Le hicimos a docenas de partes interesadas de Safehouse las mismas preguntas

Varios interesados de Safehouse posan para retratos con Kensington Voice. (Fotos por Erin Blewett; Gráfico por Jillian Bauer-Reese)

Entrevistamos a más de 30 partes interesadas de Safehouse sobre sus experiencias personales con la adicción, cómo se sienten sobre el sitio de prevención de sobredosis propuesto y su resultado ideal para la crisis de sobredosis en Filadelfia. Nuestro objetivo era atraer a personas de todos los orígenes a la misma mesa para fomentar la conversación sin juicio. Los participantes fueron seleccionados en función de su conexión con la iniciativa Safehouse y su relación con Kensington.

Esta lista tiene como objetivo llamar la atención sobre los matices que rodean las opiniones sobre Safehouse y humanizar a los involucrados. De ninguna manera pretende ser una lista completa, pero esperamos que fomente una conversación continua en persona y en línea utilizando el hashtag #DiscussSafehouse.

A continuación se encuentran todos los que hemos hablado hasta ahora, desde el alcalde de Filadelfia, el fiscal de distrito y los concejales, hasta los residentes del área de Kensington, activistas, profesionales médicos y trabajadores sociales, hasta las personas que usan drogas en el vecindario. En orden alfabético, esto es lo que dijeron.

*Nota del editor: Las entrevistas fueron editadas por razones de brevedad y claridad. El lenguaje, como la palabra “adicto”, fue tratado como si estuviera entre comillas. Dos apellidos y caras fueron retenidos por razones de privacidad.

Alexander posa para una foto con sus perros el 4 de octubre de 2019. (Foto por Erin Blewett)

Nombre: Alexander
Residencia: Kensington
Título: Miembro de la comunidad
Entrevistado: en persona por Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Tenía un hermano que era alcohólico. Pero depende de la persona mejorar, hacer ese ajuste. Solo puedes ayudarlos tanto.. Porque si sigue dedicando todo su tiempo a esa persona, lo agotan. Necesitará algo para seguir adelante.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Si Safehouse va a ayudar a la gente, yo digo: “Vaya y ayudelos”. Es posible que algunas personas no lo usen, pero muchos lo harán. Esto se trata de ayudar a las personas.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

En este momento, las personas con adicciones no me molestan y yo no les molesto. Sé que están ahí. Es mejor estar informado que no saber.

Alicia Brenzenger posa para una foto el 17 de septiembre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Alicia Brenzenger
Residencia: North Philadelphia
Título: Miembro de la Comunidad
Entrevistada: En persona por Henry Savage

Si se siente cómoda hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Soy una adicta, pero no estoy consumiendo drogas, activamente en este momento. Estuve sin hogar en las calles durante tres meses y medio, y me llevaron a un refugio seguro. A mi esposo y a mi nos pusieron en un lugar juntos, en un lugar de pareja. Actualmente, estoy con Vivitrol, así que me ha estado ayudando.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Estoy 50/50. Creo que es bueno porque hay muchas sobredosis y muchas personas mueren, entonces eso ayudaría a las personas. He salvado las vidas de 10 personas en un día, y eso fue difícil. Gracias a Dios, mi esposo y yo tuvimos Narcan porque algunas personas realmente habrían muerto. Pero, de nuevo, podría hacer que algunas personas usen más porque ellos pueden ir a un lugar seguro para drogarse donde los policías no los molesten. Entonces es bueno y malo.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Para ayudar a las personas ya sea llevándolas a rehabilitación y sacándolas de aquí porque mucha gente viene y se queda atascada. Conocí gente de North Carolina que escuchó que Kensington tenía la mejor heroína, así que condujeron hasta aquí y luego nunca se fueron.

Iris Castillo posa para una foto el 24 de septiembre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Iris Castillo
Residencia: Kensington
Título: Miembro de la Comunidad
Entrevistado: En persona por Henry Savage

Si se siente cómoda hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

He estado lidiando con la adicción durante ocho años. Acabo de llegar del Hospital Mercy. Estaba enferma, así que no podía quedarme, pero voy mañana.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Creo que es genial porque cuando las personas se drogan aquí y alguien tiene una sobredosis, las personas simplemente caminan al lado de ellos. Alguien en Safehouse, si algo les sucediera, al menos alguien estaría allí para cuidarlos. No como las personas aquí afuera: simplemente caminan al lado de las personas o intentan buscar dentro de sus bolsillos o algo así.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Definitivamente más servicios para los adictos. No solo para los adictos y las personas sin hogar, sino para otros porque las personas tienden a juzgarlos. Si está en una sala de emergencias, lo tratan como un adicto. Solo necesitamos más personas con más conocimiento.

Theresa Farrell posa para una foto. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Theresa Farrell
Residencia: Kensington
Título: Organizadora Comunitaria
Entrevistada: En persona por Henry Savage

Si se siente cómoda hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

He sufrido con adicción en el pasado, pero sabía cómo salir. Iba a las reuniones de 12 pasos, porque sabía que necesitaba ayuda. Empecé a ir a AA y a la iglesia. La parte religiosa era poderosa porque era eterna.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Safehouse será un desperdicio de dinero. No creo que la ciudad debería haberlo considerado aquí. Camino por las calles todos los días y veo gente comprando drogas. Donde quiera que vaya, la gente está disparando drogas en sus brazos. Lo están haciendo en el ferrocarril y en los callejones, y en todas partes.

Después de que se aprobó Prevention Point, Prevention Point  y los refugios circundantes se convirtieron en propiedades molestas. La gente sale para hacer drogas, hacer un lío y fumar K2. La gente ni siquiera puede controlar lo que está pasando en Kensington ahora sin Safehouse. Los residentes están cansados de lo que está sucediendo.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Los dueños de tiendas también tienen grandes problemas con estas molestias. Los escaparates están sucios, orinados, cubiertos de basura y llenos de heces, saliva, olores y ropa. Otros residentes y yo no vamos a dejar que esto se apodere de nuestro vecindario. Queremos que nuestro vecindario esté limpio. Queremos que se limpien nuestras calles y que se quite la ropa y la basura.

Brooke Feldman posa para una foto el 8 de octubre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Brooke Feldman
Residencia: Glenside, PA
Título: Organizadora comunitaria quien trabaja en un programa de tratamiento de adicción en el código postal 19134 
Entrevistada: Por telefono con Henry Savage

Si se siente cómoda hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Soy una persona en recuperación, así que definitivamente tengo mi propia experiencia vivida con la adicción y, afortunadamente, la recuperación. También tuve una madre que sufrió con la adicción y vivió en Kensington, que murió de una sobredosis cuando tenía 12 doce años de edad.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Cuando escuché por primera vez la idea de un sitio de prevención de sobredosis, me sorprendió. Incluso como alguien que estaba al tanto de las estrategias y filosofías de reducción de daños, la idea de un lugar sancionado donde las personas pudieran usar drogas parecía chocar con todo lo que me habían enseñado. Fue a través de mi propia investigación, leyendo la literatura existente sobre sitios de prevención de sobredosis, hablando con otras personas y aprendiendo más sobre eso, que entendí completamente el valor de tener un sitio de prevención de sobredosis como una de una serie de estrategias para abordar la crisis de la adicción.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Para mí, el resultado ideal es que las muertes por sobredosis prevenibles no estén ocurriendo, eso es lo primero. Sobre el papel de Safehouse, espero que una vez que esté en funcionamiento, la comunidad vea los beneficios no solo para las personas que usan el sitio para inyectarse drogas y acceder a recursos y servicios, sino también para la comunidad, a través de la disminución de jeringas desechadas en el suelo y la disminución del consumo público.

En general, necesitamos mejorar nuestra infraestructura para apoyar a las personas que luchan con trastornos por uso de sustancias de todo tipo de drogas. Actualmente, tenemos un sistema en el que si alguien busca tratamiento o el tipo de tratamiento que desea, no es fácil de obtener. Mi esperanza es que vemos un sistema mejorado donde las personas que buscan tratamiento y quieren participar en un proceso de recuperación puede acceder a lo que necesitan, cuando lo necesitan, por el tiempo que lo necesiten.

Yasmine Forsaca posa para una foto el 24 de septiembre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Yasmine Forsaca
Residencia: Kensington
Título: Miembro de la Comunidad
Entrevistada: En persona por Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Soy una adicta yo misma. Acabo de salir de vivir en la calle– esa es la peor experiencia. Siempre voy a ser una adicta. A veces tenemos que encontrar un lugar para hacerlo y a veces tenemos que escondernos de nuestros amigos y familiares. Queremos ser tan discretos como podamos y no podemos porque no tenemos ningún lugar para hacerlo. La gente nos está maldiciendo y echando y no tenemos ningún lugar para hacerlo. Así que no tenemos otra opción que hacerlo delante de todos.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Lo apoyo al 100%. Los niños no podrán verlo, los ancianos no podrán verlo. Incluso los miembros de tu familia no lo verán.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Habría más apoyo. Habría más ayuda que solo ponernos en un lugar para hacer nuestras necesidades, pero más ayuda financiera. Tal vez obtener más recursos en estos lugares ayudará.

