Programa de vivienda de transición enseña habilidades de vida a jóvenes en Kensington

Una mujer joven mira por la ventana de su nuevo apartamento en Rights of Passage en Kensington Avenue. (Foto cortesía de Rights of Passage)

Nota del editor: Los nombres marcados con un asterisco (*) son los de las personas que nos solicitaron que usáramos su primer nombre solo debido a la sensibilidad del tema.

A principios de marzo, Gia*, de 20 años de edad, fue a Covenant House en Germantown después de que su consejero en William L. Sayre High School identificó que necesitaba ayuda con la vivienda. Gia, que tiene una hija de 3 años, se había mantenido durante dos años.

“Estaba alquilando una habitación, pero la señora de abajo fue asesinada”, dijo Gia. “Tuve que mudarme. Vine a Covenant House en Germantown, y luego vine a [Rights of Passage]”.

Rights of Passage es un programa de vivienda transicional en Kensington Avenue que se centra en la enseñanza de habilidades para la vida de los jóvenes que necesitan vivienda. Es una de las más de 30 sucursales en North America y South America de Covenant House, un proveedor de vivienda para jóvenes que han experimentado la falta de vivienda y han sido víctimas de la trata de personas.

El programa, que cuenta con un total de 20 camas, ofrece viviendas estilo apartamento para los participantes. Los residentes tienen edades comprendidas entre los 18 y los 21 años y pueden permanecer hasta 18 meses desde el momento en que comienzan el programa. Sin embargo, si un residente comienza el programa a los 21 años, puede permanecer hasta que haya terminado.

“El grupo de edad con el que trabajamos es muy bueno para encontrar trabajo”, dijo Hugh Organ, director ejecutivo interino de Covenant House Pennsylvania. “Sin embargo, mantener empleos es a menudo una lucha”.

Los residentes deben obtener un empleo y pagar una renta mensual del 30 por ciento de sus ingresos mensuales y entregar los talonarios de pago para verificar el monto. También se les exige que pongan un mínimo de $100 en un depósito de ahorros, que aumenta a $50 adicionales cada tres meses que están en el programa.

Este año, Rights of Passage celebra su vigésimo aniversario. Desde su apertura, el programa ha proporcionado viviendas de transición a más de 330 jóvenes.

“Queremos que los niños vivan solos a pesar de que todavía están a nuestro cuidado”, dijo Organ. “El objetivo es practicar vivir en un apartamento … es por eso que es un número menor [de camas]”.

Inicialmente, Gia desconfiaba del modelo que siguen a Rights of Passage.

“No soy bueno con el cambio, así que tuve que acostumbrarme”, dijo Gia. “Cuando fui a Covenant House, lloré durante las primeras dos semanas. Cuando llegué a [Rights of Passage], lloré durante las primeras tres semanas, casi un mes”.

Según Organ, todo el personal está capacitado para ser sensible al trauma de los residentes.

“Trabajamos con víctimas de la trata todo el tiempo”, dijo Organ. “En realidad, somos la agencia líder para la prohibición de la trata de personas en Filadelfia. Toda nuestra práctica es en gran medida una práctica informada sobre el trauma”.

Gia tuvo que recordarse a sí misma que el programa no estaba destinado a causarle daño y que era algo a lo que debía acostumbrarse.

“Estaba un poco indeciso con el vecindario”, dijo Gia. “Pero no lo sé. Me gusta aquí ahora”.

Para Gia, hubo algunas cosas que la sacaron de su zona de confort, como sesiones de terapia y salidas sociales, como asistir a eventos deportivos, que es algo que la ayudó a ser más social en el programa.

“Hablo con mi terapeuta principal que está aquí y con el personal aquí”, dijo Gia. “Es un buen sistema de apoyo. Lo que realmente me sacó de eso fue ir a los juegos de los Filis. Normalmente no me gustan las multitudes, pero me sacaron de eso”.

Otros residentes también han tenido experiencias positivas. En la escuela secundaria, John *, de 19 años, vivía en una casa con cuatro de sus primos cuando fue expulsado por su tía. Luego se mudó a la casa de su abuela. Después de graduarse de Overbrook High School en Filadelfia, se le pidió que abandonara la casa porque estaba abarrotado.

Primero, John fue a Covenant House y consiguió un trabajo en Harrah’s Casino. Luego, en abril, se trasladó a Rights of Passage. De inmediato, se sentía bien con la oportunidad y agradecido por la oportunidad de aprender habilidades para la vida.

“Incluso cuando se trata de alquilar, me enseña cómo ser responsable de cosas como esas”, dijo John. “Con suerte, para cuando me vaya, podré cocinar”, agregó John, riendo.

Cuando abandone el programa, John espera tomar las habilidades para la vida que ha aprendido para vivir de manera más independiente. Le gustaría avanzar en la industria de los casinos y, posiblemente, ir a la universidad para estudiar diseño de juegos.

Gia también se ha beneficiado del soporte de habilidades para la vida. Ahora ahorra la mitad de cada cheque de pago, que dice que es el resultado del programa que la ayudó con sus hábitos de gasto y le dio prioridad a dónde va su dinero. Ella planea eventualmente regresar a Community College of Philadelphia para estudiar para convertirse en una enfermera registrada y cuidar de su hija, que actualmente vive con su madre.

Una vez que los participantes abandonan Rights of Passage, Organ dijo que depende de ellos hacer un seguimiento y de cuánto contacto continuo les gustaría tener con el programa.

“[Para] cualquier niño en ROP: si te quedas allí, siempre eres bienvenido”, dijo Organ.


¿Qué le parece esta historia? Envíanos una nota a editors@kensingtonvoice.com para que su publicación sea considerado en nuestra sección de voces. O, si usted tiene una pregunta que podemos solucionar en futuras ediciones, mandalo a Kensington Curioso. También nos puede visitar en persona para hablar sobre lo que piensa en nuestras estaciones semanales pop-up, la sala de prensa, reuniones editoriales públicas quincenales y esquinas de cuentos.

Editora: Jillian Bauer-Reese / Diseñadora: Jillian Bauer-Reese / Traductora: Kristine Aponte

Send this to a friend