No fuimos a ninguna parte — nuestros números simplemente disminuyeron

La Esquina de la Historia es una colaboración entre Kensington Voice y McPherson Square Library.

Quería ser parte del proyecto de la cámara de la esquina de la historia porque estaba emocionado de que alguien estuviera interesado en mi comunidad y nos diera la oportunidad de hablar. Somos un lugar con una vida próspera y quise correr la voz de que somos diferentes de lo que dicen los medios. Me alegra que los residentes y la comunidad tengan la oportunidad de expresar sus opiniones y expresar sus opiniones, ya sean positivas o negativas.

¿Están cambiando los tiempos? Los tiempos están cambiando en cuanto a las personas que se enfocan en la salud personal y comunitaria. Ese edificio a la derecha será el centro de los servicios de salud mental de Kensington cuando Esperanza lo abra. Será algún tipo de centro de salud mental y recreativo comunitario.

Lo que iba a ser un refugio, en las calles C y Indiana. Estaba programado para ser un refugio, pero la ciudad no se ocupa de cuidar a las personas, por lo que no estaban interesados en este edificio. Están buscando al sector privado para recoger esto, y si alguien lo hace, la ciudad se asegurará de que obtenga todas las subvenciones que necesita. Pero ellos no quieren ser los dueños de la propiedad o los programas.

Joe Cox, chico de la pizza. Todo es original con Joe. Es muy franco y no duda. Es un poco radical, pero lo entiendo. Él está corriendo para el Ayuntamiento. Lleva pizza a Kensington, cada último sábado del mes a las 2 en punto, a frente de Walgreens en K&A.

Este es un verdadero residente de Kensington. Este es Chuck, es uno de los residentes originales de Kensington. Todavía estamos aquí. No fuimos a ninguna parte — nuestros números simplemente disminuyeron. La gente se mudó a Mayfair, y luego a los condados. Comenzó en los años 60, y finales de los 70, principios de los 80, fue un gran éxodo. Ahora somos una comunidad latina prominente.

Canta, canta, canta tu canción.

No escuche las exageraciones sobre lo que es Kensington, no es lo que dicen los medios de comunicación. Aquí tenemos familias. Tenemos niños de todas las edades, que viven en un área oscura, conocida como “La Tierra Mala”, pero los niños viven en “La Tierra Buena”. Estamos tratando de recuperar La Tierra Buena, una comunidad buena, limpia y segura como fue para la mayoría de nosotros cuando crecíamos aquí.

Fue interesante participar en la proyección de una perspectiva positiva de nuestra comunidad, y creo que Kensington Voice está tratando de hacer eso.


¿Qué le parece esta historia? Envíanos una nota a editors@kensingtonvoice.com para que su publicación sea considerado en nuestra sección de Voces. También puede visitarnos en persona en uno de los eventos de nuestro vecindario.

Editora: Maggie Loesch / Diseñadora: Jillian Bauer-Reese / Traductor: Brian Ortiz

Send this to a friend