Para muchos veteranos, es más fácil alistarse en el ejército que inscribirse en sus beneficios

El veterano John Tomys se sienta en el vestíbulo de las instalaciones de vivienda Hancock Manor de Impact Services el 16 de enero de 2020. (Foto por Erin Blewett)

Cuando John Tomys era un adolescente, no se dio cuenta de que su decisión de cablear un Mercedes lo llevaría al frente de la guerra de Vietnam. Pero resultó que el automóvil que robó era propiedad de la esposa de un juez local quien le dio dos opciones: unirse al ejército o ir a la cárcel.

“Tenía 17 años, estaba en forma, era joven y tonto”, dijo Tomys. “Me convertí en un Ranger [del Ejército], fui a la escuela aerotransportada, los nueve metros completos”.

Tomys, quien ahora tiene 66 años, sirvió durante tres años en una patrulla de reconocimiento de largo alcance que buscaba fuerzas del Viet Cong en lo profundo del territorio controlado por el enemigo. Cuando el regresó a su casa a Dayton, Ohio, se esforzó por encontrar una vivienda estable y el tratamiento médico mientras sufría de adicción y trastorno de estrés postraumático (TEPT). Sin embargo, durante más de tres décadas, trató de manejar esos problemas sin ninguna ayuda externa.

Hay más de 800,000 veteranos en Pensilvania, casi el 40 por ciento de los cuales, como Tomys, sirvieron en Vietnam. Mientras los veteranos tienen derecho a una variedad de beneficios a través del Departamento de Asuntos de Veteranos (VA), según un informe de 2017 del VA, solo el 15 por ciento de los veteranos de Pensilvania recibió alguna compensación por discapacidad, el 1 por ciento recibió una pensión, el 3 por ciento se matriculó en educación beneficios, y menos de la mitad estaban inscritos en el sistema de salud de VA.

Según J.J. Fox, un administrador de casos intensivo en las instalaciones de vivienda para veteranos de Impact Services en Indiana Avenue, cerca de A Street, navegar por el sistema de beneficios de VA es difícil y acceder a los beneficios es mucho más difícil de lo que parece. Los obstáculos comunes incluyen dificultad para obtener referencias y la inelegibilidad debido al estado de descarga o cómo se sostuvieron sus discapacidades. Y según los veteranos en estas instalaciones, su desconfianza hacia el gobierno también se interpone en el camino.

Los veteranos que no son elegibles o no pueden acceder a los beneficios de VA, se ven obligados a buscar ayuda en las organizaciones vecinales, lo cual, según Tomys, es útil y muy apreciado entre los veteranos, pero también puede carecer de los tipos de recursos que las instalaciones de VA pueden proporcionar.

El veterano John Tomys posa para un retrato en el vestíbulo del complejo de viviendas Hancock Manor de Impact Services el 16 de enero de 2020. (Foto por Erin Blewett)

Dificultad con el proceso de derivación

Para recibir beneficios de vivienda, atención médica o desarrollo de la fuerza laboral, Fox dijo que un veterano necesita un referido de un Centro Médico de VA, que brinda servicios de atención médica, o el Centro de Servicios Múltiples para Veteranos (VMC), un veterano del área de tres estados organización de servicios ubicada en North 4th Street . Sin una referencia, los proveedores de servicios, como Impact Services, no pueden tratar a los veteranos, dijo.

Para comenzar el proceso de obtener una referencia, un veterano ya debe estar inscrito en la base de datos de VA, lo que puede hacer en persona en un Centro Médico de VA o en el VMC. También pueden solicitar en línea en el sitio web de VA . Luego, una vez que los veteranos están inscritos en el sistema, necesitan encontrar transporte a un proveedor de servicios, donde pueden solicitar una referencia, dijo Fox. En estas instalaciones, los representantes de VA evalúan el tipo de atención que necesita un veterano, como el asesoramiento de vivienda, y su elegibilidad para dichos programas. Sin embargo, ese proceso a menudo lleva mucho tiempo, dijo.

“Podría llevar meses y meses porque [el papeleo] tiene que pasar por tanta gente”, dijo Fox.