Ronda Goldfein posa para una foto el 4 de octubre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Ronda Goldfein
Residencia: Filadelfia
Título: Vicepresidente de Safehouse; Directora Ejecutiva del Proyecto de Ley de SIDA
Entrevistada: En persona por Henry Savage

Si se siente cómoda hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

No necesariamente tengo una conexión personal con la adicción fuera de estar con el Proyecto de Ley del SIDA por 26 años. A través de mi trabajo allí, he visto a clientes luchar con todo tipo de condiciones de salud. Cuando las personas están luchando, les resulta mucho más difícil vivir sus vidas. En el Proyecto de Ley del SIDA y en Safehouse, estamos comprometidos con la idea de que luchar contra una afección de salud no debería evitar que tengas una vida plena y rica.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Creo que el consumo supervisado salvará vidas – no hay duda. Llegué a esa conclusión mirando la investigación sobre otros sitios en todo el mundo. He visitado sitios en Toronto, Vancouver, París y Zurich.

Es simple: si podemos ofrecer proximidad a la atención médica cuando una persona comienza a mostrar signos de sobredosis, y podemos evitar que mueran, eso es una victoria. También esperamos que habrá una relación de confianza en curso, que alguien pueda entrar, para ver que estamos sin prejuicios, y busque ayuda si eso es lo que necesitan. El objetivo es llevar a las personas a un camino hacia la estabilidad.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Vemos Safehouse como una pequeña parte de una respuesta más grande a la crisis de sobredosis. Queremos hacer nuestra parte en Filadelfia, para establecer que es legal y seguro, y enviar ese mensaje a todos los Estados Unidos. Filadelfia puede liderar la nación en esta iniciativa, pero la crisis de sobredosis ciertamente no es un problema aislado.

Nombre: Perry Halkitis
Residencia: Newark, NJ
Título: Comité asesor de Safehouse; Decano de la Escuela de Salud Pública de Rutgers University
Entrevistado: Por correo electronico con Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

He trabajado con la población LGBT durante los últimos 25 años, lo que me ha puesto muy cerca del área de la adicción, específicamente cómo los hombres homosexuales a menudo enfrentan adicciones, ya sea al alcohol u otras drogas. Al comienzo de mi carrera, pasé mucho tiempo enfocándome en el papel que desempeña la metanfetamina en la vida de los hombres homosexuales. Todavía estudio eso ahora. Eso es algo que me ha tocado como vi vidas de amigos y colegas desgarradas por el consumo de sustancias. A las personas con carreras increíbles, vidas sociales, vidas económicas y vidas personales, se les hace trizas y se desgarran al volverse adictos. Mi conexión con la adicción es muy personal y desgarradora. Es muy poderoso para mí y uno que creo que realmente ha socavado el bienestar de la población homosexual.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Safehouse juega un papel increíblemente importante en el mundo de las adicciones en el área de Filadelfia, en Pensilvania, en nuestro país y en nuestro mundo. La capacidad de los usuarios de drogas de usar sustancias de manera efectiva y segura refuerza que la adicción es un fenómeno biopsicosocial complicado y que solo decir “no” a las drogas es un enfoque demasiado simplista y poco realista para ayudar a las personas a dejar de consumir sustancias. Las técnicas de reducción de daños y la creación de espacios seguros para las personas es increíblemente importante. Safehouse es importante y debe ser un modelo para otras entidades.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Mi objetivo es que nadie muera de sobredosis, y eso sucede a través de conversaciones abiertas y honestas sobre la adicción y no estigmatizando la adicción: hacer que las personas se sientan cómodas hablando sobre el uso de sustancias con sus familias, amigos y líderes religiosos, y sus líderes políticos no empujandolos a un lado.

La gente no se despiertan una mañana y deciden que van a convertirse en adictos a una sustancia, ya sea opiáceos, metanfetaminas, alcohol o tabaco. Llegan a eso debido a las circunstancias de la vida.

Lo que debemos hacer, como investigadores, consejeros y como seres humanos, es crear espacios seguros para que las personas confrontan estas adicciones y no las descartan. La mayoría de las veces, otros los dejan a un lado, lo que a menudo conduce a su desaparición por sobredosis.

Sterling Johnson posa para una foto el 10 de octubre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Sterling Johnson
Residencia: Sur de Filadelfia
Título: Miembro del comité asesor de Safehouse; organizador de ACT-UP Filadelfia
Entrevistado: Por teléfono por Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

He estado en recuperación durante nueve años, comenzando alrededor de 2010. Luché durante muchos años y he estado entrando y saliendo. Principalmente, he tenido problemas con el alcohol y las pastillas recetadas.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Apoyo a Safehouse porque soy una persona en recuperación. He visto a muchas personas morir por sobredosis o suicidio. Entiendo que la forma en que las personas se recuperan es creando las condiciones para la recuperación.

También he visto otras intervenciones que no funcionan. Por ejemplo, las recetas de opioides están disminuyendo, pero las sobredosis de heroína y fentanilo están aumentando. Algunas de las cosas que estamos intentando empeoran la situación. Tenemos que hacer algo diferente.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Mi resultado ideal es encontrar una manera de tener una respuesta adecuada a las crisis de drogas, lo que significa que cuando las personas están en peligro de una sobredosis, se encuentran con compasión, un sistema que las comprende y tiempo para mejorar. La situación ideal es realmente un enfoque con todos los sistemas, desde la justicia penal, la vivienda y la atención médica.

Larry Kaiser posa para una foto el 20 de septiembre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Larry Kaiser
Residencia: Main Line, PA
Título: Miembro del comité asesor de Safehouse
Entrevistado: en persona por Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Es inusual que ninguno de nosotros no conozca a alguien que haya sufrido una pérdida. Más recientemente, mis hijastras gemelas fueron al funeral de una amiga de la escuela que lamentablemente sufrió una sobredosis. Puedo pensar en varios otros amigos, al menos cuatro o cinco más, que han perdido hijos por sobredosis. Estas no son personas que viven aquí en la ciudad; Estas son personas en Main Line que son profesionales de alto funcionamiento que han perdido hijos por sobredosis. Creo que es inusual que ninguno de nosotros no tengamos algún conocimiento.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

El hecho del asunto es que las personas usan narcóticos, y no hay juicio moral involucrado. Si eso es lo que la gente elige usar, hay muchas razones para eso, y que así sea. Soy médico y no juzgamos, ayudamos a las personas. No hay juzgamiento involucrado aquí.

Sí podemos configurar lo que hemos propuesto, que es un sitio de inyección seguro donde las personas que eligen usar pueden venir y usar, no estamos proporcionando medicamentos a nadie. Estamos ofreciendo tratamiento con asistencia médica si así lo desean. También ofreceremos otros cuidados de salud para que las personas con heridas puedan ser atendidas. Tendremos enfermeras practicantes y potencialmente algunos médicos allí también.

Lo importante aquí es que queremos evitar que las personas mueran por una sobredosis. Desafortunadamente, hay mucho fentanilo aquí en Filadelfia, y la potencia del fentanilo es mucho mayor que la heroína. La gente no necesariamente sabe lo que está recibiendo. Desde un punto de vista médico, podemos ofrecer a las personas un lugar donde, sí han optado por usar estos narcóticos, y sobredosis, pueden salvarse.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Creo que el resultado ideal es que tendremos un lugar donde las personas sepan que pueden venir y no ser juzgadas, donde pueden recibir tratamiento médico asistido si están interesadas. Saben que pueden llegar a un lugar donde, si sufren una sobredosis accidental, la gente puede salvarlos. También podemos ocuparnos de algunas de sus necesidades de salud. Es una instalación médica.

Jim Kenney posa para una foto el 20 de septiembre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Jim Kenney
Residencia: Filadelfia
Título: Alcalde de Filadelfia
Entrevistado: En persona por Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Algunos de los miembros de mi familia han tenido problemas, pero ninguno ha sufrido una sobredosis y falleció.

Crecí en el sur de Filadelfia en los años 70 y había una casa de heroína en mi calle. No había muchos consumidores de heroína en el vecindario en ese momento. Esto era como el este del sur de Filadelfia, principalmente un área con mucho alcohol, no era un área de drogas. Pero algunos hombres vivían en una casa de heroína en una casa adosada en el medio de la cuadra. Hubo todo tipo de peleas y mucho ruido y caos. La gente vendría a comprar drogas, se estacionaba en la calle, y algunos de los padres pinchaban sus neumáticos. Solo ese tipo de cosas de ida y vuelta. Y de hecho, uno de los tipos que vivía en la casa golpeó al otro hasta que murió, con un bate de béisbol. Se llamaba Chicken Arm Louie; tenía un brazo marchito. Cuando sacaron su cuerpo, todos los vecinos aclamaron.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Lo más importante que podemos hacer es salvar vidas. En este momento, la gente está muriendo y no podemos ayudarla. La gente se están inyectando solos o en lugares desolados y apartados. Si pasa una sobredosis, los perderemos. La capacidad de llevarlos al tratamiento y volver a ponerlos de pie está ausente. Entonces, lo más importante que podemos hacer es salvar la vida de las personas y luego tratar de exponerlas a servicios, oportunidades para una cama, tratamiento y ayuda.

