Uso mi plataforma como activista social para amar a mi comunidad

El residente de Kensington, Rakee Starwind posa para un retrato en E Street detrás de McPherson Square Library. Starwind es voluntario como guardia de seguridad en McPherson. (Foto por Claire Wolters)

Yo estaba en la escuela primaria cuando me di cuenta de los ambientes de racismo. Era algo sobre lo que leí en libros, y fue algo que presencié de primera mano mientras crecía en los proyectos de Richard Allen.

A las edades de 10 y 14 años, vi a personas en mi vecindario asesinadas por resistirse al arresto. Recuerdo que pensé que necesitaba avanzar y elevar los niveles de conciencia de las personas sobre estos temas para detener estos entornos de racismo.

Comencé a leer Malcolm X en la escuela primaria y supe que él intervino en incidentes de brutalidad policial para ayudar a las personas. Descubrí que algunas personas se odian por sus diferencias. Decidí que, en cambio, las personas deberían unirse, amarse y mantenerse firmes. Mi éxito no significaba nada si no lo usaba para ayudar a alguien más.

Me involucré en el activismo social y comencé mi propio grupo de activistas sociales con mi tío Wayne en 2014. Nuestro grupo, denominado Unitarian Universalist Activism Social Lounge for a Wealthy Mind and Conscience (UUA), lucha tanto contra la supremacía blanca como sobre la supremacía negra mediante la protesta, la señalización. y buenas obras. Nos reunimos todos los jueves y animar a la gente a ver que la riqueza proviene del corazón y de la mente —, no el bolsillo. Negro o blanco, no es el dólar lo que valida a su grupo, es la inteligencia y la conciencia de cada individuo, su propio corazón y conciencia.

Mucha gente se une a nosotros y se convierte en activista social ahora. Sin embargo, otros dudan en unirse porque temen ser encerrados por protestar. Esa es una posibilidad real, pero hasta ahora, nadie de mi grupo se ha encerrado. A veces, la policía incluso toca la bocina para pedir apoyo y justicia cuando pasan. Esto es sorprendente, creo que muchos policías están cambiando sus formas y protegiendo a la comunidad.

Utilizo mi plataforma como activista social para amar a mi comunidad. Fuera del trabajo que hago con mi grupo, a menudo ofrezco habitaciones de repuesto en mi apartamento para alojar a las personas necesitadas. Más gente debería hacer cosas así. Negro o blanco, es horrible que las personas tengan que soportar la falta de vivienda y la pobreza. Los miembros de la comunidad deben dar un paso adelante y ayudar a las personas que viven sin hogar al ser de buen corazón (ayudar a las personas a obtener programas) y tener fe en que podemos ayudarlos a recuperarse.

Además de mi activismo social, trabajo como contratista privado y voluntario de biblioteca en Mcpherson Square Library. En la biblioteca, trato de ser un ejemplo para los niños. Quiero que sepan que si quieren ser activistas sociales, también pueden hacerlo. Lo que sea que quieran ser, deben buscarlo y perseguir sus sueños.

En Kensington, la necesidad de activismo social es enorme. Kensington es una de las áreas más peligrosas de Filadelfia en este momento, y dos necesidades específicas aquí son detener la violencia y el uso de drogas.

Estos problemas me hacen enojar. Las personas que consumen drogas aún merecen vivir una buena vida, pero se siente como si no estuvieran escuchando el razonamiento y la lógica, y que pasen por alto los beneficios de detener el consumo de drogas. Sin embargo, creo que algún día tiene que haber una ruptura en este círculo vicioso. Detener el consumo de drogas también podría elevar su nivel consciente y permitirles tomar mejores decisiones sobre la vida. Es solo cuestión de tiempo.

Hasta entonces, continuaré mostrando el amor de mi comunidad dando discursos en mi iglesia, The Church for Restoration en Mt. Airy, para animar a la gente. Mi objetivo no es motivarlos, sino inspirarlos, porque la motivación es solo temporal, mientras que la inspiración puede permanecer con alguien durante toda la vida y permitirles hacer un cambio dentro de ellos mismos.

Las reuniones de activismo social en la UUA pueden ayudar a las personas a ser más conscientes de lo que está sucediendo en el mundo, lo que los educará con una gran cantidad de inteligencia y les permitirá cambiarse a sí mismos y a sus comunidades. Cuando los miembros de la comunidad están comprometidos y activos socialmente, Kensington puede florecer.


¿Qué le parece esta historia? Envíanos una nota a editors@kensingtonvoice.com para que su publicación sea considerado en nuestra sección de voces. O, si usted tiene una pregunta que podemos solucionar en futuras ediciones, mandalo a Kensington Curioso. También nos puede visitar en persona para hablar sobre lo que piensa en nuestras estaciones semanales pop-up, la sala de prensa, reuniones editoriales públicas quincenales y  esquinas de cuentos.

Editora: Claire Wolters / Diseñadora: Jillian Bauer-Reese / Traductora: Kristine Aponte

Send this to a friend