El Congreso actualiza las reglas de préstamos del Programa de Protección de Pago de Cheques (Paycheck Protection Program) haciéndolas más favorables para los negocios

(MICHAEL KLEIN / THE PHILADELPHIA INQUIRER)

Nota de la editora: Este artículo se publicó originalmente en inglés por Erin Arvedlund para The Inquirer. Fue traducido por Diana Cristancho y editado por Gabriela Rivera para Kensington Voice

Se ha vuelto un poco más fácil para los empresarios que intentan mantenerse a flote utilizando una línea de vida del préstamo del Programa de Protección de Pago de Cheques.

Bajo las nuevas reglas liberalizadas aprobadas la semana pasada, los empresarios tienen más tiempo y más libertad para gastar el dinero proporcionado por el PPP.

Ahora, las empresas pueden gastar menos dinero específicamente en la nómina y todavía calificar para el reclamo principal del programa, una promesa del gobierno de que, si se usan adecuadamente, los préstamos se perdonaran y, en efecto, se convierten en subvenciones directas.

Estas actualizaciones reflejan un esfuerzo del Congreso y el presidente Donald Trump para resolver los problemas con el programa aprobado apresuradamente, establecido para abordar la crisis económica provocada por el coronavirus.

Trump firmó la legislación, conocida como la Ley de Flexibilidad de Protección de Pago de Cheques, el viernes.

“El objetivo es ayudar a los dueños de negocios aún más”, dijo Steve Bulger, director regional interino de la Agencia Federal para el Desarrollo de la Pequeña Empresa (Small Business Administration, SBA-por su sigla en inglés-), en una entrevista.

“Los cambios son muy útiles”, dijo Ryan Pollock, quien es copropietario de tres negocios en Filadelfia: RyBread, RyBrew y Harper’s Ice Cream, ubicados en el área de Fairmount/Brewerytown. En total, él y sus socios recibieron un préstamo de $100,000 para las tres empresas a través de Kabbage, una plataforma de préstamos en línea.

“Tuvimos la suerte de que nunca despedimos empleados, nunca cerramos, nos adaptamos a lo que nos estaban lanzando”, me dijo Pollock, de 36 años. “Esto nos dio el flujo de efectivo que necesitábamos y continuamos pagando a nuestro personal y nuestro alquiler”.

Los dueños de negocios tienen más tiempo

Bajo las nuevas reglas, los prestatarios ahora pueden usar el dinero durante un período de 24 semanas, en lugar del período de 8 semanas establecido en la primera legislación.

Además, sus préstamos pueden ser condonados incluso si no recupera la misma cantidad de empleados.

Y los dueños de negocios ahora deben usar el 60% del dinero en la nómina, en vez del 75%.

“Eso se basó en los comentarios que escuchamos de los propietarios de restaurantes y la industria hotelera”, donde los propietarios de negocios gastan más en costos fijos como alimentos y alquiler, dijo Bulger.

Los contadores aplaudieron las noticias. “Los prestatarios ahora pueden tener una mejor oportunidad de cumplir con el requisito del 60% con el período extendido a 24 semanas”, dijo el experto en impuestos Mitchell Gerstein de la firma de contabilidad Isdaner & Co. en Bala Cynwyd.

Los dueños de negocios ahora también tienen más tiempo para traer de vuelta a los trabajadores. El plazo de amortización de los préstamos PPP es ahora de cinco años, en en vez de dos años.

“Las nuevas leyes proporcionan a los prestatarios más tiempo y menos obstáculos para lograr la condonacion del 100% del préstamo, que muchas empresas necesitan desesperadamente”, escribió la firma de contabilidad de Filadelfia Drucker & Scaccetti en una nota a los clientes.

La fecha límite para solicitar un préstamo del PPP sigue siendo el 30 de junio, al menos por ahora.

Re-contratando

¿Qué pasa si usted hizo ofertas a sus empleados para que regresen y no lo hacen?

La nueva legislación lo permite, según Michael Maksymiw de Marcum LLP, socio de la oficina de Hartford de la firma.