La otra cosa por la que la gente se queja es por las agujas en la calle y la inyección frente a los niños. Un sitio seguro para la prevención de sobredosis reduciría la cantidad de jeringas en la calle y la cantidad de niños que ven la gente inyectarse en público, y estas personas están a salvo. Reconozco que nadie quiere un sitio como este en su vecindario y esa es una reacción normal, pero tiene que ir a donde está la gente. Porque si lo pones en un lugar donde no están, no podrán llegar allí. Creo que vale la pena la oportunidad, vale la pena intentarlo.

Pero aún tenemos que ocuparnos de las preocupaciones del público, y debemos abordar los problemas de seguridad. También debemos abordar los problemas legales. ¿Qué le decimos a nuestra policía? Las personas ingresan a las instalaciones con sustancias ilegales. ¿Les decimos que volteen la cabeza y que no presten atención? No quiero ver que arrestan a nadie, pero eso es posible. Así que tenemos que trabajar a través de esto de manera constante y con una mente clara y una mente abierta, y con suerte, podemos salvar algunas vidas.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Las compañías farmacéuticas deben pagar por lo que han hecho a nuestro país, no solo a Filadelfia. Cada ciudad, cada comunidad está lidiando con esto de una forma u otra. Estas personas en Purdue son cerdos codiciosos, y estaban dispuestos a poner en riesgo la salud de las personas y la vida en riesgo de dinero en sus bolsillos. Les puedo asegurar que les va a resultar muy difícil llegar al cielo. Va a ser un momento realmente difícil.

Larry Krasner posa para una foto el 8 de octubre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Larry Krasner
Residencia: Filadelfia
Título: Fiscal de distrito de Filadelfia
Entrevistado: Por correo electronico con Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Soy muy cercano a personas que han sufrido por, o en ciertos casos superaron, la adicción. Sus experiencias me convencen que los que sufren con adicción no son mejores ni peores que nosotros que hemos sidos afortunados de evitar la enfermedad.  

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Mi opinión sobre los sitios de reducción de daños como Safehouse se capta mejor con las palabras de una madre que perdió a su hijo por una sobredosis: “debe mantenerse vivo para recuperarse”. Habiendo visto el éxito de Prevention Point en salvar vidas al reducir la propagación de muertes fatales enfermedades durante décadas y habiendo escuchado la resistencia a su intercambio de agujas limpias y otra reducción de daños durante los primeros años, sé que la reducción de daños funciona. Después de haber estudiado y visitado centros de reducción de daños en Vancouver, Berlín y Lisboa, sé que el tipo de reducción de daños propuesto para Safehouse también funcionara. No es una solución completa ⁠- hay muchos otros tipos de respuestas que tenemos que abordar, pero es un comienzo.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Como fiscal de distrito, no veo ninguna razón para enjuiciar a un sitio administrado responsablemente como Safehouse. Enjuiciar a estudiantes y activistas de medicina idealistas por tratar de salvar vidas me parece incorrecto. También parece inconsistente con la ley de Pensilvania, que proporciona una defensa específica para las acciones que, aunque posiblemente ilegal, impiden un daño mucho mayor.

Como fiscal de distrito, tengo la intención de continuar buscando las manos sangrientas de Big Pharma por su papel en instigar y suplir esta trágica crisis con fines de lucro. Continuaremos colaborando con los esfuerzos de la ciudad para hacer lo mismo. Apoyo totalmente el uso del dinero ahorrado al reducir el encarcelamiento para proporcionar servicios de salud pública que reduzcan la adicción: vivienda, tratamiento, asesoramiento psicológico y educación, entre otros.

Y, como Fiscal de Distrito, continuaré con los esfuerzos tradicionales de aplicación de la ley en conjunto con las agencias de aplicación de la ley estatales y federales y las autoridades fiscales para detener y enjuiciar a los traficantes de drogas profesionales cuyos delitos no son de bajo nivel y producto de la adicción. El éxito que tuvimos en Kip Street es solo un ejemplo de un enjuiciamiento serio y desarraigo de una organización profesional de tráfico de drogas de décadas de duración basada en el uso de grifos y tácticas de investigación exhaustivas. Manténganse al tanto. 

Rosalind posa para una foto el 8 de octubre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Rosalind Lopez
Residencia: Kensington
Título: Organizadora comunitaria y activista
Entrevistada: Por correo electrónico con Henry Savage

Si se siente cómoda hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Tenía dos hermanos que estaban sufriendo con adicción. Ninguno de los dos inyectó drogas. Utilizaron otros métodos para drogarse. Ambos murieron en el año pasado, pero no por una sobredosis.  

Mi hermano Steven sufrió un ataque al corazón hace unos cuatro años. Un año después, fue diagnosticado con insuficiencia hepática. Él no era un candidato para un trasplante debido a su adicción. Los médicos dijeron que necesitaba estar limpio, pero le resultaba difícil mantenerse limpio.

La última vez que Steven usó drogas, su hígado se desangró por completo y sangró durante días hasta que murió. Pero no había nada que los médicos pudieran hacer por él porque estaba demasiado débil y no era elegible para un trasplante. Falleció en su cumpleaños. Nunca admitió que era un adicto. Nunca admitió que usaba drogas. Es difícil ayudar a alguien que no reconoce su problema.

Mi otro hermano, Mike, también era un adicto, pero su muerte no estaba relacionada con su adicción. Murió debido a la depresión. Había perdido a su única hija en Marzo pasado y se deprimió mucho.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Mis hermanos son las razones por las que me opongo a Safehouse. Creo que las personas necesitan llegar a su “fondo” antes de que puedan recuperarse de la adicción. Mucha gente argumenta que dormir en la calle es el “fondo” de alguien.

Pero si alguien está recibiendo ayuda para sus necesidades, por qué van a querer salir de las calles? Creo que vivir en la calle no debería ser una opción para las personas. Deben estar en un hospital o con la familia. Pero incluso eso no es una tarea fácil para algunas familias, que pueden estar cansadas de las mentiras y los robos. Eso fue lo que hicieron mis hermanos, y todos en mi familia estaban cansados de las mentiras de mis hermanos y las promesas incumplidas.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Un resultado ideal sería abrir en lugar de más refugios que claramente no funcionan para las personas, ya que permanecen fuera de estos refugios. Odio decir esto, pero las personas con estas adicciones deberían ser declaradas incapacitadas mentalmente en la medida en que no puedan tomar sus propias decisiones médicas, deberían ser institucionalizadas en un hospital o obligadas a ir a algún tipo de hogar de recuperación.

Arrestar a estas personas no es la respuesta, tampoco. Pero ellos necesitan centros de rehabilitación donde no pueden cerrar sesión hasta que hayan completado el tratamiento profundo.

Luis posa para una foto el 14 de septiembre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Luis
Residencia: Kensington
Título: Residente 
Entrevistado: En persona por Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Solía ​​usar mucha heroína, pero ahora prefiero fumar K2 que fumar o drogarme. Una droga es una droga a pesar de todo, pero me siento más cómodo usando K2 sobre drogas. La gente se muere por la droga, aunque Narcan se encarga de mucho de eso.

¿Cuál es su opinión sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Es algo que la ciudad realmente debe analizar. Tenemos una epidemia de opioides en este momento, que mucha gente está usando. Creo que es una buena idea porque estamos tratando de mantener a las personas que usan en Safehouse en lugar de en las calles donde los niños pueden vernos.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Esta epidemia de heroína continuará. Si las personas fueran puestas en Safehouse, podrían entrar allí y usarlas sin que los niños las vieran y Safehouse puede deshacerse de las agujas. Pero las personas no lo miran de esa manera.

Charles Manor posa para una foto el 4 de octubre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Charles Manor
Residencia: Darby, PA
Título: Activista comunitario
Entrevistado: en persona por Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

No es personal. Normalmente visito el área de Kensington en busca de amigos que conozco consigan heroína y cosas así. Me aseguro de que si necesitan un lugar donde vivir una noche para bañarse y cambiarse de ropa.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Creo que es bueno hasta cierto punto, pero también está ayudando a su adicción. Podría ayudar a quienes no tienen hogar o a quienes sufren una sobredosis en la calle. Pero también les digo a mis amigos todo el tiempo: “No te pago por consumir drogas”. Por lo tanto, es algo bueno en algunos aspectos, y en otros aspectos, puede ser algo malo.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Un resultado ideal sería que las personas tengan un refugio seguro, en lugar de dormir en la calle. Debería haber hogares para las personas donde tendrían un lugar para descansar. Pero si es algo que va a pasar con la comunidad, entonces la comunidad debería decir: “Si no estás aquí a estas alturas, entonces no podemos ayudar”. Algunas personas prefieren quedarse en las calles y disfrutar ser drogado.

Bonnie Milas posa para una foto el 4 de octubre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Bonnie Milas
Residencia: Yardley, PA
Título: Portavoz médica con un interés personal y profesional en ver que Safehouse se haga realidad
Entrevistada: En persona por Henry Savage

Si se siente cómoda hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

He escrito dos artículos de opinión que intentan convencer a los miembros de la familia de personas que padecen trastornos por consumo de sustancias, que compran drogas en la calle o que toman medicamentos para el dolor de manera crónica, que deben tener en cuenta el riesgo de una sobredosis y tener Narcan disponible de inmediato.

