La pandemia podría provocar un aumento de ejecuciones hipotecarias, pero en Filadelfia, la ayuda está a sólo una llamada de distancia

Evelyn Coates stands on the porch of her home in West Oak Lane, on Tuesday. (Bastiaan Slabbers for WHYY)
(Bastiaan Slabbers/WHYY)

Nota de la editora: Este artículo fue originalmente publicado en inglés por Meir Rinde para WHYY. Fue traducido por Diana Cristancho y editado por Zari Tarazona para Kensington Voice.

Crystal Major tiene muchas cosas para estresarse.

Ella es una madre soltera con un niño de 10 años y uno de 18 años en casa. Ella trabaja como asistente de enfermería certificada, y todavía está reportando a su trabajo en una residencia de ancianos a pesar de la amenaza de infección por coronavirus. Sus pacientes la necesitan y ella no tiene el lujo de quedarse en casa.

“Es muy aterrador en este momento”, dijo Major sobre su trabajo. “Acaban de tener un caso en mi edificio, en el tercer piso”.

Recientemente, ella también tenía otra preocupación importante: que ella y sus hijos no tendrían un lugar para vivir. En octubre, se sorprendió al enterarse de que la casa de su familia en el barrio Logan del norte de Filadelfia había sido vendida en una venta del sheriff. Debido a una confusión en el banco después de la muerte de su madre, quien tenía la hipoteca, la casa había sido ejecutado sin que Major fuera notificada.

“Yo estaba devastada”, ella dijo. “No sabía a qué camino tomar, o si iba a estar sin hogar”.

Major finalmente pudo revertir la venta con la ayuda de un servicio gratuito de asistencia legal y ahora está esperando a que llegue la documentación final. Encontró ayuda a través de la línea directa de asistencia de vivienda de la ciudad. La línea directa está disponible para cualquier persona que esté preocupada de que puedan enfrentar una ejecución hipotecaria.

Eso incluye a los miles de propietarios de viviendas en la ciudad que han perdido sus empleos recientemente o han visto sus horas reducidas debido a la pandemia del coronavirus. Las pérdidas de empleo se han elevado en el último mes, con más de 1.3 millones de nuevos reclamos de desempleo presentados en todo el estado desde el 15 de marzo.

En todo el sureste de Pensilvania, los grandes empleadores han despedido temporalmente a varios miles de trabajadores, según los avisos presentados ante el Department of Labor and Industry del estado.

“Estamos viendo los despidos comenzando, y sabemos que la gente está asustada y no sabe cómo van a hacer su próximo pago hipotecario”, dijo la abogada de Major, Joanne Werdel.

Werdel trabaja en Philadelphia Legal Assistance, una organización sin fines de lucro que maneja la línea directa de vivienda y ofrece servicios legales civiles gratuitos a los residentes de la ciudad de bajos ingresos.

“La gente probablemente se está volviendo loca ahora mismo, preguntándose qué van a hacer”, dijo Werdel.

Werdel notó que la mayor parte de la actividad de ejecución hipotecaria está congelada en este momento. Pennsylvania Supreme Court suspendió las ejecuciones hipotecarias al menos hasta el 30 de abril, y la Federal Housing Financing Agency (FMI) ordenó el mes pasado una suspensión de 60 días de ejecuciones hipotecarias para hipotecas respaldadas por las corporaciones patrocinadas por el gobierno Fannie Mae y Freddie Mac, que representa la mayor parte del mercado hipotecario. A nivel local, una venta del sheriff programada para el 7 de abril se pospuso hasta el 2 de junio.

Pero las congelaciones automáticas terminarán eventualmente y la reanudación de las ejecuciones hipotecarias tiene el potencial de golpear a Filadelfia con fuerza. Mientras que el número de familias propietarias de sus casas ha disminuido constantemente en los últimos 30 años, la ciudad todavía tiene una fuerte cultura de ser dueño de una casa, incluso entre las familias con bajos ingresos que son más vulnerables en las recesiones económicas.

Filadelfia ha tenido desde hace mucho tiempo una de las tasas más altas en la nación de familias de bajos ingresos que poseen sus casas. Más del 31% de los propietarios de viviendas en la ciudad tienen ingresos familiares anuales menos de $35,000, según datos del censo de 2018.

Evelyn Coates de West Oak Lane se atrasó en su hipoteca en enero después de que el nacimiento de su hijo la dejó luchando para cubrir los costos de cuidado infantil tanto para él como para su hija de 9 años. Una organización comunitaria le ofreció una subvención para cubrir el déficit, pero su compañía hipotecaria no le proporcionó un formulario necesario para conseguir el dinero, Coates dijo.

A mediados de marzo, un representante del prestamista le dijo que estaba en ejecución hipotecaria.

“Dije algo como, ‘¡Oye, los he estado llamando por estos papeles, y nadie los ha enviado!'”, dijo Coates. “Estaba lívida. Estaba muy molesta, especialmente porque estaba tratando de evitar ese proceso. No estoy en la posición de perder mi casa “.

Unos días después, la pandemia de COVID-19 cerró su oficina y fue despedida de su trabajo como asistente dental. Este mes, finalmente pudo contactarse con el gerente de la compañía hipotecaria, quien se ofreció a suspender la ejecución hipotecaria y darle tres meses de indulgencia porque perdió su trabajo, ella dijo.

