Retrasos en la admisión de cuarentena abruman a huéspedes y personal de un refugio después de la mayoría de las personas dan positivo para coronavirus

(Sunday Breakfast Rescue Mission)

Nota de la editora: Este artículo se publicó originalmente en inglés por Claire Wolters. Fue traducido por Diana Cristancho y editado por Zari Tarazona para Kensington Voice.

Después de que 35 personas en el refugio para hombres más grande de la ciudad dieron positivo para coronavirus la semana pasada, el proceso de admisión del Departamento de Salud Pública de Filadelfia resultó en 24 hombres estancados en una habitación durante la noche y el personal del refugio apresurándose para conseguir el permiso para el transporte a uno de los sitios de cuarentena de emergencia de la ciudad. 

Siguiendo la recomendación del departamento de salud, a principios de abril, la ciudad alquiló más de 100 habitaciones del Holiday Inn Express en Center City para poner en cuarentena a las personas que no pueden hacerlo en casa, como las personas sin hogar, que han dado positiva o se presumen positivas para el coronavirus. 

Pero para los huéspedes y los miembros del personal de Sunday Breakfast Rescue Mission que dieron positivo, ir desde el refugio en 13th y Vine Streets hasta el Holiday Inn Express en 13th y Walnut Streets fue más difícil de lo previsto. El Departamento de Salud Pública probó a todos en Sunday Breakfast el jueves 7 de mayo después de que el refugio descubrió a través del rastreo de contactos que todos allí habían estado expuestos al virus. Fue la primera prueba de una instalación completa que el departamento de salud ha hecho desde que comenzó la pandemia. 

Mientras que la ciudad menciona el proceso de admisión en un documento de referencias en su sitio web, Jeremy Montgomery, quien dirige Sunday Breakfast, dijo que el departamento de salud no le dio aviso avanzado sobre la documentación extensa que la ciudad requiere. No fue hasta las 8 p.m. del sábado 9 de mayo que 33 de los 35 huéspedes y el personal que no tenían ningún otro lugar para ponerse en cuarentena fueron transportados al hotel. Los resultados de las pruebas comenzaron a llegar alrededor de las 5 p.m. del viernes por la noche. 

“Nos dijeron que cualquiera que fuera positiva sería transportada al sitio de cuarentena, punto”, dijo Montgomery. “No fue hasta el sábado por la mañana, después de que 24 personas fueron metidas en una habitación durante la noche, que fuimos informados que este protocolo entero, la examinación médica y las evaluaciones eran necesarias para que fueran transportadas”.

Una vez que quedó claro que el Departamento de Salud Pública no transportaría inmediatamente a las personas que dieron positivo al hotel, Montgomery y Erin Linden, la directora de servicios para personas sin hogar de Sunday Breakfast, trasladaron a los hombres que dieron positivo a un espacio de aislamiento. Todos los demás, incluyendo los huéspedes que luego recibieron resultados positivos el sábado, durmieron en la habitación individual del refugio en el tercer piso. Esto provocó ansiedad a todos, ya que no estaba claro quién tenía la enfermedad y quién no, dijo Montgomery. 

Las colocaciones en el Holiday Inn Express se hacen durante las horas de admisión designadas, que son de 8 a.m. a 8 p.m., los siete días de la semana, escribió el portavoz de la ciudad Mike Dunn en un correo electrónico. Mientras que Sunday Breakfast notificó a la ciudad durante este período de tiempo, la documentación requerida no terminó de procesarse hasta la mañana siguiente, lo que significa que el primer grupo de las 35 personas no fue transportado hasta las 10:30 a.m. del sábado, dijo Dunn.

LEA MÁS: EL REFUGIO PARA HOMBRES MÁS GRANDE DE FILADELFIA EXPERIMENTA UN BROTE DE COVID- 19

Fred Gigliotti, el director de alojamiento de emergencia de la ciudad, dijo que visitó Sunday Breakfast el viernes por la noche para tranquilizar a los hombres, que mientras su situación era incómoda esa noche, el transporte llegaría por la mañana.

“Nunca ha habido tantos casos positivos en nuestro sistema de refugio, así que creo que fue una experiencia abrumadora para los líderes de Sunday Breakfast”, dijo Gigliotti. “Cuando llegué al sitio, parte de lo que realmente quería hacer fue tener una conversación con los hombres que dieron positivo para reforzar el hecho de que serán alojados en el sitio de cuarentena. Sin embargo, el proceso no iba a suceder inmediatamente”.