Mi primer artículo habló sobre la importancia de tener un plan bien pensado y ensayado en el hogar y estar preparado para reclutar habilidades básicas de soporte vital, como la respiración de rescate. Si la persona no tiene pulso, Narcan nunca se absorberá, por lo que deberá recibir compresiones torácicas.

Mi segunda pieza abogó por Safehouse. Mi hijo menor murió de una sobredosis accidental de fentanilo en Filadelfia. Safehouse no era una opción en ese momento. Habiendo perdido en realidad dos hijos adultos en medio de la crisis de los opioides, y uno aquí en Filadelfia, sé desde un punto de vista personal cómo es encontrarse con alguien que ha sufrido una sobredosis. Creo que deberíamos apoyar esta iniciativa.

Existen limitaciones para las modalidades de tratamiento actuales. Como anestesiólogo cardíaco, administro diariamente grandes dosis de fentanilo por vía intravenosa, y sé muy bien que es muy probable que las personas estén inconscientes después y que dejen de respirar en 30 a 90 segundos. No creo que la mayoría del público entienda lo rápido que sucede. Nuevamente, necesitan estar preparados. Así que tengo experiencia profesional y personal, dentro de mi familia, con eso.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Filadelfia tiene la oportunidad de liderar el camino a nivel nacional, ya que no hay refugios actuales en los Estados Unidos. A nivel internacional, [hay más de 100 sitios legales]. El hecho de que hayamos perdido tantas vidas en Filadelfia significa que ahora es el momento de probar algo nuevo.

En otros lugares, safehouses son un éxito comprobado. No hay muertes registradas en una instalación de inyección segura, en todo el mundo. Basado solo en eso, es hora de seguir adelante. Filadelfia, y el vecindario de Kensington en particular, tienen la oportunidad de establecer el ritmo al que esto puede suceder a nivel nacional. Otros estados nos mirarán para ver cómo van las cosas.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

No quiero que nadie más muera. Entonces, número uno, me gustaría tener fentanilo y carfentanil al 100% en las calles de todo Estados Unidos. Idealmente, tampoco existirían mercados de drogas al aire libre. Me gustaría ver safehouses en áreas de alto uso. Tercero, como más del 50% de las sobredosis ocurren en el hogar, me gustaría que los miembros de la familia estén bien preparados con planes de acción bien pensados ​​y ensayados.

Nuevamente, como médico en primer lugar, mi objetivo es detener la pérdida de vidas. Eliminemos el fentanilo, eliminemos los mercados de drogas al aire libre y proporcionamos un lugar seguro para que las personas consuman drogas y sean rescatadas, esperemos que sigan el tratamiento, se hagan pruebas y reciban apoyo.

Brandon Moore posa para una foto el 4 de octubre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Brandon Moore
Residencia: Norris Square
Título: Miembro de la comunidad; padre de cuatro hijos
Entrevistado: en persona por Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Tengo familiares que están usando crack. Algunos de ellos se inyectan y otros la esnifan. Sin embargo, para mí es algo normal. Lo veo aquí todos los días. A veces, cuando vengo tarde por la noche en el parque, los veo acostados.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Sería mejor porque entonces no habrá tantas sobredosis. Se drogan, pero al menos lo hacen en algún lugar donde la gente pueda verlos. Si camina por Allegheny en este momento, simplemente están dispuestos. Al final del día, también tenemos niños que están aquí. Prefiero tener gente allí que esparcirse por todo el parque.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Es difícil. La ciudad y la comunidad intentan mucho. Hicieron limpiezas, donde barrieron a todos y sacaron a todos. Dos o tres semanas después, fueron de la estación Somerset a la estación Allegheny. Realmente no hay nada que podamos hacer. Desearía poder ayudar, pero no puedo.

Nicole O’Donnell posa para una foto el 18 de septiembre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Nicole O’Donnell
Residencia: Condado de Delaware, PA
Título: Especialista certificado en el Hospital de Penn
Entrevistado: En persona por Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Estoy en recuperación, perdí una hermana por sobredosis y trabajo en el ese campo de trabajo. Tengo experiencia con la adicción a los opioides. Yo personalmente tuve una sobredosis dos veces, con Narcan y todo. Ahora trabajo en Penn. Yo me encuentro con personas en la sala de emergencias que acaban de sufrir una sobredosis.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Me comunico con Angels in Motion y estoy en el consejo de AIM. Estando ahí afuera, viendo a las personas con una adicción activa severa y no poder salir de ella, me hace sentir que necesitamos un lugar para que las personas lo usen de manera segura y luego se involucren en lo que venga después. Muchas personas tienen un trauma que están medicando ⁠— como un tipo de ‘la fiesta terminó’. No podemos relacionarnos con ellos si no están respirando.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Mi resultado ideal es involucrar a más personas ⁠, no tanto en el tratamiento, sino que comprendan que se preocupan por ellos.

Jon Orens posa para una foto el 26 de septiembre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Jon Orens
Residencia: Logan Square
Título: Desarrollador inmobiliario, fundador de la Fundación Daniel J. Orens
Entrevistado: en persona por Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Mi hijo luchó una batalla de 11 años con la adicción, y lo perdí en Noviembre de 2016, así que estoy completamente arraigado en este mundo. Nunca luché con la adicción a las drogas en mi vida, pero me ayudó a superar a mi hijo. Desearía que me hubiera pasado a mí en lugar de a mi hijo.

Al final de “El exorcista”, la niña poseída mata al exorcista real, y el sacerdote más joven sale del baño y la agarra. Él comienza a sacudirla, gritando al diablo: “¡Tómame a mí, no a ella!” Así se siente como padre cuando su hijo es víctima de adicción a las drogas y una sobredosis.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Miro a ambos lados de cada argumento. Generalmente no tomó una posición hasta que entiendo completamente lo que estoy considerando. Escucho todo, soy muy empático y veo y entiendo cómo se siente la gente. Me sorprende que tengamos esta discusión sobre Safehouse. Todos estamos en el mismo equipo. Todos están tratando de ayudar a encontrar una manera de resolver esta epidemia. Entonces, las personas que discuten entre sí están en el mismo equipo.

Los ‘malos chicos y chicas ‘ están del otro lado: esos son los carteles de la droga, los traficantes de drogas y Big Pharma. Somos los buenos chicos y chicas, sin embargo, estamos luchando entre nosotros en lugar del enemigo.

Puedo escuchar a la gente decir: “Estás habilitando o tolerando esta actividad”. Sin embargo, les digo: “Cuando alguien con adicción tiene drogas, si no quieres que vayan a Safehouse, ¿qué deben hacer?” Sugieren que deberían obtener ayuda en lugar de inyectarse.

Esto me dice que no entienden la adicción. No saben lo que es que su vida sea tomada por un cambio químico en su cerebro. Una persona sensata que tiene la suerte de no tener este problema no comprende cómo piensa o siente una persona con adicción.

Recuerdo haber hablado con un intervencionista sobre mi hijo hace años. Recuerdo haber dicho: “Cuando tenía su edad, no hacía las cosas terribles que hacía o decía”. El intervencionista me dijo: “Jon, sigue mirando a su hijo como usted cuando era joven, y él no usted cuando era joven. Es una persona totalmente diferente.”

No creo que la mayoría de la gente entienda que alguien que es adicto física, mental y psicológicamente no tiene los medios para decir simplemente “No”. Este es un juego completamente diferente.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Mi resultado ideal es, francamente, poco realista. Es para erradicar esta enfermedad insidiosa de la faz de la tierra para siempre. Tiene que disparar a las estrellas.

Pero, sinceramente, esta epidemia es una montaña de problemas, y no hay forma de que esta montaña pueda ser derribada de un solo golpe. Hay muchas cosas diferentes que tienen que suceder. Safehouse es uno de muchos, pero no resuelve la adicción. Lo que sí hace es darles a las personas la oportunidad de mantenerse con vida hasta que, con suerte, algún día encuentren una oportunidad de recuperación a largo plazo. ¡No puedes mejorar si no estás vivo!

Desearía que mi hijo hubiera ido a un lugar como Safehouse, esa noche terrible, todavía podría estar vivo hoy. En cambio, fue a su apartamento y vino, y solía ir solo. Su prometida estaba en otra habitación dormida. Tenían mucho Narcan, pero no había nadie allí para administrarlo en el acto. No había nadie allí para monitorearlos, y nadie estaba allí para medir la dosis. Cuando ella se despertó y lo encontró, ya era demasiado tarde. Desearía que fuera a un lugar seguro en lugar de inyectarse solo.

Dennis Payne posa para una foto el 4 de octubre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Dennis Payne
Residencia: Kensington
Título: Organizador comunitario, activista
Entrevistado: en persona por Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

En primer lugar, soy un adicto en recuperación y ex traficante. Yo era los dos. Vivía como un príncipe real cuando lo hacía. Eso fue parte de lo que me atrajo de esa forma de vida. He estado limpio desde el invierno del ’84, justo antes de que llegara el año nuevo. Ahora, ya he dejado de fumar y sigo con mi vida y mi sobriedad. Mi familia ha estado lidiando con la falta de vivienda, la adicción al alcohol y las drogas desde aproximadamente ‘68 o ‘69, también.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Una de mis antiguas creencias familiares es: “No usamos drogas para patear drogas”. No creo en ayudar a alguien a facilitar una adicción a las drogas. No seré las dos manos que mantienen unidos los enlaces para que puedan continuar su adicción de manera segura. Seré el par de cortadores de pernos que cortan la cadena de la adicción para ayudarlos a volver a su verdadera forma de vida, en la que deberían haber estado en primer lugar.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Las personas necesitan aprender a interpretar con precisión ciertas situaciones relacionadas con la salud mental, discapacidades físicas y adicciones a las drogas. Actualmente, no tenemos una idea precisa de qué es qué.

