De carruajes de caballos a automóviles modernos: 100 años con Morris Auto Parts

Harris Steinberg posa para una foto en el pasillo de Morris Auto Parts el 17 de agosto de 2022. (Foto por Khysir Carter)

Nota de la editora: Varias personas mencionadas en esta historia comparten el mismo apellido. Los miembros de la familia Steinberg serán mencionados por su nombre.

Este año, Morris Auto Parts celebra su aniversario número 100. El propietario Harris Steinberg, de 55 años, ve la historia del negocio como un cuento clásico del sueño americano.

“A fines del siglo XIX, mis abuelos, Harris y Hannah Steinberg, emigraron de Polonia en busca de una vida mejor para sus hijos aquí en los Estados Unidos”, dijo Harris. “Y se mudaron aquí mismo, en uno de estos edificios de Kensington Avenue”.

Según Harris, sus abuelos abrieron una tienda de tabaco al por mayor y al por menor llamada H. Steinberg. Unas décadas después, en 1922, el hijo primogénito de Harris y Hannah, Morris, regresó a casa después de la Primera Guerra Mundial. Morris compró propiedades al lado de la tabaquería de sus padres, ahora cerrada, y abrió Morris Auto Parts, la cual vende partes y repuestos para carros y para carruajes de caballos.

Alrededor de la apertura de Morris Auto Parts, Harris falleció, dejando atrás a su esposa y a sus cinco hijos. Eugene, uno de los dos hermanos de Morris, era el hijo menor de la familia y tenía dos hermanas.

Morris intervino como una figura paterna al asesorar a Eugene en el negocio automotriz y luego pagando para la universidad. Cuando el mercado de valores colapsó en 1929, Eugene abandonó la Escuela de Leyes de Temple para trabajar en la tienda a tiempo completo.

Eugene se casó con su primera esposa, Ruth, antes de partir para servir en la Marina durante la Segunda Guerra Mundial. Cuando Eugene regresó, continuó trabajando para Morris.

Luego, a principios de la década de 1950, Ruth y Morris fallecieron. Después de la pérdida, Eugene se hizo cargo de Morris Auto Parts. Unos años más tarde, conoció y se casó con su segunda esposa, Mary Ellen Ellis.

(izquierda) Una foto de Eugene Steinberg y su primera esposa, Ruth. (derecha) Una foto de Eugene Steinberg con su segunda esposa, Mary Ellen Ellis, en un carruaje. (Fotos proporcionadas por Harris Steinberg)

Creciendo en Kensington Avenue

A finales de los años 50 y 60, Eugene amplió el taller de máquinas en Morris Auto Parts, abrió un taller de reparación y compró propiedades en los alrededores de Kensington Avenue. Sus siete hijos lo motivaron a hacer crecer el negocio.

Uno de esos niños era Harris, quien comparte buenos recuerdos de correr por la tienda con sus hermanos durante su juventud.

“No importaba lo que hiciéramos o el lío que hiciéramos, papá nunca se enojó”, dijo Harris. “[Él] siempre estaba feliz de tenernos allí”.

Eugene esperaba que algún día uno de sus hijos se hiciera cargo del negocio. Entrenó a cada uno de ellos para el puesto y los mantuvo ocupados en la tienda con tareas como llenar estantes, contestar teléfonos e interactuar con los clientes.

“Papá siempre nos animaba y tenía mucha confianza en nosotros, de que podíamos hacerlo todo”, dijo Harris. “Él nos impresionó a todos. Estaba orgulloso de nosotros, y nosotros estábamos orgullosos de nosotros mismos y ganamos confianza”.

(de izquierda a derecha) Miembros de la familia Steinberg, Hannah, Mary Ellen, Mary Jean, Harris, Rebecca, Eugene Jr. y Morris posan para una foto familiar. (Foto proporcionada por Harris Steinberg)

Harris y sus hermanos también pasaban tiempo entrando y saliendo de las tiendas a lo largo de Kensington Avenue.

En las décadas transcurridas desde su juventud, Harris ha sido testigo de  muchos cambios en el vecindario y en Kensington Avenue

Durante los años 60 y 70, se aceleró el declive de la industria manufacturera en Kensington. El colapso de la economía industrial del vecindario correspondió con el deterioro del comercio a lo largo de Kensington Avenue. En los años 80 y 90, a medida que los trabajos continuaban alejándose del vecindario, Harris vio vacantes a lo largo del corredor y fue testigo del crecimiento de la economía de las drogas.

“Había pequeñas tiendas familiares por todas partes, sin casas abandonadas, sin basura”, dijo, recordando el Kensington de su juventud. “Había nuevos negocios de inmigrantes, así como algunos que habían sido transmitidos de generación en generación o más. Era un próspero corredor comercial. Podrías obtener lo que quisieras o necesitaras en un área tan pequeña”.

Heredar el negocio familiar

Cuando Harris tuvo la edad suficiente para ir a la universidad, decidió estudiar finanzas en Albright College. Asistir a la escuela a 90 minutos de Kensington le permitió a Harris viajar y continuar ayudando a su padre a administrar y modernizar el negocio.

