‘Los problemas que vemos en las escuelas … son más grandes que nuestras clases e incluso más grandes que el distrito escolar’

kate conroy kensington maestra
Kate Conroy, ex maestra de Kensington High School for the Creative and Performance Arts, posa afuera de KCAPA cerca de North Front Street, el 10 de septiembre de 2021. (Foto por Solmaira Valerio)

Las personas dentro y fuera del Distrito Escolar de Filadelfia (School District of Philadelphia) tienen mucho que decir sobre el distrito escolar y sus maestros. ¿Cómo podemos culpar a alguien por lo que dice? Tenemos miles de maestros en este distrito y ese grupo seguramente será tan diverso como los estudiantes.

A veces, es difícil para mí leer esos comentarios porque conozco a muchos maestros que trabajan arduamente para hacer lo correcto. Sin embargo, no es suficiente para convertirnos en un “buen distrito escolar”. Como resultado, muchos maestros decentes se van, cansados ​​de sentir que se están esforzando tanto. Sin embargo, todavía nos etiquetan como “fracasados” y colectivamente se nos culpa por ello. Pero no podemos sentarnos a decir: “No todos los profesores”. Siempre tenemos que esforzarnos por mejorar.

Este septiembre, comienzo mi segundo año certificada para enseñar inglés en la escuela secundaria, mi quinto año enseñando en general. Entré en esta carrera por accidente. Enseñé en un preescolar privado en el Centro de la Ciudad y renuncié a mitad del año porque mi salario no era suficiente para sobrevivir. Necesitaba un trabajo flexible mientras figuraba qué haría después, así que me inscribí para ser maestra suplente en el distrito escolar. Mi primer trabajo fue en la escuela secundaria de artes escénicas y creativas de Kensington (Kensington High School for the Creative and Performing Arts, KCAPA -por su sigla en inglés-). Fue un trabajo de dos semanas que cubría la licencia médica de un maestro, pero en mi tercer día, KCAPA descubrió que el maestro no regresaría. Antes de que pudiera pensar, las palabras ya estaban saliendo de mi boca: “Por favor, déjame quedarme”.

Me enamoré de mi nuevo trabajo de inmediato. Desde que estaba en la escuela secundaria, pasé mucho tiempo buscando lo que “se suponía que debía hacer”. Estar con la clase de KCAPA de 2020 fue la primera vez en toda mi vida que dejé de pensar en lo que se supone y en lo que debería ser. Solo estaba. Solo estábamos.

Esa clase también me inspiró y me animó a obtener mi certificación de enseñanza. Me advirtieron tantas veces que no lo hiciera, por personas con y sin experiencia en nuestras escuelas. Las estadísticas sobre retención de maestros no se veían bien, pero mis peores días en KCAPA fueron mil veces mejores que mis mejores días haciendo cualquier otra cosa. Sentí que si todos en el mundo amaban sus trabajos como yo amaba el mío, sin duda tendríamos la paz mundial. Así que seguí adelante a pesar de los desafíos que la gente insistía en que me enfrentaría.

kate conroy kensington maestra
Kate Conroy, una ex maestra de KCAPA, posa para un retrato en su cuurent aula en Sayre High School, en West Philly, el 14 de septiembre de 2021. (Foto por Solmaira Valerio)

La perspectiva de una profesora de Filadelfia

Hay problemas en este distrito y esos problemas son fáciles de atribuir a los maestros. No estoy diciendo que nunca seamos parte del problema o que nunca seamos responsables de ellos, porque siempre tenemos el potencial de causar problemas y somos absolutamente responsables de lo que tenemos frente a nosotros. Sin embargo, los problemas que vemos en las escuelas que nos dan estas etiquetas de “fracasados” son más grandes que nuestras clases e incluso más grandes que el distrito escolar.

Con frecuencia, nos sentamos en reuniones de desarrollo profesional sobre cómo vamos a mejorar los puntajes de los exámenes y los niveles de lectura. Nos dicen cuántos estudiantes leen a nivel de grado, cuántos están reprobando los exámenes estatales y luego cómo elegir los libros que leeremos con nuestros estudiantes este año. Me siento y escucho, pero pienso, ¿con quién más están hablando de esto? ¿Están hablando con la gente del ayuntamiento? ¿Están hablando con el alcalde Kenney acerca de por qué los puntajes de los exámenes son los que son? ¿Están dispuesto a reconocer por qué son lo que son? Porque esto no es sólo educación. Es infraestructura, vivienda, salarios, atención médica, todo, simplemente mostrando sus efectos en mi salón de clases. No es solo yo y los libros que elijo leer con mis estudiantes este año.

Entonces los profesores sienten que el cambio es imposible. Por lo general, no hablo en esas reuniones porque no espero que nada cambie si lo hago. Y creo que esa es la razón por la que ser profesor en Filadelfia no funciona a largo plazo si no disfrutas de forma personal e individual lo que haces día a día. Si vino aquí para tener un impacto enorme e inmediatamente visible en el distrito escolar, no obtendrá lo que busca en el salón de clases.