También necesitamos nuevas leyes que traten con las personas que eligen abusar de cualquier medicamento, ya sea legal o ilegal. Si alguien toma una sobredosis en público, necesitamos una nueva ley que declare automáticamente que ese individuo es incapaz de cuidar su propia vida. Esto se debe a que no solo ponen en peligro su propia vida, sino que también ponen en peligro a nuestras comunidades al amenazar la salud y la seguridad personal de otras personas en lo que respecta a los crímenes.

Jeanmarie Perrone posa para una foto el 7 de octubre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Jeanmarie Perrone
Residencia: Newtown Square, PA
Título: Médico de emergencias de la Universidad de Pensilvania, contribuyó a la Fuerza de Tarea del Alcalde para Combatir la Epidemia de Opioides
Entrevistada: en persona por Henry Savage

Si se siente cómoda hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Mi sobrino sufría de trastorno por consumo de heroína y opioides y actualmente se encuentra en recuperación. Estoy muy agradecida por eso. Al ver cómo evolucionaba, después de que ya estaba involucrada en el trabajo con opioides, pasé por las mismas etapas de enojo que cualquier madre o pariente. Me relaciono con muchos conceptos que ocurren con la recuperación, a saber, querer que esté limpio. Quería que lo enviaran lejos por mucho tiempo y que dejara todos los medicamentos. La idea del tratamiento asistido por medicamentos como padre o tía parecía ridículo.

Habiendo profundizado en este problema al observar la evidencia y comprender estos medicamentos, entiendo mejor por qué deben ser parte de la ecuación. No soy anti-abstinencia, pero no creo que la abstinencia vaya a funcionar para un período de 19 o 20 años. Puede funcionar para una persona muy motivada de 50 años, pero simplemente no va a funcionar para grupos de edad más jóvenes. Las prácticas de abstinencia no deberían permitirse para los jóvenes porque presentan un riesgo tan devastador.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Creo que la evidencia general de Safehouse basada en modelos en otros países claramente es más un recurso que cualquier tipo de detrimento, y eso se puede explicar, creo, a la gente de la comunidad. Disminuirá la basura, disminuirá el uso de sustancias abiertas. Ayudará a las personas a recibir tratamiento o, al menos, ofrecerá una reducción de daños. Estamos un poco mimados aquí en Filadelfia porque ya tenemos a Prevention Point haciendo muchas de esas cosas. Este es un lugar más donde se puede acceder a estos servicios, que también es seguro. No deberíamos tener que revivir las sobredosis en el baño de Amtrak.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Los medicamentos juegan un papel importante en la estabilización de los síntomas de abstinencia de una persona. Muchas personas no pueden acceder a la atención porque están en un período de tres horas. Si no les ofrece medicamentos que puedan estabilizar eso, será realmente imposible, literalmente. La gente no puede levantar el teléfono y hacer una cita por una semana a partir de ahora, navegar por el seguro, navegar por todos los problemas y luego estar trabajando en estas ventanas de tres horas. Entonces la medicación tiene que ser una parte permanente de eso.

Pero en segundo lugar, creo que la respuesta a la crisis de los opioides es la voz de la comunidad de recuperación. Podemos aumentar esa voz aumentando a los compañeros y aumentando el número de personas que pueden atender a un paciente individualmente, ya sea que estén en tratamiento por primera vez o por centésima vez.

También es una experiencia diferente cuando una persona puede admirar a otra persona que se ha recuperado de la adicción. Entonces, aún pueden tropezar o volver a usar, pero saben que no serán avergonzados ni estigmatizados por alguien que haya estado allí.

Lo más importante es vincular Safehouse con el trabajo continuo en el Punto de Prevención, lo que estamos haciendo en los departamentos de emergencia y los medicamentos accesibles.

Roz Pichardo posa para una foto el 14 de septiembre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Roz Pichardo
Residencia: Kensington
Título: Ninguna conexion directa; directora de Operation Save Our City
Entrevistada: En persona por Henry Savage

Si se siente cómoda hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Adicción corre en mi familia. Tengo dos primos que han fallecido por causa de su adicción. Tengo una prima que todavía está entrampada en su adicción, y su mama siempre se preocupa por ella. También tengo otro primo con sobredosificación cada rato por su adicción. 

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Safehouse es necesitado en Kensington y por toda la ciudad – no en solo un lugar. Creo que calmara el estrés de muchas personas que trabajan en la comunidad de reducción de daños. Estamos constantemente arrancando y ejecutando, revirtiendo las sobredosis de izquierda a derecha, y tratamos de obtener datos. Tenemos datos, pero no es suficiente para evitar que las personas se inyectan en público, y solo estamos tratando de evitar que los niños estén constantemente traumatizados por lo que ven en el tren, en las paradas del El o en la acera frente a hogares de personas. Si tuvieran un espacio seguro de usar, la gente no tiene que ver esto en público. También, más vidas se pueden salvar si el lote es malo. Safehouse también proporcionará otros servicios. Es mucho más que un lugar para usar drogas.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Espero que la gente entienda que aunque tenemos usuarios de drogas en esta comunidad, eso no significa que los usuarios de drogas no puedan ser productivos. Puede salvar vidas y también reducir el estigma. Si la gente se inyectan o esnifan, sin embargo, usan la droga, la gente no serán estigmatizados. 

Siento que esto será algo muy positivo en el vecindario. Necesitábamos estos servicios hace 20 años, cuando la epidemia estaba muy extendida en aquel entonces. Pero ahora es más frecuente porque las personas están dispersas y todos lo ven. Ahora no hay otra solución que Safehouse.

Maria Quiñones-Sanchez posa para una foto el 26 de septiembre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Maria Quiñones-Sanchez
Residencia: Norris Square
Título: Concejal del Séptimo Distrito
Entrevistada: En persona por Diana Cristancho

Si se siente cómoda hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Desafortunadamente, tuve que enterrar a varios primos y tíos y otras personas que han caído en la adicción. Recientemente alguien que salió de la cárcel, y en ese mismo fin de semana, sufrió una sobredosis porque su cuerpo no estaba ajustado. Esto, para muchas personas, es muy personal. De hecho, esa es una de las cosas que le digo al comisionado de salud. Dirían números y yo diría: “Conozco gente. ¿A cuántos funerales ha ido este año?”

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Creo que es muy importante que la mayoría de los esfuerzos de reducción de daños que está llevando a cabo la ciudad se hayan puesto a prueba en mi distrito. Cuando fui elegida por primera vez, el Punto de Prevencion estaba operando desde una unidad móvil. Los trasladamos a una oficina y luego a una clínica completa. Todo el esfuerzo y movimiento de reducción de daños ha sido uno de los que he sido parte y he abogado por más fondos. También he abogado por reformas en el acceso al tratamiento. Todas las barreras que hemos derribado, el requisito de identificación, todas las cosas diferentes que eran requisitos para el tratamiento, parte de esa reforma, son las que he trabajado. Desde el primer día, dije que si un sitio de inyección seguro sería parte de una reforma, una parte de nuestros servicios de salud mental, eso sería algo que consideraría. No de forma aislada y no como una panacea.

En este momento, tal como está, el 25% de nuestras camas de tratamiento no están en uso todos los días. Eso es importante. En lo que respecta a Kensington, la comunidad en Kensington ha sido increíblemente solidaria al permitirnos establecer puntos de prevención allí, nuestros centros de alivio. Simplemente siento que está sobresaturado con todo este trabajo cuando le prometimos a la comunidad que los mantendremos a salvo y no lo hemos hecho. Hasta que podamos restaurar la calidad de vida que les prometimos cuando nos apoyaron en el camino, voy a estar con ellos para decir no más.

Porque en este momento, queremos recuperar nuestro vecindario, y teniendo 500 personas en el vecindario que estén en adicción activa no es una noción aceptable. He visitado Toronto. Entiendo que si se trata de una intervención médica, debe hacerse a través de un centro médico. Si la ciudad quiere hacer esto como el programa de intercambio de agujas, debe financiarlo, liderarlo y poseerlo, no separarse y decir que esta organización sin fines de lucro lo hará y que la responsabilidad recae en ellos. Eso, para mí, no es liderazgo. La razón por la cual el intercambio de agujas ha sido efectivo es porque la ciudad lo poseía. El gobernador Rendell, cuando era alcalde, fue el primero en financiarlo. Los modelos que se discuten ahora no son modelos que yo apoyaría.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Continuando bajando las barreras activas y el acceso, desafiando las nociones de que la única forma en que las personas salen de la adicción es a través de un tratamiento médico asistido. Intentan decir que ese es el estándar de oro, pero la idea de que las compañías farmacéuticas que crearon este problema son la única solución no es a la que me suscribo. Quiero ver el cannabis y otras cosas que no dan dinero a las mismas personas que nos metieron en esto. La semana pasada, la administración finalmente presentó una solicitud de propuesta. Tenemos alrededor de mil casas de recuperación. He estado diciendo esto durante mucho tiempo: si ayudamos a financiar algunas de estas casas de recuperación, podemos hacerlas adecuadas agregando una cama, un baño y mejorando la cocina. Finalmente lo estamos haciendo.

