Un miembro de la comunidad de Kensington: ‘Es terrible desperdiciar la mente, y nunca eres demasiado mayor para aprender’

Darryl A. Thomas se sienta en su porche cerca de Norris Square el 9 de febrero de 2021. (Foto por Erin Blewett)

Mi nombre es Darryl A. Thomas y he vivido en la comunidad de Kensington durante casi 14 años. Me mudé a Filadelfia desde Baltimore, Maryland, en 2006. Mi objetivo era buscar ayuda para mi adicción al crack/cocaína.

Como alguien que lucha con la recaída crónica, solo estuve sobrio unos días después de ingresar a un programa de recuperación antes de que decidí qué consumir era más importante que mi recuperación. Vivir la vida de un adicto en Baltimore significaba estar sin hogar de forma intermitente; sintiendo el dolor del abandono de familiares y amigos, la agonía de rebajar mis estándares, así como el miedo de volver a cruzar las puertas giratorias de una prisión. Quemé muchos puentes y, hasta el día de hoy, no me he ganado la confianza de todos a pesar de intentar hacer las paces.

Mi padre, Charles Thomas, falleció en 1986 de una enfermedad cardíaca, y mi madre, Joyce Thomas, falleció en 2003 de cáncer de colon. Tuve la bendición de que mi madre me viera limpio antes de morir, pero después recaí. Mantenerme limpio ya no me importaba y mi adicción despegó. Finalmente me di cuenta de que necesitaba un cambio para recuperarme, y venir a Filadelfia fue ese cambio. Elegí a Filadelfia porque tengo familia cerca y ambas ciudades tienen una cultura similar, así que creí que me sentiría más como en casa en Filadelfia en lugar de sentirme alienado en una nueva ciudad. Cuando llegó la oportunidad de salir de Baltimore, no perdí el tiempo.

Vivir en Kensington facilitó mi transición de Baltimore a Filadelfia más de lo que esperaba. Aunque no todos los días fue un día agradable, los buenos superaron a los malos. Me adapté a las costumbres de Filadelfia en unos pocos años, gracias a la ayuda de mis nuevos amigos a quienes ahora llamo familia. Sin esas personas, ¿quién sabe cómo habría resultado mi transición? Le doy gracias a Dios por las personas en mi vida hoy.

Darryl A. Thomas se sienta en su porche cerca de Norris Square el 9 de febrero de 2021. (Foto por Erin Blewett)

Algunas personas menosprecian a Kensington, pero Kensington es una buena comunidad si le das una oportunidad. Sin embargo, a veces es difícil hacerlo debido al crimen, el abuso de drogas y la basura. Hay cosas sobre las que simplemente no tenemos ningún control. Simplemente no es tan seguro como podría ser. Pero la acumulación de basura está bajo nuestro control y dejamos que se nos escape de las manos. Simplemente barre la acera una o dos veces a la semana y verá la diferencia. En cuanto al crimen, si cree que algo anda mal, reportalo. No estoy diciendo que se desvíe de su camino para hacer esto, pero si cree que algo está fuera de control, diga algo. Kensington puede ser una buena comunidad si nos mantenemos unidos para mantener la paz y el orden.

En el lado positivo, siempre hay un evento divertido que tiene lugar en Kensington, especialmente durante el verano. Es agradable ver a todos salir y divertirse mientras escuchan buena música o simplemente socializan. Pensarías que estás en una comunidad diferente. Viviendo entre diferentes orígenes étnicos aquí, aprendí mucho sobre diversas culturas y he visto cómo la gente hace las cosas de manera similar o diferente.

Además de conocer mi vecindario desde que me mudé aquí, me gradué del Community College of Philadelphia en 2011 con honores. Después de tomarme un descanso, me inscribí en la Universidad de Strayer en 2017. Necesito 12 créditos más para recibir mi licenciatura en Administración de Empresas con especialización en Administración. Tengo 60 años y realmente no sé qué voy a hacer con mi título, pero yo lo califico como un logro de mi educación. Es terrible desperdiciar la mente, y nunca eres demasiado mayor para aprender.

Durante mi tiempo en Filadelfia, un amigo que era consejero de adicciones ha estado apoyándome. Él encontró numerosos programas de recuperación aquí para mí. Me aceptaron en el programa de recuperación New Jerusalem Now, y después de tres estancias impacientes, creo que por la primera vez tengo control sobre mi recuperación. En mi adicción, había estado encarcelado, sin hogar, había pasado por la humillación y había pasado por muchos extremos para drogarme más. Le doy gracias a Dios por mi recuperación, que ha durado seis años.

Darryl A. Thomas se sienta en su porche cerca de Norris Square el 9 de febrero de 2021. (Foto por Erin Blewett)

Nota de la editora: Si está lidiando con un trastorno por uso de sustancias, por favor consulte los siguientes recursos y servicios del Departamento de Salud Pública (Department of Public Health) y el Departamento de Salud Mental y Servicios de Discapacidad Intelectual (Department of Behavioral Health and Intellectual Disability Services, DBHIDS -por su sigla en inglés-).


Traductora: Yuney Garcia / Editora: Yuney Garcia, Solmaira Valerio, Zari Tarazona / Diseñador: Henry Savage

¿Qué le parece esta historia? Envíanos una nota a editors@kensingtonvoice.com para que su publicación sea considerado en nuestra sección de Voces. También puede visitarnos en persona en uno de los eventos de nuestro vecindario.

Total
16
Shares
Related Posts