Proyectos ecológicos ofrecen más que solo embellecimiento

Jasmin Velez, el gerente de proyectos para el desarrollo comunitario en Impact Services, posa para una foto cerca de la intersección de Kip y Cambria Streets el 23 de marzo de 2019. (Foto por Solmaira Valerio)

He vivido en Kensington durante la mayor parte de mi vida y puedo confirmar que mi comunidad es abundante, dinámica y llena de personas resilientes que se dedican a revertir los estigmas negativos asociados a nuestro vecindario. Pero mientras crecía, los forasteros me miraban con curiosidad, a veces mostrando conmoción o horror cuando les decía de dónde era.

“No es tan malo como crees”, diría yo.

Ahora, siento que mi lenguaje podría haber sido diferente. Debería haber defendido más a Kensington y haber hablado de las hermosas personas de mi comunidad, como mi familia y amigos.

Cuando los extraños vienen a Kensington, es posible que no vean a las doñas rociando sus escalinatas en el verano para mantener sus hogares limpios, o las hermosas flores que crecen en sus jardines delanteros o patios , estallidos de colores que aparecen de vez en cuando contra el concreto. Es posible que no se den cuenta de todos los esfuerzos de los residentes locales que limpian lotes vacíos para pequeños jardines comunitarios o para que sus pollos deambulan por ahí.

Comencé a trabajar con Impact Services en 2018, y gran parte de mi trabajo actual se centra en la ecologización de los esfuerzos y el embellecimiento del vecindario. Yo valoro el embellecimiento, que es el proceso de mejorar la apariencia de un lugar porque merecemos vivir en una comunidad donde los jardines emergentes, los nuevos árboles y los residentes que limpian sus propios lotes y aceras, son lo primero en las conversaciones en vez de estigmas negativos. Quiero que el exterior físico de nuestra comunidad refleje las esperanzas de aquellos que han vivido aquí por generaciones.

En Impact, colaboramos con grupos como Iglesia del Barrio, Hart Farms y residentes como Ana Santiago, que quieren revitalizar el jardín comunitario de su difunto esposo cerca de Hope Park. Planeamos ayudarle a restaurar el jardín, arreglando primero la cerca para evitar que la gente se meta a escondidas, y luego limpiando las malezas del espacio, que en la actualidad parece una monstruosidad.

Con Iglesia del Barrio, limpiamos y convertimos dos lotes vacíos en las calles Kip & Cambria en un jardín comunitario para niños llamado Barrio Kids Garden. Esta primavera será la primera temporada del jardín, y estamos muy entusiasmados de incorporar la jardinería al plan de estudios del programa después de la escuela Pastor Cookie Sanchez en el Barrio Kids Garden fuera de la Iglesia Del Barrio. Con la ayuda de Jessica Shoffner de Hart Farms en [insert location], plantamos muchas flores hermosas, hierbas y verduras.

Tal vez la más gratificante de todas estas colaboraciones fue ver lo emocionados que estaban los niños por poner sus manos en la tierra para plantar sus bulbos de ajo.

“Esto es terapéutico”, me dijo una de las chicas.

No podría estar mas de acuerdo.

El hecho de que un niño de 11 años pueda reconocer que la jardinería es terapéutica en tan solo unas pocas horas de plantación me hace preguntarme qué podría pasar después de unos años de convertir los lotes baldíos de nuestro vecindario en jardines. Hay algo verdaderamente relajante acerca de estar en la naturaleza, y la investigación apoya sus efectos terapéuticos, entre otros positivos.Los estudios demuestran que estar cerca de áreas verdes puede reducir los niveles de estrés agudo, disminuir los sentimientos de depresión, aumentar la actividad física y reducir el crimen.

Estos proyectos de ecologización, ya se trate de crear un jardín comunitario o de limpiar y cercar un terreno baldío, ofrecen más que solo embellecimiento. Son necesarios cuando consideramos la cantidad de trauma que subyace en el vecindario. El embellecimiento de nuestro vecindario garantiza que podamos sentirnos seguros y cómodos caminando afuera, y que obtengamos una sensación de paz y calma que a veces puede ser difícil de encontrar.

Tener la capacidad de caminar fuera de sus puertas y ver árboles, flores o pequeños parques simboliza nuestro cuidado por la comunidad. Envía el mensaje de que nos apropiamos de él y queremos mejorarlo para que la próxima generación también pueda disfrutarlo.

Mi esperanza es que otros se involucren más, ya sea a través de la limpieza, asumiendo sus propios proyectos o plantando durante las temporadas de crecimiento en los jardines establecidos en el vecindario. Quiero ver a las personas unirse y disfrutar, no solo de estar en compañía mutua, sino también tener la oportunidad de disfrutar de su comunidad fuera.


¿Qué le parece esta historia? Envíanos una nota a editors@kensingtonvoice.com para que su publicación sea considerado en nuestra sección de Voces. También puede visitarnos en persona en uno de los eventos de nuestro vecindario.

Editora: Claire Wolters / Diseñadora: Jillian Bauer-Reese / Traductora: Kristine Aponte

Send this to a friend