichardo, dormir afuera en el frío es “brutal”, pero es un pequeño precio a pagar para llamar la atención sobre los casos de asesinato sin resolver de la ciudad.

“Podría haber dicho, ‘Oh, al diablo’, y no hacerlo, pero siento que estaría deshonrando a mi hermano”, dijo Pichardo después de la primera noche del campamento de este año. “Tengo que ser persistente. Debo mantenerme fuerte por él. Tengo que mantenerme fuerte por las muchas familias de las muchas caras de las que colgué fotos”.

“Yo represento cada una de esas caras”, ella agregó.

Huelga de hambre para exigir respuestas

En septiembre de 2020, el Concejo Municipal aprobó una resolución presentada por la concejala Jamie Gauthier que instaba al alcalde Kenney a declarar la violencia armada como una emergencia en toda la ciudad. Kenney declaró que la violencia con armas de fuego era una crisis de salud pública en el 2018, pero los defensores dicen que no ha hecho lo suficiente.

Johnson dijo que esperaba que la resolución impulsara a la ciudad a responder a la violencia armada con un sentido de urgencia similar al de la pandemia del COVID-19. Es decir, un enfoque de salud pública de múltiples agencias que puede aprovechar de recursos gubernamentales adicionales.

Cuatro meses después, Kenney aún no ha respondido simplemente a la resolución. Y como resultado, Johnson ha hecho una huelga de hambre.

campamento paz kensington
Jamal Johnson se sienta dentro de la tienda de Pichardo mientras hablan sobre la prevención de la violencia armada. (Foto por Erin Blewett)

En el momento de publicar este artículo, Johnson, residente de Germantown y veterano de los marines de los EE. UU., no ha comido desde el Día de Martin Luther King Jr. el 18 de enero, hace más de dos semanas. Según un artículo de la base de datos de los Institutos Nacionales de Salud, es posible que alguien sobreviva hasta dos meses sin comida, sin embargo, los efectos secundarios pueden ser dañinos. Hasta ahora, el hombre de 63 años ha experimentado ataques de pánico, pérdida de peso y fatiga, pero no ha dejado que esas consecuencias le impidan participar en el campamento o protestar a diario en el Ayuntamiento

“No hemos visto ninguna diferencia en cómo era la violencia armada antes de que [la ciudad] la declarara una crisis de salud [en 2018]”, dijo Johnson. “Como resultado de esto, hago una huelga de hambre. Cesará cuando el alcalde reconozca esa resolución y nos haga saber qué pretende hacer al respecto, y si es que hará algo”.

ACTUALIZACIÓN: Huelga de hambre de 26 días termina después de que un activista hace que Kenney promete tomar medidas contra la violencia armada

Dos semanas después del campamento, el 12 de febrero, Johnson terminó su huelga de hambre después de que el alcalde Kenney se reunió con él durante su protesta diaria fuera del Ayuntamiento para reconocer la resolución del Concejo Municipal. 

Activistas esperan un año proactivo a pesar del gobierno de la ciudad

A medida que activistas como Pichardo y Johnson se preparan para abordar la violencia armada en 2021, dicen que la mayor parte de su energía se dedicará a fortalecer a sus compañeros defensores y organizaciones comunitarias. Según Pichardo, eventos como el Campamento por la paz permiten que los organizadores se apoyen unos a otros, incluso si la ciudad no cumple.

“Estoy cansada de ir al Ayuntamiento y pasar horas en las audiencias para una resolución que no se convierta en ley”, dijo Pichardo. “Lo que realmente necesitamos es que la gente se presente e informe a las comunidades”.

Pichardo quiere que las agencias de la ciudad entren en vecindarios con altos niveles de violencia armada, como Kensington, para brindar educación y recursos. Según la oficina de la controladora de la ciudad, el código postal 19134, que cubre la mayor parte de Kensington, tuvo más tiroteos fatales que cualquier otro código postal en la ciudad el año pasado.

Hasta que se materialice una respuesta dirigida por la ciudad, Pichardo dijo que continuará abogando por leyes de almacenamiento de armas más seguras, servicios para los sobrevivientes y educación para la prevención de la violencia armada.

“Nuestra misión es salvar la vida de las personas en el código postal 19134 hasta que la ciudad se ponga en marcha”, agregó Pichardo.

campamento paz kensington
Pichardo se toma un minuto para calentarse dentro de su tienda en el Campamento por la Paz. (Foto por Erin Blewett)

Lista de recursos sobre violencia armada en Filadelfia

El sitio de noticias local Billy Penn compiló una lista de recursos para las personas afectadas por la violencia armada. Desde salud mental y servicios para víctimas hasta servicios y consejería para jóvenes, esta guía puede ayudarle a encontrar un lugar para comenzar. Puedes leerlo aquí (en inglés).

Envíe una sugerencia anónima

Si tiene información sobre el asesinato de Alexander Martinez, puede enviar una sugerencia anónima aquí. Puede ver la descripción del sospechoso y más información sobre el crimen aquí.


Traductora: Kalú Fermandois / Editora: Kalú Fermandois, Zari Tarazona / Diseñador: Henry Savage

¿Qué le parece esta historia? Envíanos una nota a editors@kensingtonvoice.com para que su publicación sea considerado en nuestra sección de Voces. También puede visitarnos en persona en uno de los eventos de nuestro vecindario.

Total
4
Shares
Related Posts