Veteranos como Jack Purdy, que vive en las 174 viviendas para veteranos de Impact ubicadas en Second Street y Allegheny Avenue, dicen que la falta de transporte asequible también es un problema importante.

“Ir y venir a mis citas a tiempo en el VA, es un dolor”, dijo Purdy. “Solo para llegar al VA y regresar, son $ 5. Si tiene que ir a cualquier lugar en el medio, se frustra”.

Los volantes alinean las mesas durante la ceremonia del Día de los Veteranos en las instalaciones de vivienda para veteranos de Hancock Manor de Impact Services el 11 de noviembre de 2019. (Foto por Erin Blewett)

No elegibilidad debido al estado de descargo o cómo se mantuvo su discapacidad

Según Fox, otro obstáculo que enfrentan los veteranos al intentar acceder a sus beneficios de VA es que su conducta en el ejército y su estado de descarga pueden descalificarlos para que no reciban beneficios.

Si un veterano es dado de baja honorablemente, tiene derecho a una cobertura médica completa, asignaciones de vivienda y otros servicios de asesoramiento y transporte a través del VA, dijo Fox. Sin embargo, para los veteranos que fueron dados de baja deshonrosamente, clasificados como Aparte de Honorable (OTH), o recibieron una corte marcial, que es cuando un miembro del servicio es acusado de delitos contra la ley militar, los servicios disponibles para ellos son limitados.

“Hay muchas personas aquí que no son Aparte de Honorable”, dijo Fox. “Son elegibles para los programas de vivienda de Impact, pero no podrían ser elegibles para ciertos beneficios de VA”.

En estos casos, Fox dijo que Impact trabaja con la oficina regional de VA para cambiar su estado y poder acceder a otros beneficios.

Además, Fox dijo que algunos veteranos no podrían recibir tratamiento porque su discapacidad o lesión no se sostuvo o empeoró durante su servicio militar, una norma estricta con pocas excepciones .

Según Molly Maguire, coordinadora del programa de servicios para personas sin hogar de Filadelfia, los veteranos generalmente no saben si son elegibles para los beneficios. Por eso, dijo Maguire, su departamento enfoca gran parte de su tiempo en la divulgación. Actualmente, los miembros del personal de Maguire, enfermeras y trabajadores sociales, van a instalaciones y refugios municipales que no son de VA cada semana.

“Un veterano podría pensar que no son elegibles para estos programas cuando realmente lo son, por lo que definitivamente hacemos muchos esfuerzos para estar presentes y colaborar con el alcance de la ciudad”, dijo Maguire.

Robert, un veterano que ayuda a dirigir The Last Stop en Somerset Street, posa para un retrato en el centro de recuperación el 11 de enero de 2019. (Foto por Erin Blewett)

Desconfianza al gobierno

Sin embargo, mientras los esfuerzos de divulgación de VA dan prioridad a que los veteranos se inscriban en el sistema de VA y el servicio conectados, los veteranos aún pueden dudar en aceptar ayuda si no confían en la institución, dijo Tomys.

Aunque Tomys finalmente buscó la ayuda del VMC en 2009, le tomó más de 30 años llegar a la institución que originalmente renunció cuando era joven, una historia que es común el dice.

“Muchos de nosotros cuando llegamos a casa odiamos absolutamente al gobierno federal,” dijo Tomys. “No queríamos tener nada que ver con eso. Es por eso que durante años, muchos veteranos de Vietnam ni siquiera sabían que tenían beneficios.”

Según Robert, veterano y experto en el centro de recuperación The Last Stop en Somerset Street, cerca de Kensington Avenue, la desconfianza en el gobierno llevó a algunos veteranos, como él mismo, a evitar el VA y lidiar por su cuenta a través de las drogas, violencia y autodestrucción.

“No aprovechamos algunas cosas con el VA porque estamos frustrados con el gobierno”, dijo Robert, quien solicitó usar solo su primer nombre. “O salimos del servicio con ese estilo de vida de fiesta, y se pone cada vez peor”.