La pieza que faltaba en todo esto es un plan para reunir a personas adictas con sus familias. Todo lo que estamos haciendo aísla a la persona en adicción. Nos cuesta $ 28,000 albergar y proporcionar servicios integrales para una persona en adicción. Si tienen una familia, y esto lo digo también por experiencia personal, ¿cómo ayudamos a las familias a relacionarse con sus seres queridos mientras están en el viaje de su vida? Tengo una situación en este momento con un tío que está en adicción, y toda la familia lo apoya, y hablamos de eso. Para eso, realizamos renovaciones físicas de plantas y programas de tratamiento médico, para que todos los apoyen.

Necesitamos apoyar a las familias para que lleguen allí porque la recuperación para cualquiera significa que alguien tiene que amarlas. Tienen que amarse a sí mismos, pero para amarse a sí mismos, necesitan que alguien los ame. Y así, para nosotros pensar que el gobierno y los sistemas aislados proporcionan un camino para la gente no es exacto. Actualmente no estamos financiando nada que considere la reunificación familiar.

Marcus Ramos posa para una foto el 4 de octubre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Marcus Ramos
Residencia: Northern Liberties
Título: Trabajador de la ciudad
Entrevistado: En persona por Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Lo veo todos los días, especialmente en algunos de los parques en los que trabajo. Ya sea hablando con los adictos o simplemente viendo el desastre por el que están pasando, realmente apesta ver eso. También trabajo en parques. Muchos niños caminan por los parques y ven eso también. Quiero ver un cambio

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

En este momento, no sé si realmente estoy de acuerdo con eso porque si lo comparas con otras drogas, no harían casas seguras para las personas que fuman hierba o cualquier otra cosa. Obviamente la heroína es diferente. Una vez que eres adicto, eres adicto. En ese momento se convierte en una enfermedad. Entonces, es muy controvertido. Pero creo que deberíamos probarlo y ver cómo funciona, y si no funciona, deberíamos quitarlo.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Que se lo lleven a otro lado. Quiero decir, obviamente, no importa a dónde vayas, habrá dinero involucrado. Habrá drogas involucradas, nadie dejará de producir drogas y nadie dejará de ganar dinero. Simplemente sáquelo del área donde hay muchos niños aquí, muchas escuelas aquí. 

Ed Rendell posa para una foto el 25 de septiembre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Ed Rendell
Residencia: East Falls
Título: Miembro de la junta y incorporador de Safehouse
Entrevistado: En persona por Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Tuve una conexión personal que me involucró en esto, aunque si José y Ronda hubieran acudido a mí y me hubieran preguntado, me habría involucrado de todos modos. Un amigo de la universidad y amigo de toda la vida llamado Tad Decker, que era abogado de Cozen O’Connor, tuvo un hijo llamado John. Conocí a John desde que era un niño de dos o tres años. Creció, fue a Cornell, era un jugador de lacrosse estrella. Se lesionó jugando lacrosse y comenzó a tomar analgésicos. Opioides. El patrón es familiar; se volvió adicto. Luchó contra la adicción. Ingresó a programas de tratamiento, tuvo algún éxito temporal, pero siempre tuvo una recaída.

Un día, cuando Tad y su esposa estaban de vacaciones en el Caribe, llegaron a casa y encontraron a John muerto en su cama. John Decker era un chico guapo, brillante e increíblemente agradable que tenía grandes amigos y que habría sido un éxito en cualquier esfuerzo que eligiera en la vida. Me pidieron que hablara en su funeral.

Lo hice, y dije que hasta la muerte de John, la epidemia de opioides fue algo que leí en los periódicos. Me decía a mí mismo, “esto es horrible”, pero volvería a mis asuntos personales sin hacer nada para tratar de influir en la propagación. Le dije, “pero cuando John Decker murió, se convirtió en algo personal para mí.” La única forma en que lo detendremos es si se vuelve personal para todos nosotros.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Si leyó el Estatuto de Crack House, de ninguna manera tenía la intención de abarcar a las personas que no estaban traficando con narcóticos. Nunca tocamos narcóticos. Si desea utilizar Safehouse para inyectarse frente a personal médico capacitado que lo salvará en caso de sobredosis, debe traer sus propios narcóticos. No ayudamos a nadie a inyectarse. Entonces, está claro para mí que el estatuto nunca tuvo la intención de que ese tipo de actividad fuera ilegalizada. En particular, nunca tuvo la intención de arrestar al personal médico voluntario, enfermeras y médicos por administrar una casa de crack cuando eso claramente no es lo que están haciendo. Así que número uno, creo que es legal.

Número dos, y lo he dicho públicamente, incluso si fuera ilegal, no creo que deba ser procesado. El Fiscal de los Estados Unidos es algo hipócrita al decir que si es ilegal, lo van a procesar, y si la gente quisiera que eso cambiara, deberían pedirle al Congreso que cambie la ley. Me gustaría ver al Congreso cambiar la ley, pero eso llevaría años. 

En 2017, 1,217 habitantes de Filadelfia sufrieron una sobredosis, principalmente porque se inyectaron solos. Entonces, mientras esperamos tres años para cambiar la ley, si pudiéramos cambiarla y con este Congreso y este presidente, otras 3,600 personas morirán. Eso es inaceptable.

La marihuana sigue siendo una droga federal de primera línea, sin embargo, el Fiscal de EE. UU. Decide no procesar esos casos. Ni siquiera hacen arrestos. ¿Por qué? Porque piensan que el daño no es suficiente para justificar el uso del sistema de justicia criminal. Claramente, lo que Safehouse no hace es inducir daño, induce la reducción del daño.

Entonces, he dicho que incluso si el tribunal dijera que es ilegal, seguiría adelante y lo haría. Cuando autorice el Punto de Prevención, el Comisionado de Salud del Estado me llamó para decirme que el estado iba a enviar soldados para hacer arrestos en el Punto de Prevención. Así que hablé con el comisionado de salud y le dije: “no vaya al Punto de Prevención. Baje al ayuntamiento a la habitación 212, esa es mi oficina. Primero detenme. ” Nunca lo hicieron y nunca hicieron arrestos.

Cuando Rosa Parks no se levanto y no se mudó a la sección completamente negra del autobús, estaba violando la ley. Pero ella lo hizo para lograr un cambio social. Y estaría dispuesto, si fuera necesario, a ir a la cárcel para hacer este punto. No creo que llegue a eso, pero estaría dispuesto a hacerlo.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Siempre hemos tenido claro que la reducción de daños de Safehouse es una respuesta muy leve a la crisis de los opioides. Se ocupa de los síntomas. No curar la crisis. Curar la crisis tomaría medidas decisivas. Castigar a las compañías farmacéuticas tanto civilmente y tal vez incluso criminalmente, por distribuir opioides en exceso de lo que es necesario. Se deben tomar acciones legales contra los médicos que recetan opioides a sabiendas en dosis innecesariamente grandes. Un amigo mío tuvo una operación de hernia que recibió una receta de 30 OxyContin. He tenido cinco operaciones de hernia en mi vida y durante mis últimas tres, tomé Tylenol. Los médicos deberían ser procesados ​​cuando violen la ley a sabiendas.

Además, debemos cambiar los planes de estudio de la escuela de medicina. Las escuelas de medicina enseñan a los médicos sobre la dosis adecuada para recetar, y eso debería ser parte de cada escuela de medicina en el país.

Finalmente, debemos tener programas de educación sobre cómo píldoras analgésicas puede conducir eventualmente a la heroína, la sobredosis y la muerte. Necesitamos una respuesta generalizada. No podemos evitar que algo como esto en su totalidad, pero podemos reducir el uso de opioides de forma espectacular.

Bryant Rivera posa para una foto el 18 de septiembre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Bryant Rivera
Residencia: Condado de Delaware, PA
Título: Especialista certificado en el Hospital de Penn
Entrevistado: En persona por Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Soy una persona en recuperación a largo plazo. Tengo 11 años de sobriedad continua.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Es personal para mi. Perdí a mi padre y a mi hermano menor hace dos años por sobredosis. He tenido una sobredosis en mi adicción activa varias veces y siento que si hubiera más lugares como estos, mi padre o mi hermano los hubieran usado. Todavía podría tener a mi padre, y él todavía podría estar cerca para ver a sus nietos. Es algo en lo que creo de todo corazón.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Mi resultado ideal sería que todos conocieran a las personas donde están. Que dejen de empujar a las personas en diferentes direcciones o dígales que esta vía funciona o que esta vía no funciona. Todos tienen caminos individuales, y tenemos que abrazarlos. Solo podemos salvar a las personas que están respirando.

