Como un pariente que habla español, es difícil abogar por la educación de mis hijos

Santa Noyer posa para un retrato en su casa el 7 de agosto de 2019. (Foto por Solmaira Valerio)

Es difícil vivir en una comunidad de habla inglesa cuando no hablas inglés — especialmente como una madre.

Como madre de dos hijas, quien tienen nueve y 14 años, yo he tenido problemas en las escuelas de mis hijos durante las reuniones de padres y maestros.  Es difícil cuando no entiendo lo que los maestros estan diciendo. A veces, siento como mi espalda estuviera contra la pared.

Cuando mi hija mayor se inscribió por primera vez en el Philadelphia School District, estaba en séptimo grado y no hablaba inglés. En ese momento, ninguno de sus maestros hablaban español tampoco. Su maestro de ciencias habló un poco, pero todas sus clases se impartieron en inglés.

El primer año fue un reto para ella. Ella tenía problemas con las matemáticas debido al lenguaje, no porque no entendía las matemáticas. Ella lloraba mucho y me diría, “Mami, tuve buenas calificaciones en Santo Domingo, y ahora me llevaste a este país”. Le dije ella que no se desesperara y que ella aprendería el idioma a tiempo.

Nos sentimos impotentes, ya que no solo fue un momento difícil para ella aprender matemáticas, sino también inglés. Un día, fui a ella escuela y me enfrenté a su maestra de matemáticas, quien le exigió que hablara inglés en clase.

En el poco inglés que sabía, le dije, “No puedes obligarla a hablar inglés —  deberías intentar hablar español entonces”. Le aseguré que cuando ella entendía inglés, le iría bien en matemáticas porque no es tonta. “Ella es muy inteligente”, le dije.

Eran amigables después de eso.

Ahora que mi hija mayor está en décimo grado en KHSA, está mucho mejor. Algunos de los directores de grado, como el director de noveno grado, y los maestros hablan español. Apoyan a los estudiantes y también tienen diferentes actividades que involucran a las familias en la escuela.

Después de que ella comenzó la escuela en KHSA, me inscribí en un programa de inglés para adultos allí. Pero mientras que la escuela tenía el mejor interés para los padres que querían aprender Inglés, parecía que los padres, por desgracia, no tenían el mejor interés por sí mismos.

En el primer día de clase, no asistió mucha gente. Para la segunda clase, solo quedaban dos o tres estudiantes adultos. Pensé, “Vaya, no sabes inglés, pero tampoco te interesa aprender. La escuela te está dando la oportunidad de aprender inglés gratis”.

Mientras eso fue una buena iniciativa por KHSA, sin los padres, la escuela no puede hacer mucho más porque los padres tienen que ir y tomar la clase. Los padres necesitan hacer el esfuerzo de asistir y aprender.

Cuando llegué a este país, busqué una forma de tomar clases de inglés y seguí haciéndolo. Creo que todas las escuelas públicas deberían incorporar clases de inglés para los padres, como lo ha hecho KHSA, para la población latina que vino aquí sin ese conocimiento.

Y los padres deben aprovechar esa oportunidad cuando se la esta ofrecen.


¿Qué le parece esta historia? Envíanos una nota a editors@kensingtonvoice.com para que su publicación sea considerado en nuestra sección de Voces. También puede visitarnos en persona en uno de los eventos de nuestro vecindario.

Editora: Siani Colón / Diseñadora: Jillian Bauer-Reese / Traductora: Kristine Aponte

Send this to a friend