Aunque Robert regresó del combate en 1978, dijo que no se enteró hasta 2005 de que era elegible para los beneficios de VA. Hoy, él todavía no usa los beneficios disponibles para él.

“Estaba tratando de obtener mis beneficios de VA, pero me decían constantemente: ‘Tienes que hacer esto, ahora toma este examen físico, todavía tenemos que procesar el papeleo'”, dijo Robert. “Finalmente acabo de decir: ‘Que se jodan, haré lo mío.'”

Ramon Crespo trabaja en su escritorio en Rock Ministries en Kensington Avenue el 25 de octubre de 2019. (Foto por Erin Blewett)

La importancia de las organizaciones comunitarias 

Para el equipo de extensión de Maguire, trabajar con organizaciones comunitarias para involucrar, abordar y tratar idealmente a los veteranos con la atención que necesitan es clave, dijo. Ella dijo que algunas organizaciones han contratado asociaciones con el VA a través del desarrollo de personal y programas de vivienda, mientras que otras relaciones pueden ser menos formales y más populares.

En Kensington, los veteranos tienen acceso a servicios a través de varias organizaciones comunitarias. En Impact, FreshStart y las instalaciones de vivienda de apoyo de Edison 64, que operan en asociación con el VA, los veteranos reciben un espectro similar de atención que incluye vivienda de apoyo permanente o de transición, asesoramiento profesional y servicios de transporte.

“El servicio [en estas instalaciones] es la gestión de casos”, dijo Bruce Washington, administrador de casos de la instalación de viviendas de transición para veteranos de FreshStart. “Por supuesto, también asegurándose de que estén en un ambiente limpio, seguro y libre de drogas para dormir y tratando de ayudarlos a volver a la normalidad”.

Rock Ministries y The Last Stop no brindan servicios sociales como vivienda y administración de casos, sino que dan a los veteranos acceso a espacios seguros, comidas gratuitas y una comunidad con otras personas que experimentan problemas similares. También sirven como conectores a recursos externos, como los servicios ofrecidos por el VA.

“Tenemos conexiones con otras personas, por lo que tratamos de ponerlas al menos un pie por delante”, dijo Ramón Crespo, el enlace de la comunidad en Rock Ministries. “Algo que los ayudará a saltear esa llamada telefónica que les llevará horas”.

Robert, un veterano que ayuda a dirigir The Last Stop en Somerset Street, mira por la ventana del centro de recuperación el 11 de enero de 2019. (Foto por Erin Blewett)

Encontrar confianza en el VA

Mirando hacia atrás a su regreso del servicio, Tomys dijo que ni siquiera sabía de los beneficios disponibles para él en ese momento. Él recuerda haber experienciado aislamiento de la sociedad, la desconfianza en el gobierno que lo reclutó y los efectos traumáticos de la guerra, un destino que vio enfrentar a muchos veteranos, dijo Tomys.

Ahora, después de encontrar una vivienda permanente, Tomys espera que los veteranos, que aún no han solicitado estos beneficios, le den una oportunidad.

“No hay ninguna razón para que un veterano deba quedarse en la calle”, dijo. “Hay un lugar para ti, te ayudarán. Solo tienes que rendirte. Pusiste una buena pelea, sé que lo hice, y debes saber cuándo la perdiste.

A pesar de los servicios prestados a los veteranos de Kensington por varias organizaciones comunitarias y el intento del VA de involucrarlos aún más, a los veteranos del vecindario aún les gustaría ver mejoras.

“Los veteranos necesitan trabajos. Necesitan acceso al trabajo. Necesitan acceso para viajar ”, dijo Robert. “No puedo ponerlo todo en el VA, pero ¿debería haber más recursos? Si. Debería haber más para una persona en el ejército. ”


¿Qué le parece esta historia? Envíanos una nota a editors@kensingtonvoice.com para que su publicación sea considerado en nuestra sección de Voces. También puede visitarnos en persona en uno de los eventos de nuestro vecindario.

Editoras: Zari Tarazona, Jillian Bauer-Reese / Diseñadora: Jillian Bauer-Reese / Traductora: Diana Cristancho

Total
14
Shares
Related Posts