Sunday Breakfast creó el espacio de aislamiento de una sola habitación a principios de marzo después de que la guía del Centers for Disease Control and Prevention (CDC en inglés) aconsejó a los refugios y proveedores de servicios para personas sin hogar que aparten habitaciones de cuarentena y aislamiento en caso de que los huéspedes mostraran síntomas o dieron positivo para COVID-19. 

La habitación es de 1,000 pies cuadrados con 24 camas separadas a seis pies de distancia. Anteriormente, Sunday Breakfast proporcionó la habitación a la ciudad como un sitio de cuarentena antes de la apertura del Holiday Inn Express. Desde entonces, se ha utilizado exclusivamente para sus huéspedes que presumieron ser positivos para COVID-19. El viernes, exactamente 24 hombres dormían allí. 

Entre el viernes y el sábado, Montgomery y Linden, quienes dieron negativo, trabajaron en la habitación de aislamiento sin ningún equipo de protección personal para ayudar a los huéspedes a completar los formularios de admisión, ellos dijeron. 

“Había varios hombres allí que ni siquiera podían leer y escribir”, dijo Linden. “Finalmente, tuvimos que ir allí y llenar los formularios para los hombres. Había un hombre que ni siquiera hablaba inglés, por lo que tuvimos que revisar su bolsa para ver cuáles eran sus medicamentos para poder enumerarlos en el formulario. Tuvimos que hacerlo porque nadie del departamento de salud se había ofrecido como voluntario para venir y ayudarnos con los formularios de evaluación médica”.

Según Montgomery, el departamento de salud expresó escepticismo sobre algunos de los historiales médicos de algunos huéspedes, lo que resultó en muchas llamadas telefónicas entre el departamento de salud y Sunday Breakfast antes de que el transporte pudiera ocurrir.

Debido al riesgo de exposición del personal al virus, todas las admisiones se hacen por teléfono, dijo Liz Hersh, directora de Office of Homeless Services de la ciudad. Hersh agregó que no podía hablar de por qué el departamento de salud no ayudó a los huéspedes de Sunday Breakfast en persona con los formularios de admisión el viernes.

“Alentamos a todos nuestros proveedores a trabajar lo más cercanamente posible con [el departamento de salud] en todas estas cosas”, dijo Hersh. “[El departamento de salud] se esfuerza mucho, y todos están haciendo lo mejor que pueden. Francamente, hacemos lo mejor que podemos y a veces es fabuloso y a veces nos vamos diciendo: “Sabes, me gustaría que hubiera resultado un poco diferente”. 

No es raro que el proceso de admisión y transporte del Holiday Inn Express tome varias horas por persona, Dunn escribió. La documentación es para asegurar que los huéspedes sean colocados dentro de instalaciones de cuarentena que puedan ofrecer la cantidad correcta de atención médica para sus necesidades, él agregó. Sin embargo, todos los huéspedes examinados para COVID-19 en Sunday Breakfast eran asintomáticos, lo que significa que ninguno de ellos requirió asistencia médica específica para COVID-19.  

Guías para las pruebas de la ciudad se actualizaron el lunes 4 de mayo para incluir esta información con respecto a los entornos de congregación, como los refugios: “Considere la posibilidad de hacer pruebas para personas asintomáticas que forman parte de un grupo de casos, especialmente en entornos de congregación donde es difícil mantener el distanciamiento social en consulta con PDPH “. 

Después del brote de Sunday Breakfast, la ciudad está trabajando en un plan para sacar a las personas vulnerables de los refugios para personas sin hogar, dijo el comisionado de salud pública de Filadelfia, Tom Farley, en una conferencia de prensa el miércoles. Anteriormente, la ciudad abogó por las personas sin hogar a  buscar refugio en lugar de dormir en las calles

“Estamos trabajando con el departamento de servicios para personas sin hogar en lo que podemos hacer para proteger refugios que aún no han tenido casos, incluso ver si podemos tomar personas que son particularmente vulnerables y sacarlas de allí para que si hay un brote esas personas no estén infectadas”, dijo Farley.

Según Hersh, a lo largo de la crisis de COVID-19, la pandemia ha colocado a los proveedores de refugios en un territorio desconocido, llamando a las personas que dirigen los refugios a actuar como profesionales médicos. A medida que la pandemia perdura, espera que las personas puedan manejar mejor la comunicación sobre los brotes y reducir las expectativas, ella dijo. 


Traductora: Diana Cristancho / Editora: Zari Tarazona / Diseñador: Henry Savage

Kensington Voice es una de las más de 20 organizaciones de noticias que producen Broke in Philly, un proyecto colaborativo de reportaje sobre mobilidad económica. Lea más en brokeinphilly.org o sígalo en Twitter en @BrokeInPhilly.

Total
4
Shares
Related Posts