Carol Rostucher posa para una foto el 27 de septiembre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Carol Rostucher
Residencia: Noreste de Filadelfia
Título: Ningún conexión directa; Presidente de Angels in Motion, que conecta a las personas adictas con los servicios.
Entrevistado: En persona por Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Mi hijo tiene un trastorno por uso de sustancias. Vivió en las calles en intervalos por cinco años, hace unos cuatro años atrás. Encontró recuperación durante bastante tiempo, y luego tuvo un resbalón. Supongo que lo llamaría una recaída ahora. Pero no es solo él. Mis participantes con Angels in Motion, todos ellos, se han convertido en familia.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Creo totalmente en Safehouse porque creo en salvar vidas. Todos tienen derecho a encontrar recuperación y vivir una vida en la que sean felices. No pueden hacerlo si están muertos. Tenía a alguien a quien estaba muy cerca de recaer después de cuatro años. Iban a usar, y no pude detenerlos. Me dijeron que no había forma de detenerlos. Y eso es. Cuando están bloqueados y cargados, no puedes detenerlos. Su mente se ha hecho cargo, y lo van a hacer.

No puede detenerlos, pero lo que puede hacer es darles un lugar seguro para usar. Especialmente las personas en recuperación, que no han hecho fentanilo en mucho tiempo o nunca, y son más propensas a una sobredosis. Si no hay nadie allí, van a morir. Esta enfermedad se apodera de la mente, es muy controladora.

La gente no quiere estar en las calles. No están de fiesta, usan y se divierten. No tienen un baño. No tienen papel higiénico. No quieren decirle a nadie que están teniendo este problema, que están teniendo este colapso mental, que se han apoderado de su mente y que no pueden controlarlo. Porque están avergonzados y avergonzados.

Si tuvieran un lugar que pudieran usar sin juzgarlo, si tomaran una sobredosis, podrían volver a la vida y tener la oportunidad de recuperarse nuevamente.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

El resultado ideal sería aceptar a las personas como son y comprender que tal vez no están listas para recuperarse en este momento. Eso no significa que sean desechables. Siguen siendo personas, que están siendo alguien ha amado uno, y ellos siguen siendo importantes. El estigma asociado con la adicción es horrible.

Las familias van a ser la forma en que el estigma puede cambiar. Las familias que se refieren a su hijo como ‘mi hija adicta’, ‘mi hijo adicto’, defienden el estigma. Nunca me he referido a mi hijo como ‘mi hijo adicto.’ Él es mi hijo. Es un artista del tatuaje. Es talentoso, es divertido, es travieso. Sí, las personas tienen un trastorno por uso de sustancias, pero necesitan definirse a sí mismas como algo más que “adictas”, porque son otra cosa. Si mi hijo, que es estudiante universitario, tuviera diabetes, no me referiría a él como mi hijo diabético. Las familias necesitan detenerse y pensar. Podemos poner fin al estigma si nos unimos y dejamos de estigmatizar a nuestros seres queridos.

Elise Schiller posa para una foto el 19 de septiembre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Elise Schiller
Residencia: Germantown
Título: Organizadora de la comunidad; autor
Entrevistado: En persona con Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Perdí a mi hija por una sobredosis de heroína. Estoy a favor de cualquier cosa que proteja a otras familias de lo que yo he pasado, que salvará la vida de alguien y que les ayudará a recibir tratamiento al día siguiente. 

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Hace ocho años, si me dijeras que abogaría por un lugar donde la gente pudiera inyectarse heroína, habría dicho que estás loco. Ahora me doy cuenta de que la adicción es una enfermedad crónica. Tenemos que ayudar a mantener viva a la gente y dejar de lado los juicios. Necesitamos ver la adicción como un problema médico y mirar los sitios de inyección seguros como una solución médica.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Lo más importante es mantener viva a la gente. Luego, para llevarlos a un tratamiento estable. Eso implica abordar el estigma y ser de mente abierta sobre diferentes intervenciones, que pueden parecer poco convencionales, pero en realidad son de vanguardia.

También creo en despenalizar el consumo de drogas. No es una cuestión de justicia criminal. Es un problema médico y necesita una solución médica. Eventualmente, espero que haya menos personas que usen sustancias destructivas, más apoyo médico y tratamiento para aquellos que lo necesitan, y una tasa de mortalidad mucho menor.

El estigma del consumo de drogas, particularmente la heroína, es fuerte. Evita que los miembros de la familia busquen buena información que pueda ayudarse a sí mismos y a sus seres queridos a tomar buenas decisiones. Cuanto más podamos hablar abiertamente al respecto, más podremos romper el estigma.

Mark Squilla posa para una foto el 25 de septiembre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Mark Squilla
Residencia: Whitman (Filadelfia del Sur)
Título: Concejal del 1er Distrito
Entrevistado: En persona por Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

El ahijado de mi esposa sufrió una sobredosis de heroína y murió. Entró en rehabilitación un par de veces, tomó Vivitrol y probó Suboxone. Desafortunadamente, el fentanilo realmente ha cambiado toda la composición de esta epidemia. Con fentanilo, si está limpio durante un mes o dos y luego vuelve a usar drogas nuevamente, las posibilidades de que muera son mucho mayores. Al crecer en el sur de Filadelfia, también conocía a amigos que consumían drogas, personas que se limpiaron y personas que murieron. Siempre pensé que la ciudad necesitaba una forma de abordar el problema de ayudar a las personas a acceder al tratamiento.

Creo que esta epidemia sigue creciendo. Da miedo. Cuando hablas con la gente, son personas inteligentes. Ninguna de estas personas dijo: “Quiero ser un adicto a las drogas” o “Quiero crecer para ser una prostituta” o “Quiero robar para poder comprar drogas”. Al hablar con la gente en las calles, veo cuán inteligentes son. Algunas de estas personas podrían ser químicos, la forma en que combinan narcóticos para tener la sensación que desean. Son personas muy inteligentes y quedaron atrapados en una enfermedad que debemos tratar de ayudar a resolver.

Por otro lado, también tenemos que proteger a la comunidad donde esto está sucediendo. La frustración de algunos de la comunidad es, ‘¿Por qué permitimos que los traficantes de drogas a permanecer allí, y se alimentan constantemente esta epidemia? Algunas personas han dicho, ‘Sólo puede ayudar a uno u otro’, y yo estoy diciendo, ‘No, eso no es una opción.’ Tenemos que ayudar a que esa comunidad mejore, y tenemos que ayudar a las personas adictas y en las calles a mejorar. Tenemos que hacer las dos cosas.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Inicialmente, apoyé la idea de tener un sitio de inyección seguro porque escuché que nadie había muerto en ese tipo de entorno. Luego hice un viaje a Toronto para visitar sus sitios seguros de inyección y regresé con la opinión totalmente opuesta. Fue muy desalentador.

En primer lugar, no se nos permitía ingresar a los sitios cuando las personas usaban drogas. No sé por qué no pudimos entrar allí en ese momento. No es que nunca lo hayamos visto antes porque podemos verlo en las calles. Sus horas de operación eran de nueve a cinco, y eso me molestó. Tampoco hicieron un seguimiento de cuántas personas entraron o cuántas personas usaron el sitio y tomaron una sobredosis y murieron después de que se fueron. ¿Vinieron un día y lo usaron, y luego al día siguiente no entraron y murieron en otro lugar? No tenían esas estadísticas.

El concejal de Toronto fue un gran defensor de esto, y hablamos con él en sus cámaras. Cuando le pregunté sobre el tipo que comenzó el sitio, que estaba abogando por él, dijo: “Bueno, sufrió una sobredosis y murió. Él falleció.”

Lo que también vimos fue Oxy mexicana en la pastilla prensadas de la mezcla de heroína y fentanilo. La gente ahora está tomando estas pastillas. No necesita un sitio de inyección seguro para tomar píldoras. Más personas son más propensas a tomar una píldora [por vía oral] que a inyectarla. No obtendrá el mismo efecto rápido que atraviesa su vena, por lo que sabemos que las personas que venden estas cosas están encontrando otras formas de comercializar su producto.

La otra preocupación que tengo es que solo el 4% de las personas que visitaron estos lugares alguna vez buscaron tratamiento. Eso fue preocupante para mí porque mi objetivo, y tal vez sea anticuado, es ayudar a las personas. Fue muy desalentador. También hablamos con algunas de las empresas y la gente del vecindario que dijeron que había muchas más agujas alrededor del sitio.

Además, una persona con la que hablamos en la calle dijo: “Nunca iré a disparar en un refugio debido al estigma asociado con él. No quiero que la gente sepa que voy a entrar y disparar. Voy a esconderme en mi propia casa y hacerlo.”

El otro aspecto es que el 75% de las personas que sufrieron una sobredosis, una sobredosis en sus hogares y, por lo general, con otros. Así que mi mente se dirigió a la pregunta: “¿Estamos realmente ayudando a las personas? O necesitamos uno en cada vecindario de la ciudad de Filadelfia, o no deberíamos hacer esto en absoluto.”

Una señora se acercó a mí y me dijo: “Bueno, vivo en Society Hill, y creo que deberíamos tener un sitio de inyección seguro”. Le dije: “¿Dónde?” Ella dijo: “Kensington”. Le dije: “Bueno, ¿en qué lugar de Society Hill lo pondrías? ”. Dijeron:“ Oh, no, no necesitamos uno ”. Bueno, si apoyas uno allí, ¿por qué no lo apoyarías en Society Hill?