Coates todavía necesita compensar algunos meses de sus pagos de hipoteca perdidos, pero podrá hacerlo con ahorros y dinero de subvenciones una vez que la indulgencia es finalizada, ella dijo. Ella espera recibir pagos de desempleo y eventualmente recuperar su trabajo una vez que la oficina se vuelva a abrir, por lo tanto no está muy preocupada por su situación.

“Soy el tipo de persona que hace lo mejor de todo, porque soy madre soltera”, dijo Coates. “Si estoy estresando, ese estrés puede pasar a sus hijos”.

Aún no está claro cuántos residentes de Filadelfia necesitarán alivio hipotecario en los próximos meses. Werdel dijo que la ciudad alcanzó un pico de más de 8,500 ejecuciones hipotecarias al año en el punto más alto de la recesión económica de 2008-2009. Más recientemente, ha rondaba entre 3,500 y 4,000 por año. Otras 3,000 a 4,000 ejecuciones hipotecarias provienen de la falta  de pagar  los impuestos de la propiedad.

A medida que las ejecuciones hipotecarias aumentaron durante la última recesión, las cortes de la ciudad crearon un programa de desvío que requiere que los administradores de hipotecas se reúnan con los propietarios acosados con el objetivo de encontrar formas en que las familias puedan mantener sus hogares. Por lo general, eso implica una modificación del préstamo para reducir el pago mensual, a menudo extendiendo el plazo del préstamo. El proceso se asemeja a la refinanciación de hipotecas.

Los propietarios pueden entrar al programa de desvío llamando a la línea directa de Save Your Home Philly al 215-334-HOME. El personal de la línea directa remite a las personas que llaman a los asesores de vivienda, y si es necesario, aquellos que cumplen con los requisitos de elegibilidad de ingresos pueden ser derivados a representación legal gratuita. Pero Werdel dijo que cualquier propietario de su propia casa que esté preocupado por poder hacer el pago de su hipoteca debe llamar a la línea directa, sin preocuparse por su nivel de ingresos.

“Para las personas que todavía están empleadas pero tienen miedo y quieren hablar sobre qué opciones pueden haber, son bienvenidos a llamar”, dijo Werdel. “Para las personas que han perdido un trabajo y quieren saber, ‘¿Qué hago ahora?’,  deben llamar y podemos ayudarles a discutir cuáles son sus opciones y qué pasos pueden tomar”.

Varios bancos, incluyendo PNC, Citizens y WSFS, se han unido a la iniciativa PA CARES del fiscal general del estado Josh Shapiro. Incluye una moratoria de 60 días sobre ejecuciones hipotecarias y un período de gracia para pagos de hipotecas de al menos 90 días. Bajo la Ley federal CARES aprobada el mes pasado, los bancos deben ofrecer a los propietarios con hipotecas respaldadas por el gobierno hasta 12 meses de indulgencia durante los cuales no tienen que hacer pagos hipotecarios. Muchos prestamistas también están ofreciendo indulgencia a las personas cuyas hipotecas no son de propiedad federal ni están respaldadas. 

Las moratorias son automáticas, pero los propietarios deben solicitar la indulgencia de su administrador hipotecario. Werdel recomienda que los propietarios comiencen llamando a su administrador y luego llamen a la línea directa de la ciudad si necesitan más ayuda. Ella notó que los administradores están abrumados con las solicitudes de los prestatarios en este momento. Algunas personas que llaman han estado en espera por horas o tuvieron que llamar repetidamente antes de comunicarse.

Además, los bancos a veces tienen dificultades para resolver situaciones complicadas como la de Major, lo que hace que sea útil para el propietario tener un consejero o abogado, dijo Werdel.

En el caso de Major, su madre había estado enferma, se atrasó en la hipoteca y estaba en el proceso de arreglar una modificación del préstamo cuando falleció. En el camino, el administrador hipotecario clasificó erróneamente la casa como no ocupada por el propietario, lo que la eliminó del programa de desvío.

Luego, el administrador rechazó la firma de la madre de Major en algunos documentos, arruinando la modificación del préstamo, dijo Werdel. Major nunca recibió la notificación habitual de la corte  y el proceso continuó a través de la venta del sheriff.

“La razón por la que su madre se retrasó en primer lugar fue bastante común: alguien se enferma en una familia”, dijo Werdel. “Y no es raro que haya dificultades cuando alguien es un heredero y la casa no está en su nombre todavía. Los administradores han mejorado mucho trabajando con los herederos, pero todavía es una situación muy difícil y, a menudo, no son buenos haciéndolo”.

Major dijo que no considerará el problema resuelto hasta que reciba los documentos finales de modificación del préstamo, pero su ansiedad se alivió una vez que Werdel llegó al caso.

“Definitivamente fue un alivio porque estaba haciendo mucho del trabajo inicial”, dijo Major. “Ella me estaba ayudando mucho”.

Recursos


Traductora: Diana Cristancho / Editora: Zari Tarazona / Diseñadora: Jillian Bauer-Reese

Kensington Voice es una de las más de 20 organizaciones de noticias que producen Broke in Philly, un proyecto colaborativo de reportaje sobre mobilidad económica. Lea más en brokeinphilly.org o sígalo en Twitter en @BrokeInPhilly.

Total
2
Shares
Related Posts