Luego, el 1 de abril de 1988, Eugene falleció mientras Harris estaba en su tercer año en Albright. La pérdida fue devastadora para la familia. La madre de Harris mantuvo el negocio en funcionamiento con la ayuda de empleados y clientes leales. En abril de 1994, entregó el negocio a Harris y su hermano, Gene.

Una foto antigua de Eugene Steinberg sosteniendo un cigarro. (Foto proporcionada por Harris Steinberg)

“Llegué a tiempo completo, sin mucha idea de los antecedentes financieros de lo que se trataba el negocio, más bien del final de las operaciones”, dijo Harris. “Tener un título en finanzas ayudó a compensar un poco de la diferencia, pero había muchas lecciones que aprender”.

Un año después, Gene se alejó del negocio y Harris tomó el control total.

A mediados de los 90, Harris se casó y tuvo dos hijos, Jacob y Jessica. Al igual que su padre antes que él, el nacimiento de los hijos de Harris lo motivó a hacer crecer el negocio. Abrió un departamento de suministro de pintura y carrocería para automóviles en la tienda y formó POJA, una alianza de mercadeo y compras, con otras tiendas de autopartes en el área Tri-State.

Morris Auto Parts: El día presente

Un cliente se pasea por la tienda mientras un empleado de Morris Auto Parts trabaja en la computadora el 17 de agosto de 2022. (Foto por Khysir Carter)

Harris atribuye el éxito de Morris Auto Parts a su confiabilidad. El taller casi siempre puede garantizar que tendrá la pieza que el cliente necesita dentro de las 24 horas.

“Nuestro lema es, ‘¡Morris lo tiene!’”, dijo. “Y eso no solo se aplica a tener la pieza deseada en el estante. Estamos abiertos los 364 días del año [excluyendo el día de Navidad]”.

El negocio también ha seguido adaptándose a lo largo de los años. Los clientes ahora pueden pedir autopartes en línea, lo que reduce los costos de mano de obra.

“La cultura por la que tratamos de luchar es una en la que cuidamos a nuestros clientes, hacemos un seguimiento y cumplimos”, dijo Harris. 

“Porque en muchas de las grandes tiendas, simplemente no les importa, y mucho menos tienen el conocimiento para ayudar a los clientes que están tratando de encontrar algo que no es fácil de encontrar”.

(de izquierda a derecha) El personal de Morris Auto Parts, Lisa Negron, Juan Sanabria, Harris Steinberg, Antonio Lanza y Victor McGorder posan para una foto el 17 de agosto de 2022. (Foto por Khysir Carter)

Sobre todo, Harris atribuye el éxito del taller a las relaciones de los empleados con la comunidad circundante. El asociado de ventas Antonio Lanzo ha trabajado en la tienda durante cuatro años.

 “Cada vez que un cliente viene buscando algo, siempre podemos conseguirle lo que quiere”, dijo Lanzo.

El personal tampoco está muy alejado de la comunidad.

“Todos nuestros empleados viven en el área alrededor de la tienda”, dijo Harris. “He contratado a muchos pasantes de escuelas tecnológicas locales y programas cooperativos y los he contratado como empleados a tiempo parcial mientras terminan la escuela. Hemos conservado algunos a lo largo de los años, así como muchos que siguen siendo clientes”.

Compromiso de por vida con Kensington

 Al igual que su padre antes que él, Harris trajo a sus dos hijos a la tienda para que ayudaran y aprendieran el negocio, pero ambos continuaron sus estudios superiores y eligieron carreras profesionales diferentes. Harris está orgulloso y feliz por ambos, aunque ninguno planea ocupar sus zapatos algún día.

Por ahora, Harris continúa encontrando alegría en su trabajo y no contempla retirarse pronto.

Harris Steinberg, propietario de Morris Auto Parts, demuestra cómo mezclar pintura el 17 de agosto de 2022. (Foto por Khysir Carter)

“Supongo que tengo un vínculo sentimental real con la casa de mi familia durante estos 130 años más o menos”, agregó. “… Y realmente aprecio cuando los clientes comentan que siempre pueden contar con Morris para obtener lo que necesitan”.

En los últimos años, la epidemia de opioides ha agravado los desafíos de Kensington. Además, Harris dijo que la pandemia de COVID-19 ha dejado el corredor aislado y en peor estado que nunca antes. Sin embargo, está comprometido a mantener Morris Auto Parts en el vecindario.

“Hay muchas personas buenas y trabajadoras que viven y trabajan cerca de nosotros que nos necesitan aquí”, dijo.

Cuando se le preguntó acerca  del futuro de Morris Auto Parts, Harris dijo que toma las cosas un año a la vez.

“Llegar al año número 100 no fue un camino fácil”, dijo. “Permanecer en un negocio cinco años es una gran hazaña, y mucho menos 100”.


Traductora: Yuney Garcia Editora: Solmaira Valerio Diseñadora: Zari Tarazona

Total
0
Shares
Related Posts