Para agregar más amor a Kensington, podemos cambiar el paisaje

Katerina Lydon posa para un retrato en la galería de Taller Puertorriqueño el 12 de febrero de 2019. Taller está exhibiendo “The Complicit Eye”, una exposición individual de pinturas del artista local Kukuli Velarde, hasta el 16 de marzo. (Foto por Jillian Bauer-Reese)

Hace veintiséis años, mi (ahora) esposo y yo nos mudamos a un gran loft sin calefacción por las calles Front y Norris. El lugar era de aproximadamente 3,000 pies cuadrados y era tan grande que pusimos un columpio en medio de nuestro espacio vital, entre la cocina y mi estudio de pintura. Hoy, trabajo en Taller Puertorriqueño en las calles 5th y Huntingdon, a una milla de donde vivíamos.

En aquel entonces, aprovechamos al máximo nuestro espacio. Trabajé en pinturas de 10 por 20 pies mientras mi esposo tocaba la guitarra y escribía canciones. Por la noche, dormimos en el baño donde había un pequeño calentador, y vivimos, nos reímos y nos congelamos juntos durante unos años maravillosos. La libertad era increíble.

Después de vivir allí durante un verano, otoño e invierno, descubrimos que íbamos a tener un bebé. Nos preocupaba que no supiéramos cómo ser padres y que nuestras vidas cambiarían demasiado, pero decidimos intentar el amor incondicional.

El 13 de mayo de 1993, nos convertimos en padres, y nunca lamentamos nuestra decisión de tomar la vida juntos, nuestro pequeño niño a cuestas. Nuestro 27 aniversario será el 28 de febrero y ahora tenemos cuatro hijos increíbles.

Desde entonces, nos hemos mudado a Nueva Jersey, a una casa antigua y espaciosa con un gran patio cubierto y comenzamos una nueva vida juntos. Hoy, recordamos con cariño nuestros días que vivimos en el gran loft de Kensington como algunos de los últimos momentos maravillosos de nuestra juventud, a medida que avanzamos hacia las pruebas, las tribulaciones y los tesoros de la edad adulta.

Cuando reflexiono sobre mi pasado y presente en Kensington, primero como residente, y ahora como empleado en Taller y miembro de la comunidad artística aquí, veo el amor como acciones y sentimientos , algo tangible e intangible.

Siempre que puedo, derramo amor sobre mis amigos del trabajo, mi familia y mi perro Bo, mi nuevo bebé. Bo tiene un año de edad y pesa 95 libras, pero cuando vino a vivir con nosotros durante el evento de adopción de mascotas “Clear the Shelters” del año pasado, casi podía caber en mi mano. Bo se acurruca conmigo y me besa por la mañana y cuando vuelvo a casa. Él me hace sentir amado cuando el mundo o incluso mi familia a veces no lo hace.

Alrededor del vecindario, veo a la gente difundir el amor cuidándose unos a otros, respetando las reglas, cuidando sus hogares, compartiendo su comida y dando abrazos al azar.

La gente está difundiendo el amor por todas partes en Kensington, pero debajo del Puente de la Calle Esmeralda y alrededor de Front y Allegheny hay partes de Kensington que necesitan más amor. La gente allí es tan desesperada, adicta y golpeada por la desgracia. Sería maravilloso si las personas quisieran darles amor y si pudieran aceptar ese amor.

Para agregar más amor a Kensington, podemos cambiar el paisaje. Podemos esforzarnos más, trabajar más inteligentemente, nunca rendirnos y preocuparnos por nosotros mismos primero, para que podamos ser fuertes y poder demostrar amor por la mayor cantidad de personas.

Amo a Kensington tanto y estoy tan agradecida que puedo llamarlo mi comunidad que escribí un Valentine, a Kensington, o “Kenzo”, como a veces la gente lo llama:

Un día de San Valentín a Kensington

Oh Kenzo
Tu viento es fuerte, no tantos árboles.
Tus calles están llenas de basura, no hay tantos basureros.
Tus murales son luminosos, no hay tantos museos.
Tu vida es dura, no hay tantas opciones.
Tus caminos están gastados, muchos han caminado.
Tus historias son fascinantes, muchas han vivido.
Tu verdad es dura, muchos han muerto.
Tu poesía es profunda, muchos han amado.
Oh, Kenzo.
Te quiero tanto.


¿Qué le parece esta historia? Envíanos una nota a editors@kensingtonvoice.com para que su publicación sea considerado en nuestra sección de Voces. También puede visitarnos en persona en uno de los eventos de nuestro vecindario.

Editora: Claire Wolters / Diseñadora: Jillian Bauer-Reese / Traductora: Kristine Aponte

Send this to a friend