Así que todavía no estoy allí. Todavía estoy abierto a conversaciones, incluso con Safehouse con Ronda. Amo a Ronda y José, grandes personas que realmente se preocupan y quieren ayudar a la gente. Queremos ayudar a la gente, pero también queremos ayudar al vecindario. Dé la vuelta al punto de prevención y vea lo que sucede en esa área y sus alrededores. Si eso estaba al lado de tu casa, y tuviste eso allí donde tu hijo va a la escuela, eso no es bueno. Necesitamos hacer un mejor trabajo.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

El resultado ideal para mí es tener una política en toda la ciudad que podríamos tratar con las personas que viven en las calles. Necesitamos decidir si a las personas se les permite hacer tiendas de campaña y vivir en una acera o frente a la casa de alguien. No creo que debas.

Un plan tiene que comenzar con una vivienda de transición y luego pasar a más opciones de vivienda semiestructurada y luego a una vivienda más permanente. Ahora, tenemos personas que viven en refugios y permanecen en refugios durante 10 años. Eso no es un plan. Necesitamos abordar ese problema de manera que podamos tener una atención continua y seguir a estas personas a través de ese proceso.

Necesitamos hacer un mejor trabajo asociándonos con casas intermedias, o las casas intermedias son privadas. Las casas intermedias deben extenderse por todas partes, y deben ser monitoreadas.

Hay muchas personas adictas que se están recuperando ahora que se preocupan tanto por esto y quieren ayudar a todos. Así que tenemos a esas personas y podríamos asociarnos con ellos para ayudarlos, y así es como progresará nuestra atención continua. No puedes enviar a alguien a rehabilitación durante 30 días, y de repente están curados. No funciona Está comprobado que no funciona.

La medicina basada en la evidencia le dice que la mayoría de las personas deberían recibir tratamiento asistido por medicamentos. Bueno, tal vez no todos deberían estar en tratamiento con medicamentos. Tal vez deberías dejar a la gente fuera de esto con el tiempo. Las mismas personas que nos dicen que la medicina basada en evidencia es la misma gente que dijo que los opioides eran la forma de lidiar con el dolor. Entonces mantuviste a las personas con dolor que mantuviste con opioides durante cinco años, y ahora míranos.

Si no tenemos una atención continua antes de que esto se haga, fallaremos. Necesitamos trabajar como una ciudad para seguir a través de este continuo de atención, para que las personas pasen por una vivienda temporal y hacia una vivienda más permanente, luego seguirlas hasta la creación de empleo. Si crecemos esto, podríamos hacer que las personas comiencen a sentirse bien porque quieren sentirse bien consigo mismas. Eso no quiere decir que algo no pueda desencadenarse y, boom, vuelven a donde estaban, pero podríamos lograr que muchas más personas sean ciudadanos productivos en la sociedad.

Brad Tabaac posa para una foto el 4 de octubre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Brad Tabaac
Residencia: Langhorne, PA
Título: Comerciante
Entrevistado: En persona por Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Un familiar con el que estoy muy cerca está en recuperación. Creo que va a cuatro o cinco reuniones a la semana, en las que organiza y habla. Ha estado limpio desde hace casi cinco años. Conocí a su patrocinador junto con él y aprendí que tienes que vivir la recuperación para recuperarte. Tiene que ser el enfoque principal todos los días de tu vida. 

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

Realmente no sé lo suficiente sobre eso, para saber todas las ventajas. Si las personas en nuestra comunidad que son adictas a la heroína se toman una sobredosis en las calles y van a llevar la misma heroína a Safehouse, ¿qué va a detener su sobredosis? Por supuesto, puede ser que consigan agujas frescas o puede haber alguien allí para supervisar y para revivirlos con narcan. No sé mucho más que eso sobre cuáles son los beneficios.

No creo que apreciaría tener una casa en una cuadra donde decenas de usuarios de heroína están llegando a mi vecindario. Conozco personas que viven en algunos de estos vecindarios y me dicen que la población sin hogar, adicta a los opiáceos, duerme en sus escalones, orina y defeca en sus propiedades y destroza sus autos. Es un problema para los propietarios o inquilinos que tienen que lidiar con esta población.

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

El resultado ideal sería lograr que todas las personas que están abusando de los opioides participen en un programa donde reciben Suboxone o metadona. Hay, según lo veo, cientos de personas caminando todos los días que abusan de los narcóticos: los opioides. Escucho sobre varias sobredosis a la semana. La gente me dice que van a uno o dos funerales por semana. No se la solucion. Si lo supiera, se lo habría dicho a alguien y lo tendríamos. Es un gran problema y hay muchas personas inteligentes que lo miran. Y solo va a seguir su curso. No sé por dónde se va a terminar.

Anthony Williams posa para una foto el 8 de octubre de 2019. (Foto por Erin Blewett).

Nombre: Anthony Williams
Residencia: Cobbs Creek
Título: Senador de PA, 8vo distrito
Entrevistado: En persona por Henry Savage

Si se siente cómodo hablando con nosotros al respecto, ¿puede compartir alguna experiencia personal o conexiones que tenga con la adicción?

Estoy conectado a la adicción en tres niveles. El primer nivel está dentro de mi familia. He tenido miembros de la familia que eran adictos y un miembro de la familia, en particular, que fue adicto por 20 años. Desafortunadamente perdió su batalla. He tenido otros que tuvieron resultados diferentes; algunos con éxito, otros no tan exitoso.

El segundo nivel es ser un empleador que contrata intencionalmente a personas que son adictas, que intentan recuperarse o que se han recuperado. A través de eso, tengo experiencia trabajando con personas que están en ese espacio.

Luego, por último, desafortunadamente, cuando fui elegido para mi cargo, formé parte de un grupo que estaba empujando a los traficantes de drogas fuera de la comunidad porque lo habían invadido. Un joven llamado Marcus Yates fue asesinado por traficantes de drogas en una comunidad que fue invadida en gran medida por personas que compran drogas, como Kensington ahora.

¿Cuál es su opinión actual sobre Safehouse y cómo llegó a esa conclusión?

En este momento, me opongo a los conceptos que se han discutido para Filadelfia. Me opongo a ellas, porque creo que la comparación de los programas que operan en otros países a los programas que deben existir en Filadelfia es como comparar manzanas con verduras.

En otros lugares donde casas de seguridad clínicos están operando, que son reconocidos por los gobiernos nacionales. Esos gobiernos nacionales también determinan qué tipo de sustancias pueden inyectarse las personas en el sitio. Hay un nivel diferente de supervisión. En Filadelfia, creo que lo que estamos proponiendo francamente no es más que una ubicación que se localiza en la distribución de fentanilo y Narcan.

No veo ninguna diferencia entre una recuperación a alguien con un médico de una sobredosis en una esquina, en cualquier parte de la ciudad, frente a una recuperación de una persona en un lugar localizado por un trabajador.

No parece haber ningún entendimiento de que la droga que se usa sigue siendo una sustancia ilegal, proporcionada por alguien que la vende ilegalmente. Eso es dramáticamente diferente de un “refugio” en otro país

¿Cuál es su resultado ideal no solo para la iniciativa Safehouse, sino también para la crisis de sobredosis en Filadelfia?

Los políticos necesitan moverse más allá de los lemas. Nancy Reagan comenzó con “solo di que no”. Ahora, aparentemente, estamos metidos en “estamos salvando vidas”. 

Tenemos que tomarnos en serio, que todos nosotros en este país estamos afectados de alguna manera, ya sea tabaco, alcohol u otras drogas, y no lo hemos tratado como un problema cultural y social.

Sin duda, las personas no deberían ser despedidas por tener una adicción. Una vez que se descubre que tiene una adicción, debe recibir tratamiento. Si usted entra en tratamiento, debe ser capaz de volver a su trabajo con los servicios de seguimiento y apoyo para ser envuelto alrededor de usted. Debería ser un requisito, al igual que la seguridad social o Medicaid.

No podemos resolver la adicción con una curita. Tenemos que hablar honestamente acerca de esta crisis como un país, localizar donde los adictos son en este país y lo que son, y luego intervenir en un nivel muy práctico en los espacios de trabajo y hogares.

Las siguientes personas declinaron hacer comentarios:

  • Christine Coulter, Departamento de policía de Filadelfia
  • Adam Thiel, Departamento de bomberos de Filadelfia
  • Frank James, Miembro de la junta de Safehouse
  • Thomas Farley, Miembro de la junta asesora de Safehouse

Las siguientes personas no pudieron ser contactadas para hacer comentarios:

  • Jose Benitez, Director ejecutivo de Safehouse
  • Chip Mitchell, Miembro de la junta de Safehouse
  • Ana Diez Roux, Miembro de la junta asesora de Safehouse
  • Sister Mary Scullion, Miembro de la junta asesora de Safehouse

¿Qué le parece esta historia? Envíanos una nota a editors@kensingtonvoice.com para que su publicación sea considerado en nuestra sección de Voces. También puede visitarnos en persona en uno de los eventos de nuestro vecindario.

Editoras: Claire Wolters, Jillian Bauer-Reese, Diana Cristancho / Diseñadora: Jillian Bauer-Reese / Traductora: Diana Cristancho

Send this to a friend