Las clases gratuitas en Lillian Marrero Library combinan cocinar con el aprendizaje de inglés

Ana María recoge papas como parte del Friends of the Garden Club a Lillian Marrero Library el 8 de agosto de 2019. El club fue formado por participantes en la clase de Edible Alphabet de la biblioteca para que pudieran continuar practicando inglés entre las sesiones de clase. (Foto por Solmaira Valerio)

“No hablo inglés” fueron las primeras palabras que aprendió Ana María en inglés cuando se mudó a Boston desde Puerto Rico en 1978 cuando ella tenía 14 años.

María todavía recuerda a uno de los amigos de su primo que le pidió que jugara baloncesto con él, pero no podía entender lo que estaba diciendo.

“Pregunté, ‘¿Qué?’ y señalaron disparar la pelota al aro ”, dijo María. “Así fue como aprendí poco a poco. Me hablaban lentamente y me mostraban señales, y aprendí. Comencé a dejar de lado esa inseguridad y la puse a un lado ”.

Hoy, María continúa buscando experiencias prácticas como jugar baloncesto para tener más confianza en su inglés. Una de sus últimas actividades de aprendizaje de inglés es asistió a clases de Edible Alphabet en Lillian Marrero Library. Edible Alphabet es un programa de biblioteca gratuito para adultos que combina la cocina con el aprendizaje del idioma inglés.

La clase, que está a cargo del Free Library’s Culinary Literacy Center, comenzó en 2015. Desde entonces, el programa de cocina ha servido a más de 600 estudiantes de 50 países diferentes. Las clases se ofrecen en la Parkway Central Library, donde se encuentra el Culinary Literacy Center, así como Lillian Marrero y otras dos sucursales de la biblioteca de Filadelfia. 

“Estamos avanzando en la alfabetización o los habitantes de Filadelfia a través de la comida y la cocina”, dijo Lindsay Southworth, gerente del programa de aprendizaje del idiomainglés en el Culinary Literacy Center. “También creo que la comida sirve como una fuerza de conexión para muchas personas en el vecindario debido a algunos de los problemas como la inseguridad alimentaria que muchas personas enfrentan”.

En la Parkway Central Library, las clases se imparten en la cocina del lugar. En los otros lugares como Lillian Marrero, el curso se lleva a cabo en el sótano y utiliza equipos de cocina provistos en un carrito portátil.

De izquierda a derecha: Ana María, Rosa Cruz, Carmen Cancel, y Alida Aponte posan con las dos hijas de Aponte en el jardín de Lillian Marrero durante una reunión de Friends of the Garden Club el 8 de agosto. El club se formó por la clase de Edible Alphabet de la biblioteca, para que los participantes puedan continuar practicando su inglés entre sesiones. (Foto por Solmaira Valerio)

Cada clase se basa en aprender sobre la cultura detrás de los diferentes alimentos y cocinar un plato. Según la instructora de Edible Alphabet, Heather Houde, intentan cocinar platos de diferentes culturas. Las comidas pasadas han incluido bibimbap, jollof rice y tacos. También usan varios ejercicios para incorporar la construcción comunitaria y el aprendizaje de idiomas entre los estudiantes.

“Cuando entran, siempre comenzamos con ejercicios de construcción de la comunidad, ese es uno de los objetivos principales de la clase”, dijo Houde. “Así que haremos diferentes cosas como juegos de nombres, o simplemente conocer sus ejercicios para que las personas puedan ser amigables entre sí”.

Después de un rompehielos, la clase avanza haciendo una comida. Luego, el instructor y el chef presentan los ingredientes y dividen a los estudiantes en pequeños grupos. Según Houde, ella y el chef facilitan una pequeña conversación entre los estudiantes mientras cocinan.

“A menudo las personas compartirán sobre cómo podrían hacerlo de manera diferente”, dijo Houde. “Tratamos de hacerles preguntas como ‘¿Cómo harías esto?’ o “¿Qué especias agregarías?”

Una vez que terminan las comidas de todos, la clase come juntos. Según Houde, ella trata de usar algunas de las mismas palabras cada semana para ayudar a los estudiantes a acostumbrarse al nuevo vocabulario.

Cada sesión de Edible Alphabet dura tres horas y generalmente tiene una asistencia de 12 a 15 estudiantes. El próximo clase a Lillian Marrero comienza el 13 de septiembre y se reunirá todos los viernes de 10:30 a.m. a 1:30 p.m.

Para retener a los estudiantes entre la clase más reciente y la próxima, algunos de los participantes optaron por continuar reuniéndose en la biblioteca para atender el jardín de la biblioteca y seguir practicando inglés. Como resultado, formaron un club no oficial llamado Friends of the Garden. 

Además de las clases y actividades como Friends of the Garden en la biblioteca, los estudiantes también realizan excursiones a lugares como Reading Terminal Market. Recientemente, algunos de los estudiantes se presentaron en la conferencia Good Food For All organizada en la sucursal de Parkway Central Library.

Una de las estudiantes que presentó allí fue Rosa Cruz, de 54 años. Ella recuerda estar nerviosa por hablar inglés frente a tanta gente. Pero dada su práctica con el grupo Edible Alphabet, estaba preparada para el desafío.

“Cuando fue mi turno, tuve que leer un párrafo que había memorizado en inglés”, dijo Cruz. “Gracias a Dios pude hacerlo. Aparentemente fuimos algunos de los mejores que lo hicieron “.

“Me sentí orgullosa porque estaba aprendiendo otro idioma”, dijo.


¿Qué le parece esta historia? Envíanos una nota a editors@kensingtonvoice.com para que su publicación sea considerado en nuestra sección de Voces. También puede visitarnos en persona en uno de los eventos de nuestro vecindario.

Editora: Jillian Bauer-Reese / Story Diseñadora: Jillian Bauer-Reese / Traductora: Kristine Aponte

Send this to a friend