Debemos recordar que todos sufrimos experiencias dolorosas

Jim “Bear” Katona Jr. habla sobre sus carteles de RESPETO en Richmond Library el 7 de febrero de 2019. El mensaje de RESPETO de Katona significa, “Recordar que todo el mundo tiene eventos dolorosos, Comunicarse con ternura.” (Foto por Maggie Loesch)

En algún momento de 2014, me di cuenta de que faltaba respeto en muchas de las cosas que hacemos como sociedad. En un momento reflexivo de oración y meditación, hice la intención de formarme una comprensión más profunda del respeto.

Casi al instante, el acrónimo me llegó de: Recordar que todo el mundo sufre eventos dolorosos, Comunicarse con ternura. Después de más oración y pensamiento, cambié los “eventos” por “experiencias,” para ser más inclusivo. Utilicé crayones para escribir las palabras en una hoja de papel.

El dicho representa mi visión de mi vida y las relaciones con los demás. Vivo mi vida con la intención de “nutrir y capacitar al niño divino interior.” Esto tiene múltiples significados que pueden interpretarse de diferentes maneras.

Un niño divino es algo que veo que tenemos dentro de nosotros: el espíritu y la energía que nos conectan entre nosotros, o algo más grande. A veces, estoy llamado a nutrir a mi propio hijo divino. A veces, me llaman para nutrir a los demás. A menudo, estoy llamado a nutrir a ambos.

Estas son las creencias subyacentes que he sostenido desde mi primera infancia. A los 18 meses de edad, tuve un episodio médico en el que tuve convulsiones. Dejé de respirar y no tuve ningún latido cuando mi madre me entregó a las personas de la sala de emergencias del Women’s Medical Hospital. No tengo ningún recuerdo consciente del evento, pero siempre he tenido la sensación subyacente de que estamos aquí con un propósito y de que el Creador es más grande que cualquier organización religiosa.

Ahora, cuando me concentro en demostrar respeto y me comunico con ternura, me concentro en comunicar sin juzgar.

Muchas veces, las personas tienen un sentido de derecho, al pensar que sabemos cómo los demás deben o pueden hacer frente a algo. La otra persona no siempre necesita que resolvamos sus problemas por ellos o que les digamos qué hacen, por lo que esta forma de pensar puede ser opresiva. No le da a una persona la oportunidad de crecer.

Cuando nos comunicamos con ternura, nos tomamos el tiempo de entender las necesidades y expectativas de los demás. No tenemos que resolver sus problemas o incluso estar de acuerdo con ellos. La comunicación clara libera a otros de la carga de tratar de resolver las cosas.

Pero comunicarme con ternura es mucho trabajo, y soy mucho mejor ahora que cuando era más joven. Se necesita paciencia, y uno de los mayores obstáculos para esto es el tiempo. El mundo exige mucho tiempo de la gente.

En 2017, The Philadelphia Assembled me imprimió 150 copias de 11 por 17 pulgadas de este dicho. Regalé todo, excepto tres, que luego solía hacer más copias (más pequeñas) que continúo repartiendo hoy. Ahora imprimo mis folletos en el Peter Bressi Senior Center en Frankford, donde dirijo una sesión grupal de meditación y relajación los lunes por la tarde.

Involucro a otros ofreciéndoles el folleto, invitándolos a una conversación y siendo abiertos y acogedores. El otro día, le di a un hombre uno de estos folletos en una cafetería y él me preguntó si podía tener otro para su hija.

También trato de saludar a todas las personas que entran en mi ámbito de contacto. Sé que tengo un impacto porque cuando voy al supermercado, a la iglesia o a cualquier otro lugar, la gente se acerca y sonríe, se acuerdan de quién soy.

Quiero ser un hombre de influencia de una buena manera.


¿Qué le parece esta historia? Envíanos una nota a editors@kensingtonvoice.com para que su publicación sea considerado en nuestra sección de Voces. También puede visitarnos en persona en uno de los eventos de nuestro vecindario.

Editora: Claire Wolters / Diseñadora: Jillian Bauer-Reese / Traductora: Kristine Aponte

Send this to a friend