Usted todavía puede obtener su condonación, señaló, si ha hecho lo siguiente: hizo una oferta de empleo por escrito de buena fe que es rechazada; despidió a alguien por causa; encontró que no ha podido contratar a un exempleado o uno igualmente calificado; y no puede restaurar las operaciones comerciales a los niveles del 15 de febrero debido a COVID-19. Tampoco enfrentará sanciones cuando los empleados hayan renunciado voluntariamente o hayan pedido que trabajen menos horas.

La ley también le permite más tiempo para solicitar la condonación de deudas. La nueva fecha límite es el 31 de diciembre, un retraso de seis meses.

Los defensores de las pequeñas empresas acogieron a los cambios.

Esto “facilita el requisito de que las empresas devuelvan su nómina a los niveles pre-pandémicos, siempre y cuando hayan intentado volver a contratar personal”, dijo John Arensmeyer, CEO de Small Business Majority, una organización sin fines de lucro en Washington.

“Esto es crítico, ya que la baja confianza del consumidor y los cambios posteriores a la pandemia impedirán que muchas empresas operen al mismo nivel que antes”, dijo. En particular, dijo, reducir el dinero que debe gastarse en la nómina al 60% brinda “más flexibilidad a las empresas con altos costos generales para usar los fondos en gastos como alquiler, hipoteca y servicios públicos”.

Pollock dijo que su nómina no habría alcanzado el umbral de perdón sin los cambios.

“Esto es realmente enorme para nosotros”, dijo. “El PPP está cambiando constantemente, pero tenemos que hacer lo que tenemos que hacer para sobrevivir, ya sea cómo cumplimos o lo que ofrecemos. Ese es el espíritu emprendedor ”.

Gastos de negocios

Un inconveniente: todavía no está claro si el dinero del préstamo gastado en gastos comerciales es deducible de impuestos.

“La ley no aborda la deducibilidad de los gastos financiados con ganancias de préstamos perdonados”, dijo Ken Logsdon, socio del bufete de abogados internacional, Dorsey & Whitney que ha estado ayudando a las pequeñas empresas y bancos a navegar este programa durante la crisis de COVID-19.

“Por lo tanto, dichos gastos siguen siendo no deducibles a efectos del impuesto sobre la renta. Sin embargo, los ingresos por préstamos perdonados no dan lugar a ingresos imponibles, como se establece en la Ley CARES”, dijo Logsdon.

Al parecer, a los redactores de la ley original les preocupaba que una cancelación de los gastos, mientras dejaban el préstamo libre de impuestos podría verse como una doble inmersión.

Queda mucho dinero

Según el analista de capital de KBW Kelly Motta, todavía hay disponibles Casi $130 billones en dinero para préstamos PPP todavía están disponibles, según Kelly Motta, analista de capital del banco, Keefe, Bruyette & Woods. Debido a la burocracia y el corto plazo, muchos propietarios de pequeñas empresas evitaron aplicar.

Ahora, al relajar los límites de tiempo, el programa PPP del Congreso es más útil para las pequeñas empresas y los prestamistas, dijo Motta.

A fines de mayo, el Tesoro dio a los bancos hasta 60 días para aceptar o rechazar una solicitud de condonación de préstamos y a la SBA 90 días para revisar esas solicitudes.

“Basándonos en estos cambios, creemos que una mayor porción del perdón podría ser empujada al 4Q20 y principios de 2021”, ella escribió en una nota de investigación.

Desde el 3 de junio, Bulger de la SBA dijo que 4,500,009 propietarios de pequeñas empresas en todo el país habían recibido un total de $ 511 mil millones en préstamos PPP. El monto promedio del préstamo fue de $ 113,465 con 5,456 prestamistas que aprobando préstamos.

En Pensilvania, el programa a finales del mes pasado había financiado 156,443 préstamos por $ 20.4 mil millones. El mismo desglose en Nueva Jersey fue de 133,366 préstamos por $ 16.8 mil millones,

Para obtener más información, visite la página web de la SBA: https://www.sba.gov/sites/default/files/2020-06/PPP_Report_200530-508.pdf.

Traductora: Diana Cristancho / Editora: Gabriela Rivera / Diseñador: Henry Savage

Kensington Voice es una de las más de 20 organizaciones de noticias que producen Broke in Philly, un proyecto colaborativo de reportaje sobre mobilidad económica. Lea más en brokeinphilly.org o sígalo en Twitter en @BrokeInPhilly.

Total
2
Shares
Related Posts