Es un gran desafío, esta desconexión entre lo que está sucediendo en el salón de clases y lo que está sucediendo en las salas donde se toman decisiones sobre nuestras clases. Una sesión de desarrollo profesional o correo electrónico dice que debe hacer más aprendizaje socioemocional y construcción de relaciones en la clase, y el próximo te recuerda que debe mantener sus objetivos de aprendizaje rigurosos, ¡y no se olvide que el examen estatal viene pronto! Practique el cuidado personal, pero en su tiempo libre, el cual probablemente sea cuando estás calificando exámenes, o planificando las lecciones, etc.

kate conroy kensington maestra
Kate Conroy, una ex maestra de KCAPA, mira su aula vacía después de la escuela en Sayre High School en West Philly, el 14 de septiembre de 2021. (Foto por Solmaira Valerio)

‘Necesitamos contratar más maestros para realmente alcanzar a todos los estudiantes’

Con frecuencia se dice, y lo he escuchado muchas veces por los propios funcionarios del distrito escolar, que para cuidar a los demás, primero debes cuidarte a ti mismo. Quiero hacer el aprendizaje socioemocional. Quiero que mis estudiantes se conviertan en mejores lectores. Sé lo que se necesita para hacer esas cosas, y se necesita mucho más tiempo del que se les da a los maestros en nuestra jornada laboral, pero es importante para mí. Así que podría marcar la salida a las 3:04 p.m., pero mi trabajo realmente no terminará hasta dentro de varias horas más.

Entonces, el problema se crea el mismo. Los maestros se sienten abrumados y con exceso de trabajo, por lo que se van. Aquellos de nosotros que todavía estamos aquí estamos más sobrecargados de trabajo y abrumados con el trabajo adicional que dejaron aquellos que simplemente no pudieron soportarlo más. Podemos lanzar nuevas computadoras y programas de intervención al problema todo el día, pero necesitamos contratar más maestros para realmente alcanzar a todos los estudiantes.

Entonces, ¿de dónde sacamos a la gente? Sí, el distrito escolar puede afectar a los que estamos aquí ahora. Encontrar soluciones a la raíz real de los problemas y ayudar a sus maestros a prosperar. Pero también miro a los programas de preparación para los maestros en las universidades que nos mandan a este distrito. Primero, las escuelas como Penn pueden pagar pagos en lugar de impuestos (Payments in Lieu of Taxes, PILOTs -por su sigla en inglés-) para apoyar la financiación de las escuelas, pero tirar dinero al problema no va a ayudar por sí solo. Los maestros entrantes deben comprender en qué se están metiendo, los desafíos de este trabajo y las alegrías de él, para que puedan tomar una decisión informada sobre su carrera y no se sientan abrumados cuando lleguen aquí. Este trabajo no está destinado a ser algo temporal. Las escuelas no funcionan de manera eficiente para los estudiantes cuando los maestros entran y salen. Pido que las universidades usen su poder e influencia para ayudarnos a mantener a nuestros maestros, solo una cosa que pueda tener un gran impacto en todo el distrito.

kate conroy kensington maestra
“Mi meta es hacer reír a mis estudiantes al menos una vez al día”. La maestra de la escuela pública de Filadelfia, Kate Conroy, creó pases de pasillo fuera de un meme de Spongebob para sus estudiantes en la Escuela Secundaria Sayer, en West Filadelfia, el 14 de septiembre de 2021. (Foto por Solmaira Valerio)

En el día a día de mi salón de clases, busco el impacto que sé que puedo generar en mi espacio. Mi objetivo es hacer reír a mis estudiantes al menos una vez al día. No es atención médica universal, pero la risa es una pequeña dosis de medicina que puedo intentar darnos a todos. Pero espero que las personas en posiciones de poder algún día reconozcan el hecho de que cuando usted vea la información de los estudiantes y los maestros, está viendo algo mucho más grande y más profundo que el vocabulario de los estudiantes o sus habilidades matemáticas, y todos tenemos parte en lo que los números realmente están mostrando.


Traductora: Mónica Perez / Editora: Mónica Perez, Solmaira Valerio, Zari Tarazona / Diseñador: Henry Savage

Kensington Voice es una de las más de 20 organizaciones de noticias que producen Broke in Philly, un proyecto colaborativo de reportaje sobre mobilidad económica. Lea más en brokeinphilly.org o sígalo en Twitter en @BrokeInPhilly.

¿Qué le parece esta historia? Envíanos una nota a editors@kensingtonvoice.com para que su publicación sea considerado en nuestra sección de Voces. También puede visitarnos en persona en uno de los eventos de nuestro vecindario.

Total
0
Shares
Related Posts