¿Debería Kensington adoptar estas ideas para abordar la vida sin hogar?

Las casas en fila alinean Potter y Custer Streets en Kensington en la tarde del 12 de enero de 2019. (Fotos por Maggie Loesch)

Conjunto, Kensington y Filadelfia tienen obstáculos únicos en el proceso de tener buena vivienda para todo el mundo. Sin embargo, el problema no es exclusivo a la ciudad. Aquí está una mirada a otros lugares que están trabajando para reducir el número de personas viviendo sin hogar en sus comunidades.

Well House (Grand Rapids, Michigan)

Well House, una organización sin fines de lucro en Grand Rapids, Michigan, compra edificios abandonados. Con la comunidad, rehabilita los edificios para crear casas económicas y de larga duración para gente sin vivienda. Desde Well House empezó a restaurar edificios en 1977, ha convertido 13 casas en espacios seguros; ha dado vivienda a más o menos 5,000 personas.

Los residentes pueden alquilar un cuarto privado en una propiedad de Well House por un tiempo indefinido. La renta cuesta entre $300 para individuos a $400 para dos personas. Esta renta incluye las empresas de servicios públicos, la comida sembrada en la propiedad, y acceso a los empleados, quienes pueden conectar los arrendatarios a otros servicios.

John Glover, el director ejecutivo de Well House, dijo que cada adquisición de la propiedad es una experiencia diferente. El proceso supone negociaciones con bancos de tierra. También, Well House trabaja con el sector privado, fundaciones y organizaciones comunitarias.

“Es mucho un esfuerzo comunitario, principalmente hecho de fundaciones y corporaciones, con mucho trabajo de los voluntarios y los pocos empleados,” Glover dijo.

Well House es financiado por una combinación de becas, donaciones, captación de fondos, renta y los ingresos que vienen de su granja.

Según Glover, proporcionar vivienda de larga duración (en vez de un albergue temporario) aborda las necesidades de la gente que vive en el margen. Mientras Glover dijo que muchos albergues ofrecen una enormidad de servicios y hacen trabajo excepcional, también él observó que estos ambientes podrían ser complejos para la gente viviendo allí.

“Aún si encuentran los recursos para un apartamento de bajos ingresos, tienen que enfrentar la discriminación,” Glover dijo. “Caseros no quieren arriesgar a alguien con esos tipos de problemas vendiendo en sus edificios, porque no tienen la historia del trabajo, o porque fueron desalojados de un lugar anterior.”

En vez de rechazar inquilinos potenciales por sus luchas del pasado o presente, Well House les da la bienvenida para ser parte de la comunidad. Lo que importa es que los inquilinos pagan la renta y tienen respeto a sus compañeros de cuarto y a los empleados de Well House.

Glover dijo que la rehabilitación de los edificios es la parte más exigente del proceso. A pesar de los obstáculos, preservando la historia y los bienes muebles de la comunidad es algo crucial a la filosofía de Wells House. El proceso de renovación también une a los miembros comunitarios, residentes y muchas veces la gente que estará viviendo en las casas. Este modelo, Glover cree, se puede trasladar y puede funcionar en cualquier ciudad, si la gente está dedicada al proceso.

“Es muy crudo,” Glover dijo. “Hay mucho trabajo y mucha pasión, pero esto, realmente, puede resolver el problema.”

A Tiny Home for Good (Syracuse, NY)

Por ocho años, Andrew Lunetta trabajó en los albergues, donde recogió una necesidad inmediata para vivienda económica y de larga duración.

Según Lunetta, cuando personas avanzaron de un albergue a los apartamentos del mercado privado que podrían comprar, los departamentos tenían plagas u otro indicio de malas condiciones. Como resultado, los inquilinos regresarán al sistema de albergues por años, aún décadas. Lunetta decidió ganar fondos para construir casitas, para proporcionar vivienda de larga duración para esos viviendo crónicamente sin hogar.

Actualmente, Filadelfia está considerando un modelo que usa casitas como albergue temporal de emergencia. Sin embargo, A Tiny Home For Good da a los residentes casitas que son estables y de larga duración. Inicialmente, A Tiny Home For Good trató de obtener tierra vacante, poseída por la ciudad. Pero, oficiales de la ciudad dijeron que Lunetta necesitaría informar a los residentes locales de su plan. Durante este proceso, el proyecto recibió mucha resistencia de los vecinos.

“Nadie estaba seguro de cómo las casas se parecerían,” dijo Lunetta. “Se preocuparon que las casas serían más como un albergue.”

Eventualmente, Lunetta decidió comprar tierra vacante, poseída de un casero en vez de la ciudad. Después de establecer las primeras casitas, Lunetta ha encontrado que las comunidades son más abiertas a la idea.

Una razón que las casitas son exitosas es que mezclan bien con los barrios, Lunetta dijo. La organización pone las casitas en lotes vacantes sobre la ciudad entera, en vez de poner todas en una sola ubicación. Lunetta explicó que este método ayuda a arreglar la desconexión que algunos residentes tienen con gente que ha vivido sin hogar.

“Solamente son casitas en el barrio,” dijo Lunetta. “Ahora, nadie más está diciendo, ‘eso es donde vive la gente sin hogar.’”

A Tiny Home For Good se hecho posible a través de lotes donados y esfuerzo voluntario. También es beneficioso que Syracuse tiene impuestos bajos, y un costo bajo para construir.

Lunetta entiende que en ciudades más grandes como Filadelfia, los costos más altos podrían ser un gran desafío. Pero, él enfatizó que la importancia de caseros que quieren dar vivienda a través de becas y fondos públicos. Estas personas, dijo, pueden ayudar a la gente que vive sin hogar crónicamente.

“Si fuera hecho por alguien a quien le importa la gente viviendo allí, el número [de personas viviendo sin hogar] podrían bajar más rápidamente,” dijo.

Boston Way Home Fund (Boston, MA)

En 2016, la ciudad de Boston estableció Boston Way Home Fund. Su meta era ganar más de $10 millón en fondos públicos y privados, en cuatro años para, crear 200 departamentos de vivienda permanente para gente sin hogar. Desde entonces, el programa ha dado vivienda a 1,400 personas, mucho del cual son veteranos o gente que ha vivido sin hogar crónicamente.

Después de esta implementación, la ciudad también revisó y optimizó su sistema de proporcionar servicios a la gente viviendo sin hogar. Pine Street Inn, un socio sin fines de lucro, se enfoca en avanzar las personas del albergue a la vivienda apropiada— lo más rápido posible. Esto incluye la vivienda apoyada permanente, el realojamiento rápido, y la asistencia de la renta o comprobantes (vouchers).

La gente que trabaja con individuos del albergue ha observado que mucha gente llega mientras está saliendo de los sistemas del cuidado de la salud o del sistema de justicia criminal. Las otras personas necesitan ayuda con conectar a formas de cuidar de larga duración. Mientras los socios del fondo determinan las necesidades de la gente sin hogar, la ciudad continuará tratar de ganar dinero para crear soluciones de vivienda, basadas en esas necesidades.


¿Qué le parece esta historia? Envíanos una nota a editors@kensingtonvoice.com para que su publicación sea considerado en nuestra sección de Voces. También puede visitarnos en persona en uno de los eventos de nuestro vecindario.

Editoras: Erin Blewett, Jillian Bauer-Reese / Diseñadora: Jillian Bauer-Reese / Traductora: Angela Gervasi

 

Send this to a friend